Ir al contenido principal

1230 libros no leídos en 2013, por Stanislaus Bhor

Empecé por un mastodonte: Bruce Chatwin, de Nicholas Shakespeare, una biografía monumental que sumerge en los años de formación, viajes, y en los periodos de planificación, investigación y escritura de cada libro de Chatwin. Mientras el biógrafo desgrana la correspondencia en busca de ecos y correspondencias y explicaciones va frecuentando también los lugares donde quedaron fosilizadas las huellas del biografiado (Patagonia, África, Australia, Francia, Irlanda). Shakespeare descubre que muchos temas que empezaron como inquietudes primordiales para el etnógrafo acabaron en obsesiones literarias y fantasías geográficas. El biógrafo delinea de forma admirable la evolución del carácter: de vivaz y competitivo en los años de asesor de antigüedades para la casa de subastas Sotheby's, se transforma en un estudiante tardío de arqueología y en historiador empírico en la facultad de Edimburgo. Inquieto, con un instinto pujante por el viaje a las sociedades más retiradas, será atraído por obsesiones milenarias a un conato de África esclavizada, visitará Afganistán, irá a la Patagonia en busca de la cueva del Milodonte y emprenderá su última pesquisa entre una tribu australiana. Por el olfato sabueso de Nicholas Shakespeare conocemos debilidades que humanizan al desaparecido escritor: las etapas de decadencia por la penosa enfermedad, desconocida entonces, que lo aquejó (VIH) y las vicisitudes de su extraño matrimonio: una de esas asociaciones raras que hacen pensar que el amor conyugal consiste más en saber respetar la libertad del otro y en saber administrar la compañía, que en la pasión sexual  monógama o la procreación y crianza de hijos. El biógrafo no soslaya aspectos patéticos (la vida humana está llena de secretos culpables y debilidades vergonzantes), pero sobrevive el retrato de un narrador oral locuaz, mitómano y fantasioso redomado, disciplinado escritor y uno de los conversadores más célebres por parte de quienes le conocieron. Biografía a fondo sobre una de las personalidades más atractivas entre los viajeros y mundonautas del mundo contemporáneo.
(Muchnik Editores).

Aún era enero y me dediqué a tres libros que tenía archivados de Faulkner. Mientras los cerros de Chía se incendiaban, abajo yo leía Banderas sobre el polvo: la versión íntegra de esa novela mutilada por un editor y publicada originalmente bajo el título Sartoris. Lo que me devanaba el pensamiento es que todas esas líneas dramáticas fueran pensadas y desarrolladas cuando Faulkner tenía 30 años. Leer Absalóm Absalóm (escrito con diez años de distancia) era ver el dominio de un estilo. ¿De qué era señal el aglutinamiento de Banderas? De que todo lo que un escritor escribirá en el futuro ya pervive dentro en el pasado. Señal de que necesitamos cada día que hemos vivido, cada condición, cada límite, cada amor, cada derrota, cada trabajo de nuestra vida para escribir finalmente el libro futuro. El Faulkner que escribió Banderas con esa ambición de totalidad, de encontrar que todas las partes se correspondieran, era entonces un escritor neófito, que no podía manipular aún sus torrentes narrativos; en consecuencia, sus novelas se extendían en todos los planos, pero no se cerraban. Absalón, por el contrario, era la integración más elaborada de todas las partes. Me gustó ver de cerca la inmadurez de un titán.
(Seix Barral).

En octubre, mientras me hundía en angustias y calamidades familiares en la sala de espera de una clínica donde estaba recluida mi hermana, empecé por tercera vez El libro del desasosiego, de Pessoa (selección de Ángel Crespo). Tenía el tiempo y la disposición de leerlo completo, linealmente, un diario que fue escrito sin ninguna linealidad. Hace rato que un libro no me suscitaba tanto estupor (tenía que abandonarlo por sentir reflejado en otro mi propia desidia de la vida). En el registro de los altibajos espirituales de Pessoa, predomina una inclinación por marginarse de todo: de la amistad, del amor, de la ciudad. Una actitud que se vuelve contagiosa. La aspiración de Pessoa en este diario es la de convertirse en un ser anónimo que deambula por Lisboa convertido en una sombra susurrante, en un observador de la vida ajena. Pessoa veía a la gente de su tiempo como si fueran fantasmas de otras épocas. En este libro, más que nunca, cobra sentido el valor de los heterónimos con que firmaba los libros de poemas: cada alter ego era un exploración a fondo sobre la posibilidad de convertirse y vivir la vida como otro ser humano, con obsesiones distintas, con formas distintas de amar, con formas diversas y diversas manía para comportarse. Este diario es el plan fantasmal de un hombre que quiere ser otros. Por eso me costaba trabajo leerlo, porque en el fondo me sentía aludido, porque en el fondo yo también aspiraba a ser un espectro, y no yo.
(Booket).

