Ir al contenido principal

Hasta cierto punto, por José Alias

Por José Alias

Pensaba que mis ideas estaban tan claras quise hacer una película honesta, sin mentiras. Pensé que tenía algo que decir, así de sencillo. Algo útil para todos, que ayudase a enterrar para siempre todas esas cosas muertas que todos llevamos dentro. Sin embargo soy el primero que no tiene valor para enterrar nada. Ahora tengo la cabeza llena de confusión ¿Quién sabe por qué las cosas suceden así?...
            (Marcello Mastroiani en 8y1/2 de Federico Fellini)


Uno de los postulados básicos en el terreno psicológico o especulativo es el descubrimiento de un hecho fundamental para comprender algunas de nuestras pautas habituales: el enfermo, realmente, se aferra a ese estado. El muerto no tiene cura, que canta Krahe. 
Decía Tomás de Aquino: Hazme casto señor, pero todavía no. En el fondo no queremos curarnos, sanarnos, soltarnos entre otras cosas porque además de no poder ser es imposible dado nuestro esquema formal de sensaciones y percepción que desemboca de manera consciente en una serie de conceptos sobre nosotros mismos, los demás y lo que nos rodea que apenas ha variado, tal vez un poco en la apariencia, durante los pocos siglos en que el ser humano puebla la Tierra. A día de hoy, por usar un conocido galicismo, seguimos intentando resolver los asuntos destruyendo al que consideramos enemigo. Alepo liberada, dicen los titulares de los tabloides, ilustrando la positiva noticia con fotografías que muestran la destrucción absoluta de esa ciudad siria de la que no queda piedra sobre piedra. El Apocalipsis sigue su marcha.
El ser humano está experimentando siempre, enredando con juegos peligrosos o inútiles que pretenden soluciones a una situación o a un estado de ánimo, aunque en realidad no quiera resolver nada.
Poner en marcha el proceso de acceder a todas las complejas posibilidades para equilibrar o armonizarse que viven en nosotros no parece formar parte si no de unos pocos que al comunicarlas o intentar ponerlas en práctica encuentran el rechazo de la mayoría y, si es demasiado claro, el ataque frontal, sin consideraciones, por parte de otro pequeño grupo que lleva lo más fácil y evidentemente destructivo a sus últimas consecuencias. Los denominados bien y mal encuentran en lo externo su proyección del reflejo de la batalla tremenda que se desarrolla dentro de cada uno de nosotros. Aunque, en resumen, esa pelea interna se decante en un momento de modo extremo por el daño o la armonía y se aferre a esa conclusión para intentar sobrevivir con los míos contra los tuyos; son las denominadas ideologías, lo más superficial que tenemos, que mueven el denominado mundo en un caos sin salida devorándose a sí mismo como Saturno a sus hijos.
Esas ideologías son aceptadas en su propio nido siempre y cuando no vayan más allá, es decir: no intenten resolver realmente el conflicto personal y, sobre todo, el social. Si un individuo ve las cosas claras, será respetado siempre y cuando lo acune en su interior. Pero si expresa abiertamente sus críticas al grupo podría ocurrirle lo que a Jesús el Cristo, a Roque Dalton o a los maestros zen japoneses sin hogar que llevaron la enseñanza del Buda a sus últimas consecuencias, que no eran otras que conservar y compartir la fuente original. Por eso, otro maestro budista, en este caso el vietnamita Thich Nhat Hanh afirma que en los movimientos por la paz hay mucha violencia.
Pero no parece fácil salir de este enfrentamiento que vuelve una y otra vez a causar dolor y sufrimiento en los seres, incluso en los que parecen más avanzados o abiertos. James Low dice que en realidad no queremos despertar. Tal vez porque como escribe el lúcido, tierno y genial Kurt Vonnegut: el infinito es muy  aburrido y por muy difícil que sea la vida para casi todos, preferimos seguir mareando la perdiz antes de aceptar que hay ciertas posibilidades que podrían llevarnos a una hipotética solución si no definitiva que mantuviese, al menos, el statu quo más tiempo del que habitualmente duran los periodos de entreguerras.
El conflicto parece ser nuestro terreno favorito en cualquier aspecto. Las parejas se juntan para estar solas y se separan para estar acompañadas de nuevo, hacemos turismo para no ver más que lo que queremos, y eso es lo que nos muestran, nos quejamos sin descanso de los abusos del poder que alimentan nuestra aceptación personal de aquello que rechazamos. No sé si podría decirlo más claro, me parece así de caótico y enrevesado; el ouróboros, la serpiente que se muerde la cola, nos muestra lo cíclico, el eterno retorno del tiempo circular. No parece haber, a pesar de las apariencias, un tiempo lineal y la idea de un día final, de una edad de oro en la que el gran cambio por fin se produzca y la humanidad sea consciente, amónica y  equilibrada, no parece avistarse por ningún lado.
Se han anunciado revoluciones sociales, humanísticas, esotéricas, tecnológicas que darían un vuelco sin parangón a nuestra habitual catástrofe pero, una y otra vez, han demostrado ser un fiasco. Vender aire, ilusiones, entelequias, es la gran misión de ciertas épocas. Algunos pretenden o las llevan a cabo de manera pacífica, otros generando una destrucción terrible que socaba lo mejor del espíritu humano.
Sabemos que vamos a morir, un gato no lo sabe, dice Cortázar. Eso nos diferencia, nos hace más claros y a la vez más infelices. Esa posibilidad de usar ese conocimiento para refrenar un tanto nuestros instintos animales y depredadores tampoco parece servir, nunca ha servido, y no contentos con mirar hacia otro lado cada vez tapamos más el hecho indudable de la muerte. Estuve en Benarés, junto al Ganges, hace unos años y pude comprobar en esa ciudad con la que había soñado desde niño que sus estrechas calles, que no han variado en casi tres mil años, veían pasar cada día multitud de cadáveres envueltos apenas en una tela sobre unas parihuelas de madera. Tenías que fijarte a la pared, hacerte uno con ella, para que pudiera pasar el muerto que a veces se quedaba casi pegado a tu cara porque una vaca se había detenido más adelante, no había sitio para ambos, mientras lo porteadores balanceaban al que iban a quemar entre cantos cadenciosos e inciensos embriagadores.
Esa cercanía con las cosas tal cual son y que estamos perdiendo abducidos por la red y sus múltiples pantallas, la serie británica Black Mirror muestra ciertos aspectos de un inquietante futuro ligado a este entretenimiento, es una de las formas de entender la vida y la muerte, la existencia, de aceptarla para comprender y sentir su complejidad. El bien y el mal intercambian sus posiciones, lo blanco de hoy es lo negro de mañana y viceversa. Los extremismos no son más que la punta del iceberg que hunde sin descanso los titánicos desatinos de nuestra indolencia y dejadez, pero también los frágiles barquitos de nuestra esperanza e inteligencia. Pobres seres humanos, tan extraterrestres en este maravilloso planeta, el paraíso.

