Ir al contenido principal

Entradas

Mostrando entradas de mayo, 2016

Más que Plata o Plomo

Mario Cárdenas
“Los norteamericanos se apoderan de un producto que crece literalmente en los árboles y lo transforman en una mercancía valiosa. Sin ellos, la cocaína y la marihuana serían como las naranjas, y en lugar de ganar miles de millones  pasándolas de contrabando, yo ganaría unos pocos centavos trabajando en algún campo de California, recogiéndolas". El poder del perro, Don Winslow
Hay una idea del narcotráfico, una de esas tantas ideas que pretenden comprimir la historia del mismo en dinero fácil, historia fácil. La idea, la imagen, es aquella donde unos hombres cargan avionetas con paquetes de cocaína y esperan felices el regreso de avionetas con paquetes de dólares. La idea es historia fácil, no es tan mágico: el narcotráfico es otra cosa, muchas cosas, y de una de ellas habla El poder del Perro (2005), novela de Don Winslow.
En 700 páginas, Winslow presenta una historia donde la justicia queda reducida a lo que es: un puñado de intereses, un territorio de sangre y plomo. …

¿Quién dijo que morir era viajar?

Aurora Osorio
El legado del fuego. Gonzalo Márquez Cristo. Caza de Libros. 2010

Existir es permanecer, creer en la sed, en lo invisible. Existir, así mismo, es abandonar, despojarse del engaño, anunciar la muerte. En El legado del fuego, antología poética del escritor bogotano, Gonzalo Márquez Cristo (1963-2016), se advierte un marcado deseo por conjugar este tipo de contrastes, al proponer un escenario donde estas antagónicas presencias posean su antigua identidad.
A este rescate poético se suma una disposición natural por la duda, por el escepticismo, y su persistencia en este recurso se convierte en una forma de exploración, que intenta hallar un sentido oculto en los objetos, en las dualidades que conforman al mundo. La ruta que elige Márquez Cristo, lo conduce por un camino de regreso al origen, hacia la génesis del mundo, donde se reivindique a la unidad y se restituya lo perdido: “Invierte el curso de tu sangre para ser Adán.”
Por ello, el vínculo entre luz y oscuridad, grito y si…

ILUSTRADOR DE LA SEMANA: ANDREW LYONS

¿Racismo en Telecaribe?

Por John Better
@Johnbetter69
El tema del momento en redes sociales y medios impresos de Barranquilla y del Caribe es el supuesto racismo que impera en el canal regional Telecaribe debido a las políticas de su director, el señor Juan Manuel Buelvas. Uno de los tantos amarillentos titulares que se han publicado, reza: “Gerente no quiere gente negra en el Canal Telecaribe”. La afirmación viene de boca de la señora Carmen Meléndez, profesora y folclorista experta en temas afro del Caribe colombiano.
Conozco personalmente al señor Juan Manuel Buelvas, quizá uno de los gerentes más jóvenes que ha tenido el canal en su historia. No soy su amigo íntimo, pero sí conozco su trayectoria en los medios de comunicación de la región. Sus vínculos con la escena del cine costeño, su trabajo como productor en eventos macroculturales como El Carnaval de las Artes y El Festival de Cine de Cartagena. Repito, no lo conozco a profundidad como para aseverar como ciertas las afirmaciones tan graves que le i…

ILUSTRADOR DE LA SEMANA: MOON

Poesía inédita de Miyó Vestrini, editada en venezuela

Cuando te beso

Better besa a Lemebel y a Eva Carolina


Por: John Better @johnbetter69
Los besos más dulces que he dado y recibido en esta vida, ocurrieron con un chico de 19 años llamado Javier Steveen García Robles. Es más, cinco años después de aquello, rememoro su boca y el beso ocurre, así sea en un lugar tan endeble como lo es el recuerdo.  La primera vez que besé a otro hombre tenía 7 años de edad. El callejón de la casa de mi infancia fue el escenario para que  aquel niño llamado Ramón y yo nos diéramos  un beso como el que se daban en las novelas de aquella época, como ese beso que Topacio (Grecia Colmenares) le dio por primera vez a Jorge Luis (Víctor Cámara) a la orilla de un riachuelo. Los labios de Ramón eran gruesos y el interior de su boca morada y acuosa como un caimito maduro. Boca que hace años  los gusanos devoraron.
A lo largo de mi vida he besado a decenas de tipos, anónimos y famosos. Un enero de 2008 en el interior del bar La Cueva besé a Fernando Vallejo y su boca era fría como un…

Los posibles juegos de Eros

Desierto en sol mayor. Álvaro Medina. Caza de libros, Pijao editores.