La aventura amorosa y sus personajes, de Abdón Ubidia, apareció en Mayo, mientras tocaba fondo en una de esas crisis de la edad media en que todo lo que amas parece pulverizarse en tus manos como una cerámica antigua carcomida por la intemperie y por tu impericia. Es un ensayo amoroso publicado por editorial El conejo, de Ecuador. Sostiene Ubidia que una historia de amor consiste en una constante muda de roles: somos la o el enamorado, el o la amante; el marido, o la esposa; el o la engañada; ocupamos estos cargos y otros adyacentes (el o la confidentes, el o la alcahueta, el o la confesora) y cada nivel en ese ciclo de florecimiento, esplendor y decadencia de una aventura de amor está organizado sobre un andamiaje de tabús culturales que agrian y endurecen cada peldaño y nos obligan a vivir la historia de amor tal y como ha sido establecida por la sociedad. El escollo más difícil de resolver es el tabú de la monogamia, porque está en la base del sistema de creencias. El dolor adyacente y gratuito que conlleva toda felicidad y que nos corroe y despedaza cuando una historia de amor se estropea, los celos, la rutina, la indiferencia, está en la imposibilidad cultural de ser capaces de dejar en libertad de elegir al otro, en la mezquindad moral que nos impide imaginar que el amor debe ser unipersonal y monógamo, mientras que el cuerpo justamente no se equivoca y da señales de agotamiento, de enfriamiento del furor sexual, de asentamiento en los valores religiosos, morales y civiles que impone la fundación de la familia nuclear como pilar de constitución de la sociedad. No amamos: vivimos el amor como una cadena de equívocos, promesas vanas y pesadas obligaciones. Después de mostrarnos a partir de historias de amor de la literatura la forma en que el repertorio de tabúes que gobiernan nuestra vida amorosa se repite siglo tras siglo, Ubidia propone una solución cultural al desamor: el enamoramiento múltiple, la aceptación de la libertad absoluta y sin contratos de ayuntamiento y la aceptación social de los amantes. Esto, de ponerse en práctica, deroga la idea de matrimonio y todo tipo de alianzas contractuales, de divorcio, de infidelidad, de esclavismo sexual, de insatisfacción, de enamoramiento heterosexual y todas las consecuencias jurídicas y sicológicas y religiosas que aun pesan sobre dichos conceptos. Una propuesta que se enfrenta al sistema social de creencias (adoptadas por todos al nacer) y que puede ser el salto a la desmitificación de la tragedia amorosa de este milenio, y empezando la descolonización afectiva por nuestro continente, donde los indígenas fueron pioneros del amor libre. A mi juicio (me gusta exagerar para contagiar entusiasmos), este libro de Abdón Ubidia es para la psicología, los estudios mitológicos y culturales, la crítica comparativista, la filosofía del derecho, y la vida social, de la importancia de El Emilio, El Contrato Social, El ensayo sobre el entendimiento humano, o El discurso del método para la filosofía occidental. ¿Habrá una editorial grande que ayude a masificar este ensayo y emancipar, de paso, el amor estipulado con firmas y absolutamente monógamo a las generaciones venideras?
(Editorial El Conejo).

El 21 de Julio, para mi cumpleaños, Lithos me trajo de España el volumen Poesía completa de Leopoldo María Panero. Como es usual, la poesía completa incluida en este volumen va desde los años 70 hasta el año 2000, es decir que es incompleta, porque ya hay un segundo volumen que recoge la poesía publicada desde el año 2000 al 2010. Sin embargo, se recogen en ese primer volumen los libros de juventud y lucidez del poeta visionario: Así se fundó Carnaby Street, Contra España y otros poemas de no amor, Teoría Leautremoniana del plagio, El Tarot del inconsciente anónimo, Poemas del manicomio de Mondragón y otra decena de poemarios de excepción que sobresalen aun hoy en la bohemia precoz y dasafinada de las nuevas voces de la poesía iberoamericana. El único comentario posible a este volumen extraordinario, es el de la satisfacción de tener a uno de los maestros de la poesía contemporánea y poder leerlo en su propia lengua. (Visor).