Dice Shunryu Suzuki en Crooked Cucumber: Buscar algo en la oscuridad no se asemeja a la actividad que hacemos normalmente, que se basa en una idea de conseguir algo.

Tal vez por ahí haya una salida. Pero que nadie se engañé, si esta visión se pusiera en práctica y reportara algún periodo de calma, el caos sentado a la espera tranquilamente en la esquina, esperando el sonido de la campana para volver al ring y empezar otro combate, saltaría al cuadrilátero sin duda alguna al oír el primer sonido en el aire. No hay futuro, como cantaban con desgarro los Sex Pistols el único futuro es ahora.  ¿Recuerdas?

Comentarios

  1. tan claro como inquietante

    ResponderEliminar
  2. Sabes? Lo que ocurre es que hemos dejado de creer. El cinismo es la mejor religión, una vez acabado el miedo.
    Nadie quiere ser salvado ya que nadie tiene el valor de morir por uno y, una vez muerto ya es imposible que nos salve.
    Un amigo me dijo una vez: "Vivir en silencio para continuar con vida"
    Excelencia pensativa.

    ResponderEliminar
  3. Siempre inquietante e inteligente, compay, compay.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

RevistaCorónica se reserva el buen gusto de retirar del foro los mensajes que sean ofensivos

RECOMENDADO

Cien flores amarillas para Gabo (I)

Revista Corónica invitó a un grupo de amigos a decir cuál de los libros del Nobel colombiano ocupa la cúspide de sus afectos. Esta es la primera entrega de dicho homenaje múltiple a García Marquéz.