Por: José Rodolfo Rivera*
“¿Cómo proceder de otro modo, si la carne llamaba de urgencia a la carne para darle sustancia a los placeres del cuerpo?”. La pregunta es el punto de partida de la historia, el punto de giro de los personajes, el abismo moral de Julia, la protagonista, mujer de edad incierta que en medio de su lascivia, se entrega sexualmente –o mejor diremos, carnalmente– a un grupo de jóvenes. Ahora bien, la entrega no es gratuita: Berta Rondón, al no poder reprimir el impulso sexual de su hijastra, decide sacar partido, y con Eduardito, les “manda a decir que los que quieran le paguen a ella un peso, un solo pesito, y le regalen confites o frutas a Julia, a cambio de lo cual nos dejará entrar a su casa”. Y pareciera que la historia termina, pero no, el juego de Eros apenas empieza.
Y empieza porque más allá de la orgía perpetrada por los jóvenes, el narrador se solaza en exhibir y describir los diversos ju…

ILUSTRADOR DE LA SEMANA: REBECCA BAGLEY

Dedicado a Carolina Sanín y a tantos otros simuladores.

@jppescribe

Simuladores de cultura 

Por José Eustasio Rivera. (Insigne autor colombiano. Hizo en vida lo suficiente para no quedarse de simulador al escribir y publicar La vorágine y Tierra de promisión). 

Esta es la tierra de los eruditos a la violeta, que no habló de sus sabios. Aquí se afanan los jóvenes por adquirir una gloria, que se destiñe cada mañana y se borra definitivamente en breve tiempo. Para adquirirla, pues ella les da acceso a las preeminencias de orden social, o económico, o político, se entregan a la tarea de escribir articulejos, de pergeñar críticas, de cometer versos, asaltando las páginas de periódicos o revistas, en una afán casi angustioso, sabedores de que tal ejercicio de repetición les dará en nuestro medio título de intelectuales. Pero, viaje usted, para que se convenza cómo son de desconocidos, de ignorados, mientras aquí se mantienen en los primeros planos y planas, simuladores de cultura, que se suceden sin dar un aporte a la verdadera literatura nacional.…

Sierra de La Macarena y "el señor baldío" del Incoder

"En julio del 2015 el gobierno colombiano anunció la mas grande recuperación de tierras en la historia del país, un terreno de 277 mil hectareas ubicado en los llanos del Yarí (al sur de la Sierra de La Macarena) ocupado supuestamente por testaferros de las FARC. El terreno, que coincide con varias zonas de exploración petrolífera y zonas de reserva natural, fue ofrecido como reparación a víctimas de la violencia. Aunque esto pareciera una apuesta para la paz, las comunidades de La Macarena interpretan el anuncio como una amenaza de despojo, pues aunque no es un secreto que la guerrilla tiene propiedades en la región (ni siquiera para las instituciones del estado) el terreno que pretende ser recuperado no es una finca como tal, pues comprende cinco centros poblados, alrededor de 60 aldeas (veredas), una parte de la Zona de Reserva Campesina del Pato y centenares de fincas donde viven miles de familias campesinas. Así pues este es un llamado desde la Macarena a la sociedad civil …

ILUSTRADOR DE LA SEMANA: STAVROS DAMOS

De apariciones y otros horrores mínimos

++


Juan Felipe Gómez 
Apasionante y peligrosa para los escritores, amada o vilipendiada por los lectores, la minificción ocupa un lugar de importante visibilidad en el panorama de las letras de Hispanoamérica. Por un lado, pasión y peligro son dos condiciones ineludibles que rodean la creación de esas pequeñas piezas narrativas concentradas. Lo que hace el escritor que opta por estas formas mínimas no es otra cosa que entregarse con devoción y paciencia a su propuesta narrativa y correr el riesgo con una creación donde el estilo y la precisión deben lograr un balance perfecto.  Y aunque no es fácil ser un lector juicioso de minificción, son los consumidores exigentes de estas piezas los que tienen la última palabra: amar o despreciar ese fruto del arduo trabajo del minificcionista de oficio.  
Dentro de las muchas apuestas editoriales del sello Caza de Libros, impulsado por los hermanos Pardo desde la ciudad de Ibagué, apareció hace algunos años un libro que demuestra que la minificción …