Ir al contenido principal

Premio Nacional de Novela, y Programa Nacional de #estímulos2014 @Mincultura (polémica)

El 3 de febrero de 2014 el Ministerio de Cultura publicó el portafolio que contenía el Programa Nacional de Estímulos para Cultura. Con las becas y premios destinados a Literatura, el Ministerio de Cultura daba un carpetazo y expulsaba a los creadores de cualquier acceso a participar, ya que sólo se podían presentar a los estímulos "Editoriales legalmente constituidas".

Algunas voces de inconformidad se oyeron, y recordaron que el gobierno de Juan Manuel Santos ha ido desmontando anualmente las partidas destinadas a todos los géneros que antes se premiaban: dramaturgia, cuento, novela, poesía.

Camila Bordamalo, colaboradora de Revista Corónica, recurrió a un Derecho de Petición en que exigía a la entidad una explicación a esta omisión.


El derecho de petición, hasta la fecha, no ha sido contestado.
El Ministerio de Cultura respondió a estos reclamos esporádicos a través de su cuenta oficial en twitter, anunciando el lanzamiento de un Premio Nacional a Novela de forma extemporánea, con una bolsa aumentada de 40 millones (año 2013) a 60 millones.

Hoy el Ministerio de Cultura ha lanzado oficialmente el Premio Nacional de Novela, pero no a trabajos inéditos que le permitan a los creadores de todas las ciudades y provincias del país igualdad de derechos para participar, sino un Premio Nacional de Novela a obra editada por "editoriales legalmente constituidas" y cuya edición haya sido en el periodo 2012-2013.
En Facebook las cuentas de escritores colombianos con obra publicada, aunque por fuera de los canales de la edición industrial, como el tolimense Jorge Eliécer Pardo (Premio Nacional de Literatura 2013, dado ad honorem por la Fundación Libros y Letras) y sus contactos, se han manifestado ante el desaire así:

Jorge Eliecer Pardo: Hay que decir a los burócratas que a pesar del asesinato a la cultura independiente, los artistas colombianos siguen produciendo sus obras. ][A propósito de los nuevos y degradantes estímulos del Ministerio de Cultura, me dice el escritor Francisco Sánchez: Estimado Jorge E: A raíz de tu mensaje sobre la nueva convocatoria al concurso de novela del Ministerio de Cultura y a la selección de autores de la Revista Arcadia, al debate implícito que propones, me permito algunas consideraciones: ¿En manos de quién (es) las selecciones antológicas, premios y estímulos? En poder de muchos pero sin duda no de los autores o con muy indirecta y lábil medida por parte de estos. Lo de la Revista Arcadia responde a circunstancias tales como edición y circulación de libros por las grandes editoriales comerciales; precaria distribución y publicación de editoriales menores; base de información precaria de lo editado en las regiones y universidades. Frágil acceso al copioso número de libros escritos en todo tiempo en Colombia. ¿Hemos sido publicados, distribuidos y leídos la mayoría de los escritores nacionales? No. Las condiciones de la cultura patria, aunadas al aparato comercial de la industria editorial –parte ahora de la industria del entretenimiento- han forjado un ninguneo institucional que se realiza de manera automática y en el cual privan además de los criterios literarios aquellos que atañen a la condición social, ideológica, regional y de edad. Sistema que impone a los escritores emprender tareas cada vez más ajenas a las exclusivas de la construcción de sus obras. Un ejemplo de esto bastaría para ilustrarlo: El Senador Roy Barreras fue publicado el año pasado por Planeta, con un libro de “poemas”. Pero mientras que la editorial cumplió el compromiso de interés político la poesía otra vez fue agredida. En cambio, los autores de verdad se ven precipitados al azar o a la lagartería. En fin, bien venido el debate.

