Ir al contenido principal

Entradas

Mostrando entradas de noviembre, 2016

Buenos Aires en cinco poemas

Pablo Di Marco

     Tantas veces me han pedido mi opinión sobre temas de los que no tengo la menor idea, tantas veces me han pedido que escriba artículos sobre cuestiones inverosímiles…  Hoy podré darle un respiro a mi inutilidad. ¿Por qué? Porque los amigos de Revista Corónica quieren saber cuáles son mis cinco poemas favoritos que giren en torno a Buenos Aires. No se me ocurre trabajo más sencillo y grato. Podría nombrar cincuenta. Buenos Aires transpira literatura. En cada esquina, farol y empedrado se esconde la huella de algún poema, cuento o novela. No nombraré a los mejores, nombraré a los más queridos, a esos que viajan siempre conmigo, esos que recito y tarareo sin siquiera pensarlo.
“Setenta balcones y ninguna flor” de Baldomero Fernández Moreno
     Este poema eclipsó al resto de la obra de Baldomero Fernández. ¿Cuál es su secreto? Intuyo que una irresistible alquimia de encanto, inocencia y sencillez. A lo que debemos sumarle el eterno debate en torno a qué edificio es desti…

Cinco Canciones

Camilo Velasquez 
What goes on, The velvet underground
Si me pidieran que elija cinco canciones (asínomás, como si uno pudiera elegir cinco canciones sin arriesgar la dignidad o algo peor) la primera sería What goes on, de The Velvet Underground. No estoy muy seguro de que la descripción sea una buena manera de acercarse a una canción; pero puesto en estas tendría que decir What goes on no empieza sino que irrumpe  como si el encargado se hubiera demorado un segundo en hundir el botón rojo de la consola. Sin que haya exactamente un crescendo se van sumando instrumentos y la cadencia repetitiva de esos pocos acordes alcanza la consistencia idónea para suspender cualquier tipo de incredulidad. La verdad es que uno cede o cede. No se necesita saber de música para oírla y llegar al final sintiendo que las cosas están para resolverse de la manera más sencilla. Grabada a finales de 1968, esta canción aprovecha cada recurso para no sonar a 1968 sino a algo distinto, algo que acabó por adelanta…

Recital poético en Bogotá.

El miércoles 30 de noviembre de 2016, de 07:00 a 09:00. P.M en La Aldea Nicho Cultural, Barrio Las Aguas, Bogotá, Calle 17 # 2-77, tendrá lugar el evento El poeta tiene la palabra: tras las huellas del YO. Primer encuentro de poesía autobiográfica.
Contará con la presencia de un grupo reconocido de poetas.
El evento estará acompañado por la magnífica presentación de la banda Citadino Blues.
No se lo pueden perder.La Aldea está que Arde.

Invitan Seshat Ediciones www.seshat.co y La Aldea Nicho Cultural www.aldeanichocultural.org

Cinco del país del sueño

Gustavo Arango

Ahora que los Estados Unidos pueden estar empezando a ser cosa del pasado, agradezco esta oportuna invitación de Corónica a mencionar mis cinco novelas estadounidenses favoritas.


Las aventuras de Tom Sawyer



Primero la primera. La recuerdo perfectamente porque fue la primera novela que leí por decisión propia. Por allá, a comienzos de los setenta, mi padre llegaba a casa cada viernes con un nuevo libro de la Biblioteca Básica Salvat. Nunca me dijo que leyera. Ponía en el “multimueble” de la sala el nuevo libro y esperaba con paciencia a que yo mordiera el anzuelo. Tardé poco en caer. Me llamó la atención el libro de Mark Twain, tal vez porque tenía la palabra “aventuras” en el título. Me atrapó desde la primera página. Admiré la astucia del protagonista para que sus amigos hicieran su tarea de pintar la cerca. Fue un privilegio entrar al mundo de la literatura de la mano de un autor fresco e ingenioso. Fue una suerte que los protagonistas tuviera casi mi edad, porque sentí…

Cinco novelas eróticas

Marco Tulio Aguilera G




La novela de Violeta, que leí hace muchos años, es la historia bastante inquietante, de la relación entre un hombre mayor una jovencita. Es enervante de principio a fin, a diferencia de Lolita, de Nabokov, que tiene largas parrafadas moralistas. Esta novela se ha atribuido a Alejandro Dumas y a Teófilo Gautier.

Inmaculada o los placeres de la inocencia, de García Ponce, se inicia con una frase memorable: "Quiero que me cojan todo el día y toda la noche". Pretende ser abiertamente pornográfica y lo logra.

Lolita, de Nabokov, no es enervante sino de gran profundidad psicológica y hace pensar en Dostoievski (aunque Nabokov abominaba de este autor).

La crucifixión rosada, de Henry Miller, obra en tres volúmenes (Sexus, Plexus y Nexus) es descaradamente autobiográfica y de un cinismo que resulta simpático (cuenta la vida de un vividor que explotaba a las mujeres y a sus amigos para poder vivir sin trabajar en otra cosa que no fuera escribir).


Y Doctor Amóribus,…