Los ingrávidos, de Valeria Luiselli. La leí de un disparo, el pasado primero de diciembre. Dos historias que se cruzan en el tiempo, como la vida de dos fantasmas de distinta época que conviven en el mismo espacio: la vida del poeta Gilberto Owen y la vida de una joven editora que se impone el reto de convencer a su jefe de reeditar al poeta décadas después en la ciudad donde ambos habitaron, Nueva York. El tiempo real de la narración es un diario íntimo de la vida doméstica de la narradora posterior a los años de la acción central (reeditar a Owen), lo que le da un nivel adicional a las dos líneas dramáticas, como cuando vemos desde la ventana a un señor que habla todo el día por celular y en la ventana de al lado a una muchacha que se pinta las uñas todas las mañanas: ellos pueden verte individualmente, pero no saben que tú puedes verlos a los dos y enlazar sus vidas a tu antojo.
(Sexto Piso)

Bogotá Fílmica, autores varios: ¿se puede reconstruir las capas históricas de una ciudad usando como piezas arqueológicas los fotogramas de la memoria visual? Estos cinco ensayos críticos son la prueba de que no solo se puede, sino que una foto antigua, o un retazo de película, permite develar la ropa interior de la sociedad en que fue tomada. El cine y la fotografía no sólo es una fuente válida de la historia, sino un punto de partida para la ficción y la desmitificación de los lugares y tiempos que habitamos. Editado por el Instituto de patrimonio cultural de Bogotá y el Instituto Distrital de las Artes IDARTES, publicado en octubre, ya puede conseguirse en las librerías de toda Colombia. Incluye CD con archivos anexos a la investigación.

Plano Americano, de Leila Guerriero. Septiembre. De todos los perfiles y crónicas que incluye este volumen editado por Universidad Diego Portales de Chile, el encontrar el primer esbozo de biografía novelada del escritor Roberto Arlt, fue algo memorable. ¿Cómo se escribe un perfil que debe ser una aproximación en fresco al personaje vivo cuando ya está muerto? Guerriero resuelve este enigma.

Crónica de pobres amantes, Vasco Pratolini. Había tenido este libro sin abrir por lo menos dos años. Este noviembre de lluvia deprimente bogotana abrí y empecé a leer y me quedé estupefacto por su técnica: un plano secuencia (en el sentido cinematográfico) de un barrio de Florencia (Vía del Corno) deprimido durante el fascismo. Creo que lo había visto en el cine de Hitchcock, pero nunca había leído algo como esto: primero mirar la totalidad de la ciudad y luego detenerse en una casa para acabar inmiscuído en la vida de la gente que se ama en la pobreza y que es víctima de las categorías políticas de su tiempo (para ellos invisibles). Pratolini ve el mundo como un plano general y luego pasa a un primer plano en el que todos somos extras de una película coral, que es la vida de una ciudad. El narrador omnisciente usa aquí un telescopio, para acabar en una endoscopia de la vida de los demás.
(Bruguera).

El quetzal resplandeciente y otros relatos, de Margaret Atwood. Creo que llegó en  abril. Junto a El espejo en el espejo, de Michael Ende, Ataderdecer de Salter y los Cuentos completos de Saviano, estas narraciones de Atwood fueron las historias breves que más disfruté este año. Podría reseñar cualquier libro de ese cuarteto de narradores breves, pero prefiero señalar simplemente que los cuentos de Atwood contienen un derroche de registros, niveles, técnicas y giros que son una verdadera escuela del cuento para todo aquel que siga suponiendo que el cuento es un género, es decir que debe seguir una preceptiva, o un grupo de condiciones y reglas para serlo, que debe debe tener comienzo, nudo, final, argumento y estructura y única versión. El cuento es la forma más breve de esconder tragedias largas y paradojas domésticas. Toda la tradición del cuento clásico es susceptible y enriquecedora al ser reescrita. Como hacer que Blacanieves apuñale a la madrastra.
(Editorial Arte y Literatura, Cuba).