Desde su blog, otro colaborador habitual de esta revista, Stanislaus Bhor, dice:

El Ministerio de Cultura de Colombia acaba de lanzar hoy el Premio Nacional de Novela. Esta vez, dice la resolución, se entregará a obra publicada sólo por editoriales legalmente constituidas, y en impreso. De manera que este punto de giro no aporta nada al argumento, porque el premio del 2014, saca del paisaje a todas las obras inéditas. Y en las demás partidas para la creación literaria, el Ministerio de Cultura de Colombia entregará en 2014 los recursos de literatura, íntegros, a las editoriales legalmente constituidas, y no a los creadores que acaban de perder la batalla contra las barreras de acceso a la edición. ¿Cuáles son las editoriales beneficiadas? Pues esas, las legalmente constituidas. (Ya las veremos, en los resultados.) El jurado que elegirá la obra del Premio Nacional de Novela entre las publicadas desde 2012, estará conformado por: "Cinco personalidades cuya trayectoria en el campo de las letras tenga un reconocimiento de carácter nacional e internacional, el jurado también tendrá la potestad para presentar sus propios nominados, y luego seleccionará un total de cinco obras finalistas, cuyos autores serán dados a conocer al público en general durante la tercera semana del mes de abril". Si el jurado podrá proponer a los nominados, pues más trasparente ni el Simón Bolívar de Periodismo, ni los TV y Novelas, ni el agua del Río Bogotá.
La invitación de parte de los escritores excluidos del portafolio de estímulos del Ministerio, es a manifestarse contra una serie de convocatorias que privilegia el interés de los intermediarios de la edición de libros sobre los verdaderos creadores nacionales.

Dice el Ministerio:

‘’Por primera vez tenemos un galardón que considera todo el universo de obras publicadas durante los últimos dos años. El Premio Nacional de Novela 2014 es un merecido homenaje a nuestra tradición literaria, que es de altísima calidad y goza de reconocimiento internacional. Se trata pues de la más alta distinción del Gobierno Nacional a los escritores colombianos’’, afirmó al respecto la Directora de Artes del Ministerio de Cultura, Guiomar Acevedo.

Contestan los ciudadanos:

Luisa Fernanda Trujillo Amaya: La convocatoria del Ministerio de Cultura parece responder a una venganza oficial en contra de los autores (escritores y poetas), por la polémica suscitada el año anterior, que un estímulo a la creación de autor. Premios de 40 millones de pesos otorgados por el estado para incentivar la industria editorial y las ONGs. y amarrar de esta forma la creación a la cultura oficial; ES VERGONZOSO. Ahora, para ser escritor o poeta, hay que montar en primer lugar una editorial o una ONG que le sirva de trampolín, léase bien, trampolín, y diseñar más no crear, contenidos narrativos acordes a los criterios de lo que en el argot mercantil se denomina esquema de negocios. De ahí mi querido Jorge Eliécer, que cada vez vemos más editores auto publicándose y llamándose poetas y escritores que poetas y escritores publicados.

El Ministerio dice:
Conscientes de la necesidad de apoyar una tradición literaria que ha logrado consolidarse durante décadas en el panorama mundial, el Ministerio de Cultura ha creado un Premio que, al igual que ocurre en otras latitudes, destaque a escritores con una trayectoria consolidada, a partir de un riguroso proceso de selección que incluirá el concepto definitivo de un jurado conformado por cinco destacadas personalidades en la materia.

Contestan los ciudadanos:

Kalitos Gamboa: Un país que ignora los hombres y mujeres que hacen cultura, es un país en cuyo nido depositará sus huevos la barbarie. Si pensaran en propulsar el arte como un escenario propicio para la reconstrucción de la sociedad estaríamos hablando del patrocinio de 100 libros de poemas, 100 de cuentos, 100 novelas (inéditas y reeditadas), libros de ensayos, etc, etc...Pero como estamos en Colombia, en esa Colombia administrada por ganaderos, hacendados y burócratas, pues el resultados está a la vista. invierten más comprando un mortero, que en la cultura para todo un año.

El Ministerio dice:

El Premio Nacional de Novela 2014 busca constituirse en un nuevo espacio de discusión y debate, gracias a un riguroso proceso de preselección a cargo de un Comité de Lectura][conformado por cinco personalidades cuya trayectoria en el campo de las letras tenga un reconocimiento de carácter nacional e internacional, el jurado también tendrá la potestad para presentar sus propios nominados, y luego  seleccionará un total de cinco obras finalistas, cuyos autores serán dados a conocer al público en general durante la tercera semana del mes de abril.