***
Dulce María Ramos*
En realidad no tengo un libro favorito de Gabriel García Márquez, pero sí le profeso un cariño especial a tres obras que marcaron, de alguna manera, mi vida académica y  profesional entre  la literatura y el periodismo. El primero fue Relato de un náufrago, me lo mandaron a leer cuando estaba en el colegio, tendría doce años, en esa época no había biblioteca en mi casa y mucho menos libros, así que lo releí muchas veces, tanto que podía recitarlo de memoria.  Años después, cuando di clases junto a mis alumnos me volví a encontrar con Luis Alejandro Velasco. Ya en mis años universitarios en la escuela de Letras,  me topé con Pablo Escobar en la historia de Noticia de un secuestro, una de las lecturas obligatorias de un seminario sobre periodismo que daba el profesor Ít…

Un zoológico de dolores

Liliana Guzmán Z
Los parques de Bogotá, que son pocos y generalmente apestan a popó de perro y marihuana, constituyen el lugar en el que muchos niños de apartamento salen de su eterno secuestro por la lluvia, el frío y la falta de tiempo, para jugar algunas horas. Siempre llama mi atención la personalidad de los niños y cuidadores que pasan tardes enteras entre esos pequeños recortes de pasto sucio y juegos metálicos: madres o padres escapados de la oficina que empujan a sus hijos en un columpio, aprovechando el último rayo de sol de una tarde helada; empleadas domésticas que hablan por celular mientras los niños se descuelgan de los pasamanos a peligrosas alturas; abuelos o tíos inmutables, agotados con el simple hecho de ver correr a niños en desesperados círculos. He especulado tardes enteras sobre el contenido de las mentes de unos y otros, y ahora Gloria Susana Esquivel me dio la oportunidad de asomarme al pozo profundo de esa materia oscura de la que están henchidos los berrinche…

TALLERES DE ESCRITURA 2017 EN ARMENIA

SALA DE LECTURA ANTONIO VALENCIA GOBERNACIÓN DEL QUINDÍO




La Secretaría de Cultura y la Red de bibliotecas departamental del Quindío de la Gobernación del Quindío, convoca a escritores, estudiantes, docentes, periodistas y demás personas interesadas en la creación literaria, de 16 años en adelante, a participar en los Talleres de Escritura 2017, que se realizarán de julio a noviembre en diferentes ciclos. Serán 3 talleres, cada uno de ocho sesiones presenciales, todos gratuitos. Bajo el Plan Departamental de Lectura y Escritura, estos talleres buscan estimular la producción literaria de nuevos autores, transmitir instrumentos teóricos y prácticos para el desarrollo de procesos de escritura creativa, y explorar las claves de la escritura mediante lecturas, ejercicios de taller y confrontación con lectores calificados. Los talleres se realizarán en diferentes ciclos: 1.Taller de Novela: Inscripciones: 20 de junio al 4 de julio a través del correo: redbibliotecaspublicasquindio@gmail.co…

¿SIEMPRE SUENA QUEEN?

I’m just a poor boy, I need no shympathy, because I’m easy come, easy go…[1]dice uno de los fragmentos de Bohemian rhapsody, la canción de Queen, que podría ser una descripción, entre muchas otras, de los protagonistas de la novela de Carlos Pardo Viña que lleva el mismo nombre que la confesión criminal escrita por Freddy Mercury en 1975.
Carlos Pardo Viña nace en 1970 algunos años después que Mercury, de allí que Queen, en la cima de su producción para el momento, sea la banda sonora de su elección en su segunda novela y posiblemente de su juventud, pero es solo especulación, lo que sí se puede afirmar es que nació en Ibagué, Tolima y que lleva sobre sí un cúmulo generacional de letras, libros y amor por la literatura. Escritor, dice. Periodista, dice, y luego una retahíla de nombres y libros y revistas e historias… (2015: 21)
Por su parte, la novela publicada en 2015 por Pijao Editores y Caza de libros y que recibe este año el Premio internacional de literatura Rubén Darío en la VI F…

Cien flores amarillas para Gabo (II)

Segunda entrega del homenaje de Revista Corónica a la vida y obra del fabulista de Macondo.

***
Daniel Ángel*
La obra de Gabriel García Márquez representa mi juventud: pasión, poesía, rupturas y la imagen de su mostacho. Y recuerdo la primera lectura que hice de Cien años de soledad arrojado en el silencio de un pasillo interminable del colegio de curas donde estudié y en las escalinatas de la Catedral primada de Bogotá hasta que me atrapaba la noche, y la lectura de El amor en los tiempos del cólera, regalo de mi madre para una navidad, que devoré de un solo zarpazo un 24 de diciembre de hace muchos años, y los cuentos de Ojos de perro azul y de la Triste historia de la cándida Eréndira en la dulce voz de mi profesora de noveno de bachillerato. Sin embargo, fue El otoño del patriarca el libro que me enamoró de su obra, tendría catorce años y al leerlo lo cantaba hasta quedarme sin aliento mientras soñaba con aquel palacio destruido y con las centellas y mundos inexplorados que el dic…

En la punta del lápiz

Yeni Zulena Millàn
López Jiménez, Carolina. (2013). En la punta del lápiz. Medellín. Cámara de Comercio de Medellín para Antioquia. 121 páginas.