Rebelde hasta morir. Vidas, pasiones y fugas del teniente Alberto Cendales Campuzano, de Pedro Claver Téllez. Increíble, pero hay gente que hasta hoy se entera de Auschwitz. Yo, por lo menos, hasta octubre de 2013 me enteré: el 11 de octubre de 1961 el teniente del ejército de Colombia Alberto Cendales Campuzano se fuga de la guarnición militar donde está recluído desde su tercera fuga, pero esta cuarta vez se escapa con ocho tanques y ocho camiones oruga y los 135 soldados de esa guarnición situada sobre la carrera séptima de Bogotá. Van en busca de alguna guerrilla de las que operan en el Huila, en el Vichada o en páramo de Sumapaz. El tanque en que avanza Cendales hace una maniobra para repeler un ataque aéreo con la ametralladora .50 pero el conductor del tanque pierde el control en un volantazo y Cendales y sus soldados se van al fondo de una cuneta en Gachetá, norte de Bogotá. El batallón que persigue al batallón prófugo rodea el pueblo y reduce al comandante Escobar que era el carcelero de Cendales, a tiros. Pedro Claver Téllez, un cronista que ha fatigado archivos y manuscritos y entrevistado asilos enteros para contar la vida de los antihéroes de Colombia (bandoleros, guerrilleros, mercenarios) consigue narrar la vida de Cendales y reconstruir el ambiente en que se gestó el golpe de estado de 1958 contra la junta militar que gobernaba a Colombia y delegó el poder a los plutócratas; golpe que marcó su vida y la convirtió en una cadena de insubordinaciones múltiples. Esta es una crónica indispensable para aquellos que no saben que antes de las FARC ya había guerrillas en Colombia y que el asidero de la inconformidad radical se basa en la misma desigualdad social y en el mismo abuso del poder por parte de quienes lo ejercen. También es importante para imaginar cómo se desperdicia la inteligencia en batallas inútiles.
(Hombre Nuevo Editores, Medellín).

Estos son once que disfruté en 2013.
El ipad me ha hecho hoy un recordatorio desolador: "Tienes 1230 libros electrónicos (no leídos)".

Comentarios

RECOMENDADO

Novela histórica a ritmo de acordeón

(Óscar Perdomo G)
Jaime Andrés Rivera Murillo

La canción de Rafael Escalona, famosa por la interpretación de Carlos Vives en la década de los noventa, reza: “Allá en la Guajira arriba, donde nace el contrabando, el Almirante Padilla llegó a Puerto López y lo dejó arruinado”. Escalona se refiere a la fragata de la Armada Nacional, que en los años cincuenta se convirtió en el terror de los contrabandistas en el Caribe colombiano, y que además participó en la infame Guerra de Corea. Esta anécdota que surge de la letra de la canción, da material al escritor colombiano Óscar Perdomo Gamboa (Ibagué, 1974) para componer una ambiciosa novela, que juega a tres bandas, cual si fuera un brillante jugador de billar. Pero vamos por partes.
Perdomo divide la novela en tres historias, bastante diferenciables entre sí. La primera es el ascenso y posterior caída en desgracia del prócer José Prudencio Padilla López, quien se conve…

Hilar insectos

Con esta nota, Revista Corónica principia una serie de reseñas sobre novedades editoriales y eventos de la Feria Internacional del Libro de Bogotá que comenzó ayer.




Liliana Guzmán
Para los lectores que transitamos la Feria del Libro entre estantes atiborrados de sagas distópicas y libros sin cocción, el “Cuaderno de Entomología” de Humberto Ballesteros Caspasso es, sin duda, un gran descubrimiento. Este libro, una apuesta acertada de la Editorial Animal Extinto, está compuesto por diez cuentos bellamente ilustrados por la artista Ana María Velásquez, que reafirman la indiscutible trayectoria como escritor del bogotano.
Cada cuento, juiciosamente escrito, está compuesto por imágenes fabricadas con precisión a través de un lenguaje sobrio, sin florituras ni exageraciones. Las imágenes de sus relatos son tan sutiles como cada insecto escogido para conformar esta “entomología”. Los cuentos son inquietantes y logran poner al lector en una posición incómoda al leer. Causan una ligera rasquiña…