Contestan los ciudadanos:

Si el jurado podrá proponer a los nominados, pues más trasparente ni el Simón Bolívar de Periodismo, ni los TV y Novelas, ni el agua del Río Bogotá.

El Ministerio añade:

Tras considerar el conjunto de becas, premios y pasantías que hacen parte del Programa Nacional de Estímulos relacionadas con el área de literatura en los años 2013 y 2014, los recursos entregados pasaron de $990.000.000.oo a $1.387.000.000.oo.

Contestamos: estamos hartos de que las partidas del erario público destinadas a la cultura y a los creadores se repartan entre los amigos y los gremios, y se usen para pagar favores y no para consolidar una verdadera cultura incluyente. No estamos de acuerdo que la definición de cultura la hayan permutado por la de "industria cultural". El Ministerio de Cultura ha violado el derecho a la igualdad de los colombianos. 

Comentarios

  1. la calidad de una obra literaria no está predeterminada por el historial previo y la hoja de vida literaria de quienes ya han estado en los circulos de amigos y del gremio, tertulias y círculos de poder que comprensiblemente monopolizan los productos culturales. Actuar democráticamente significa trascender esos circulos de poder que se autoprivilegian, dando oportunidades a nuevas voces. ¿pertenecian los impresionistas a las roscas del arte clásico francés? no. pertenecia Albert Einstein al circulo academico de los fisicos europeos? no. pertenecia Schopenhauer al gremio mayoritario de los adoradores del racionalismo hegeliano? no. Si un ministerio de cultura no comprende que apoyar al artista necesariamente significa estar dispuesto a reconocer voces desconocidas, esto se vuelve una paradoja, como cuandop ara tener empleo por primera vez hay que demostrar haber tenido un empleo antes.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

RevistaCorónica se reserva el buen gusto de retirar del foro los mensajes que sean ofensivos

RECOMENDADO

Cinco características del buen cuento

Javier Zamudio*

Teoría del Iceberg
Un buen cuento es inagotable. Muestra un instante de la vida que no podemos atrapar con una mirada. Se necesitan múltiples observaciones y con cada par de ojos adquiere un sentido distinto. Puede ser simple: estar dotado de un solo personaje, una sola situación, pocos elementos. No por tener más personajes, tendrá más hondura. Tampoco por retratar muchas situaciones. En un buen cuento la hondura no está relacionada con un número, es una característica que escapa a lo cuantificable. Depende de los personajes, de las situaciones y de esta combinación macabra con lo incierto. Para conseguir estar a la altura de esta característica, el cuento debe ser un iceberg con una superficie escarpada, peligrosa.
Tomar riesgos
El orden superestructural no rige en un buen cuento. Lo que no significa que lo desconozca. Puede comenzar con un nudo y ser una enorme trenza cuyo desenlace es una pregunta larga que deja despierto al lector. Si el cuento ha conducido al lector …

CINCO POEMAS DEL MAGDALENA

Por: Angélica Hoyos Guzmán
Es una tarea de canonistas escoger sólo cinco, sobre todo interpretando una definición de algo que aún se escapa de los más eruditos y sofisticados pensamientos ¿Qué es poesía? Me han pedido seleccionar cinco poemas del Magdalena colombiano y más allá de la filiación de esta tierra, me preocupa dejar por fuera algo o mucho dentro de mis preferencias. Por eso me remitiré al más común de todos los filtros, el de la publicación, o el más cercano que tengo, el de los libros que me han regalado y que son de poetas nacidos o adoptados por el Magdalena. Dejaré por fuera las fotos de Leo Matiz, aunque me parecen poesía pura; también se irá de este apartado “La piragua” que me lleva lugares de mi infancia y los más recónditos paisajes. Tendré que nombrar en lo que dejo a los decimeros del Departamento del Magdalena, quienes aún hoy cantan sus historias de la rivera. Es un acto de total injusticia escoger cinco poemas.
Pero aquí voy a poner orden a mis afectos, a veces…

Correspondencia abierta (V)