Muchas Chicas Muertas

Hugo Aparicio Reyes
Dispuesto a redactar esta reseña, registro hechos casuales, coincidentes con su sentido y contenido. Primero, recibo la grata visita de una amiga a su regreso de la visita a familiares residentes en una región del altiplano central. Ella conoce mi gusto por relatos de viajes, y yo sé de su capacidad como observadora. Durante el diálogo, entre notas acerca del ambiente comarcal del lugar, de sus tradiciones, usos y costumbres, sin razón conectora con el tema, Graciela suelta una de sus agudezas: …Todo muy bien, la gente cordial, amable, trabajadora, sobre todo las mujeres…  además de su obligación doméstica en el pueblo, deben realizar labores del campo en fincas familiares: ordeño del ganado desde antes del alba, pequeños cultivos, aunque el manejo de los ingresos y las decisiones mayores son potestad de los hombres. Ellos se portan como patrones, llegan y salen a su antojo, se embriagan con frecuencia, y cuando les da la gana la emprenden contra ellas, las golpean.…

Dos libros, una canción

Juan Felipe Gómez  Al final del décimo Congreso Nacional de Lectura, en mayo de 2011, ocurrió algo que los asistentes no esperábamos: después de la conferencia Erase una vez, del escritor argentino Alberto Manguel, unos señores de ruana y sombrero con instrumentos de cuerda se subieron al escenario del auditorio José Asunción Silva en Corferias para ofrecer un recital de clausura. Pronto supimos que se trataba de Jorge Velosa y los Carrangueros de Ráquira, y entre el desconcierto de algunos y el entusiasmo de otros nos dimos a disfrutar de la presentación que, aunque corta, nos puso en contacto, a la mayoría por primera vez, con el singular sonido de la carranga en vivo. Al recordar que aquel congreso tuvo como eje Los leguajes de la infancia, crecer entre relatos y juegos, pienso que no pudo haber un invitado más pertinente que Jorge Velosa para cerrar las jornadas académicas poniendo a los invitados (bibliotecarios, promotores de lectura, profesores y lectores de todo el país) a baila…

El visitante, de Andrés Elías Flórez Brum

John Jairo Zuluaga*
Andrés Elías Flórez Brum, El visitante, Bogotá, Caza de Libros-Pijao Editores, 2008. 76 P.

Un lector silvestre que recorra las páginas de la novela corta: El visitante puede encontrarse con una historia del montón. Una de tantas, en las que se ven inmersas, a menudo, personas de cualquier pueblo del trópico colombiano.
En cambio, un lector avisado encontrará en esa misma obra un refinamiento técnico que vale la pena mostrar.
La obra sigue la tradición de novelas construidas con marco de composición, tal como lo evidencian Las mil y una noches, El Decamerón y, en el caso colombiano, La vorágine, de José Eustasio Rivera. El marco de composición: “Se construye a la manera de un formato previo e independiente, que antecede y da paso a la historia central, y luego lo cierra. Ese formato introductorio que luego cierra al final, se parece al marco de un cuadro de pintura, porque desde afuera rodea la historia central”. (Isaías Peña, El universo de la creación narrativa). 
En …

La mirada fragmentada

Juliana Gómez Nieto
La sed del ojo es una novela histórica que reconstruye el auge de la fotografía erótica y pornográfica en el París de mitad del siglo diecinueve. Pablo Montoya narra la detención del fotógrafo Auguste Belloc, a quien le fueron incautadas en su estudio más de cuatro mil imágenes obscenas, y este hecho es el detonante de la trama. Fotografías que circulan clandestinamente por los despachos de hombres que disfrutan sus contenidos de forma privada pero que públicamente repudian por atentar contra  la moral burguesa.
Valiéndose de tres personajes –todos voyeristas– Montoya construye un relato, siempre desde un punto de vista masculino, en el que el fotógrafo Belloc, el detective Maledeine y el médico Chaussende, a pesar de sus miradas casi antagónicas, están emparentados por su sed de atrapar –como consumidores, o como productores de las imágenes- eso fugitivo donde se oculta la belleza, y cuyo símbolo es el cuerpo femenino; mejor dicho, su imagen fragmentada por el reco…