Señor Lem:
Usted es un tipo inteligente: en su autobiografía escribió que su coeficiente intelectual es de 180. A los 15 años, en 1937, usted era uno de los jóvenes más brillantes de toda Polonia, pero no necesitaba ser un genio para saber que ninguna distinción le serviría a un descendiente de judíos en los albores de la Segunda Guerra Mundial. En ese momento, la inteligencia solo servía para burlar la muerte.
Tengo entendido que evadió a los nazis con papeles falsos, aunque varios de sus familiares fueron asesinados. De la remembranza de aquellos días surgieron novelas como Memorias encontradas en una bañera (1961), cuyo título evoca recuerdos hundidos en las lagunas de la mente. Sin embargo, se trata de una novela de ciencia ficción. Casi todas sus obras exploran el futuro.
El primer libro suyo que leí fue Golem XIV (1981), en diciembre de 2013, gracias a una persona que nunca supo el tremendo favor que me hizo. Golem XIV, esa supercomputadora que usted describe, me pareció fascinante…

Correspondencia abierta (III)

Querido Julio,
no sabría decirte si Silvio es tu mejor cuento, aunque lo menciones con tanto entusiasmo en tu diario. Debo admitir que me pone a pensar. Te veo en su soledad, me veo a mí, a los dos, hurgando entre aquel rosedal para entender la vida. Pues “no podía ser esa cosa que se nos imponía y que uno asumía como un arriendo, sin protestar”.
A mí, por ejemplo, me gustan más tus cuentos de borrachos, de pobres diablos. Quizá porque soy uno de esos y, cuando te leo, siento que me estás escribiendo. Si creyera en un dios, seguro sería como tú, Julio: con tus cigarrillos, con tus dos pozos a punto de desbordarse por tu cara, con tu cuerpo como una calavera, con la piel forrándote los huesos igual que un caucho quemado por el sol.
Las botellas y los hombres, Los gallinazos sin plumas. ¡Qué cuentos! También el Embarcadero, por supuesto, que describes como lleno de una aplastante tristeza. Yo escribí uno de borrachos donde tú apareces. ¡Qué gusto sentí al sentarte frente a la vieja mesa …

Historias clínicas, unos poemas

Poemas del libro de Octavio Escobar
Octavio, 58 años Hace quince días un dolor en el pecho cerró sus ojos. Todo se hizo precario, sudoroso. Lo sostuvieron los pinchazos, la inflexibilidad de la camilla, el oxígeno en cuya existencia ya no cree, la voz y las manos que conoce.
Los últimos años han reñido por novios, horas de llegada y salida, cigarrillos de mútiples especias; por una caja de anticonceptivas que según ella compró para cuadrar el ciclo, por semestres perdidos o apenas ganados. Han arruinado fiestas, aniversarios, paseos, y cavidad por cavidad han dividido el miocardio materno.
No volvieron a fútbol ni a buscar algodón de azúcar los domingos, ni a ver juntos películas de terror, ni a amar, en lamentable sostenido, con Nino Bravo y Sandro de América.
Sin embargo allí están sus manos, la voz aniñada diciendo que lo quiere, y los pulmones maman de la mascarilla con el desespero de un recién nacido, y vencen la terquedad de las costillas.
Amanda, 30 años
La médica le recuerda que es la tercera vez que…

El visitante, de Andrés Elías Flórez Brum

John Jairo Zuluaga*
Andrés Elías Flórez Brum, El visitante, Bogotá, Caza de Libros-Pijao Editores, 2008. 76 P.

Un lector silvestre que recorra las páginas de la novela corta: El visitante puede encontrarse con una historia del montón. Una de tantas, en las que se ven inmersas, a menudo, personas de cualquier pueblo del trópico colombiano.
En cambio, un lector avisado encontrará en esa misma obra un refinamiento técnico que vale la pena mostrar.
La obra sigue la tradición de novelas construidas con marco de composición, tal como lo evidencian Las mil y una noches, El Decamerón y, en el caso colombiano, La vorágine, de José Eustasio Rivera. El marco de composición: “Se construye a la manera de un formato previo e independiente, que antecede y da paso a la historia central, y luego lo cierra. Ese formato introductorio que luego cierra al final, se parece al marco de un cuadro de pintura, porque desde afuera rodea la historia central”. (Isaías Peña, El universo de la creación narrativa). 
En …

El registro clínico de Octavio Escobar

Yeni Zulena Millán

Escobar Giraldo, Octavio. Historias clínicas.
¿Cómo podría describirse un hospital? Quizá como un exceso de luz; una luz blanca y filosa, un ojo sin párpado que trocea y clasifica capa por capa a todo el que se ve obligado a entrar allí. Si lo que nos empuja a sus entrañas es encontrar el alivio, no pocas veces termina descubriéndonos dolores peores; llagas solapadas en el paliativo de no hallarnos a solas, de encontrar algo –una tarea, una discusión, un affaire – que nos impida bajar la cremallera y ver el cadáver que nos aguarda pacientemente.

Con  Historias clínicas  Octavio Escobar despoja a aquel no lugar de su niebla aséptica y su inmunidad olorosa a cloroformo; revierte el proceso de pacientes y diagnósticos, cuya presencia se reduce a la simulación cartácea, y cede la voz a los humanos frágiles, los salva de la despersonalización de los formularios, los uniformes, los diálogos neutros en los que cada quien sabe que el otro está pensando sólo en su propio tiemp…

Correspondencia abierta

Incomparable Carmelina
Cierro los ojos con fuerza y aparecen las flores árticas que producen sus versos. Se hace la noche y me introduzco en esa habitación con pez y lámpara; como un fantasma en víspera de una próxima vida, trato de descifrar esos susurros, de ver la adolescencia de esos rostros que atestiguaron la conversión de sus ojos en un salar interrogante.
Tanto tiempo ocupado y tan poco disponible para preguntarse. Sábato lo vio venir; una inminencia de máquinas desoladas, de vidas comprimidas y opacas, de ceguedad ante el otro: la enfermedad de hoy es la soledad de embarcadero, la de la risa desgonzada. Distinta usted, porque lo sabía: verse a sí misma era permitir que alguien más no desapareciera; sin importar si el día fuera fabricado entre gritos, sólo importaría estar vivo, cumplir con ese acto vital de júbilo y lamento.
Resistir, resistir… especie de maná imperativo ¿Dónde hallar combustible para reconfortar el espíritu, para revivir esas almas otrora ardientes? Atizar el r…

Correspondencia abierta (II)

Carta para Don Fernando, poeta desconocido en la ciudad.
Escribir con temor, avanzar con las letras mientras a la memoria llegan los versos que usted, Don Fernando Arbeláez Garcés escribió, tal vez, para que alguien como yo, un hombre de provincia, viera la luz del mundo. Temblar al escribir para usted, porque sus poemas son las voces que el viento trajo hasta aquí para llenar los días de Humo y preguntas y no poder detenerme al escribir que su muerte se borra de las páginas de los diarios locales y en la memoria de los hombres de su ciudad (de neblina y ceniza) su nombre es ajeno. Quiero escribir esta carta para arrebatarlo del olvido, como una acción de gracias para usted al que me ata una amistad benévola y tirana, escribir como un acto de reivindicación para su fantasma que se quedó a vivir en mi biblioteca y se empeña en repetir que en el fondo de estacalle encontraré unas manos. Es agosto, bajo la fría luz de Manizales su poesía me habita, y el aprendiz que soy lee las señales que …

El abrigo de las letras

Jerónimo García Riaño*

Hace poco repasé uno de los tantos decálogos que existen sobre cómo escribir cuentos. Siempre, como en todos los consejos, aparecen opiniones diferentes entre uno y otro autor a partir de su experiencia, lo que ellos consideran que debe tenerse en cuenta al momento de escribir. En ese decálogo encontré dos elementos que llamaron mi atención, y que, a mi juicio, creo que son fundamentales para que exista la idea inicial de un cuento: deben trascender la anécdota y debe ser contundente, que deje una emoción cuando el lector termine de leerlo. Eso es básico. Y es una discusión que he visto entre colegas en estos días por Facebook alrededor de la necesidad de recuperar la fuerza y el lenguaje de los cuentos, donde debe pasar algo y no simplemente la necesidad de contar una historia, porque, una vez más, lo único que termina por narrarse es una anécdota.

Y estos dos elementos los encontré en el libro de cuentos El abrigo, del escritor tolimense Jorge Eliecer Pardo. E…