Hay un poema… (Fragmento)

Omar García Ramírez*
2
Encontraron un poema agonizando entre las líneas negras y los espacios blanco-hueso de papel de un periódico… Encontraron un poema en la última página: crónica de crímenes y elecciones. La crónica roja parecía tomar cierto brillo al lado de las caras de los maleantes de turno. El poema se derrumbaba sobre un charco de tinta                                                             /y agitaba sus brazos como dos metáforas lisiadas. Encontraron un poema pequeño: no alcanzaba a ser incluido en la antología de un funcionario de la academia. Se le debería llamar una larva de poema; un abortado en la calle de la lírica. Encontraron un poema envuelto entre los periódicos del día anterior. Estaba podrido ––ya se sabe, los poemas a veces, cuando no alcanzan a balbucear, perecen rápido;  es de anotar, que su olor es como de gorrión ligero––Un pájaro dando su frágil cuerpo a los gusanos de los anuncios publicitarios. Encontraron un poema. Una muchacha que pasaba por allí lo escuchó…

Festival Internacional de Poesía de Bogotá

Llega el 25 Festival Internacional de Poesía de Bogotá certamen apoyado por el Ministerio de Cultura y del Instituto Distrital de las Artes- IDARTES.


Eventos previos a la inauguración del certamen:

Lanzamiento de la Revista Ulrika No.58
2017-04-27 /6:30 p.m.
Sala Filbo C
»Presentación del 25 Festival Internacional de Poesía de Bogotá.
»Entrega al público del número 58 de Ulrika, el afiche y los plegables de programación.

Lectura de poemas
2017-05-03 /2:00 p.m.
»Universidad Jorge Tadeo Lozano
Maruja Vieira (Colombia), Liv Lundberg (Noruega) y José Ramón Ripoll (España)
2017-05-03 /4:00 p.m.
»Universidad Santo Tomás (Sede Aquinate)
Jotamario Arbeláez (Colombia), Iván Oñate (Ecuador) y Enrique Sánchez Hernani (Perú)

Lectura de poemas y conversatorio
2017-05-04 /2:30 p.m.
»Centro Educativo y Cultural Reyes Católicos
Liv Lundberg (Noruega), José Ramón Ripoll (España)

El 4 de mayo será la inauguración oficial en el marco de la Feria del Libro de Bogotá 2017 acompañada de lecturas de poetas …

Adiós a Pilar Villamizar, una Angelita empantanada de Andrés Caicedo

Hoy falleció Pilar Villamizar, cofundadora en Cali, Colombia, del Movimiento Cultural CIUDAD SOLAR, de los años 70. Villamizar interpretó Angelita, en la película "Angelita y Miguel Angel" de Andrés Caicedo y Carlos Mayolo y en el documental "Andrés Caicedo, unos Pocos buenos amigos" de Luis Ospina. Las personas que deseen acercarse a despedirla estará en la capilla de velación In Vitam- Sala Yarumo Metropolitano del Sur- (Cra. 37 # 4c – 74 Cali Tel 5561076).
MAÑANA: Sepelio Cremación Metropolitano del Sur a las 11:00 am excequias.

Tomado de: Escueladecinedigitalcali Pakiko Ordoñez
Extra de Caicedo: Angelita Y Miguel Angel. from Cinépata on Vimeo.

Tres poemas inéditos

Lilián Zulima González



DIARIO DE UNA CORTESANA
Avecesmegusta,comocuandolleganconlaropareciénplanchada,ymedicenquemeparezcoasumadre. Tambiénmegustacuandolohacendespacio,meditando,comosimefueranapediralotrodíaquelosacompañeaunpaseoporelcampo. Ocuandonohacenruido,comositemieranromperelhechizo. Megustacuandoindaganmis pretensiones ypuedodecirunamentira. Y cuando dicen que me quieren y yo les digo que los quiero y me dejan unas llaves inútiles en el cenicero.
Me gusta cuando traen una pizza, optan por la luz prendida y, al preguntar por mi nombre,  respondo con una taza de café negro.
Y me gusta,  sobretodo, cuando hace frío afuera. Entonces ellos, con sus abrigos ensopados, golpean presurosos me abrazan con sutil afecto