En la punta del lápiz de Carolina López Jiménez puede verse como una máquina portátil de rayos x que, como lo diría Susan Sontag, hace de los cuerpos transparencias; encuentra la boca de los precipicios personales y elabora un diálogo de fotografías escogidas al azar. Más allá del trasfondo anecdótico que conduce la historia, la arquitectura experimental en la que se desarrolla recuerda el curso sorpresivo de la memoria: un ingente edificio erguido a mitad de la niebla en el que empiezan a encenderse, indistintamente, exactas ventanas; el proceso reverso al que se ve sometida la madre de la narradora.

Cuatro vertientes conducen el conflicto desde distintos planos de tiempo, espacio y clima interior de los personajes. La primera historia está centrada en Matilde Díaz, una mujer en plena transformación por causa de un padecimiento neurológico; la …

Hilar insectos

Con esta nota, Revista Corónica principia una serie de reseñas sobre novedades editoriales y eventos de la Feria Internacional del Libro de Bogotá que comenzó ayer.




Liliana Guzmán
Para los lectores que transitamos la Feria del Libro entre estantes atiborrados de sagas distópicas y libros sin cocción, el “Cuaderno de Entomología” de Humberto Ballesteros Caspasso es, sin duda, un gran descubrimiento. Este libro, una apuesta acertada de la Editorial Animal Extinto, está compuesto por diez cuentos bellamente ilustrados por la artista Ana María Velásquez, que reafirman la indiscutible trayectoria como escritor del bogotano.
Cada cuento, juiciosamente escrito, está compuesto por imágenes fabricadas con precisión a través de un lenguaje sobrio, sin florituras ni exageraciones. Las imágenes de sus relatos son tan sutiles como cada insecto escogido para conformar esta “entomología”. Los cuentos son inquietantes y logran poner al lector en una posición incómoda al leer. Causan una ligera rasquiña…

Las tribulaciones del recuerdo

Por: José Rodolfo Rivera
La memoria es un espejo del pasado. El presente, por mucho que lo asimilemos, o sin importar con qué fuerza se instale en nosotros, termina yéndose, escapando a los confines del olvido. Lo que nos sucede es efímero, el instante es el punto de fuga. Lo que nos sucedió ya es más real, vuelve a nuestra vida gracias al recuerdo. La memoria lo fija. El imprevisible presente del que fuimos testigos o protagonistas, vuelve desde algún lugar de eso que llamamos olvido, y se hace verdad en nosotros. En el principio fue el verbo, pero antes existió el recuerdo: lo verdadero es lo inolvidable.
Esto sucede con más fuerza ante la enormidad de la catástrofe. Cuando la tragedia irrumpe en el sosiego de nuestro presente, y se nos va la vida en nuestro empeño por sobrevivir, el instante pasa ante nosotros como un destello blanco y vacío. El trágico acontecimiento vivido, se convierte en un ensayo para la ceguera. Y esto es horrible porque precisamos ver, recordar, contemplar el …

El visitante, de Andrés Elías Flórez Brum

John Jairo Zuluaga*
Andrés Elías Flórez Brum, El visitante, Bogotá, Caza de Libros-Pijao Editores, 2008. 76 P.

Un lector silvestre que recorra las páginas de la novela corta: El visitante puede encontrarse con una historia del montón. Una de tantas, en las que se ven inmersas, a menudo, personas de cualquier pueblo del trópico colombiano.
En cambio, un lector avisado encontrará en esa misma obra un refinamiento técnico que vale la pena mostrar.
La obra sigue la tradición de novelas construidas con marco de composición, tal como lo evidencian Las mil y una noches, El Decamerón y, en el caso colombiano, La vorágine, de José Eustasio Rivera. El marco de composición: “Se construye a la manera de un formato previo e independiente, que antecede y da paso a la historia central, y luego lo cierra. Ese formato introductorio que luego cierra al final, se parece al marco de un cuadro de pintura, porque desde afuera rodea la historia central”. (Isaías Peña, El universo de la creación narrativa). 
En …

Bavaria (Cerveza Poker) lanza un comercial contra la lectura

Cerveza Poker difundió un comercial desafortunado con el que Cervecería Bavaria se convierte en el patrocinador oficial de la estupidez en Colombia:  “No regale un libro, regale cerveza". El video fue retirado de Youtube ante la reacción de las revistas literarias, la red de editores independientes, la Cámara Colombiana del Libro y los usuarios de Redes Sociales que señalaron la incongruencia de separa la lectura del bienestar y promover una bebida alcohólica en desmedro de leer. El video, rescatado por el grupo de análisis de la Universidad de los Andes 070 puede ser un punto de partida para rastrear por qué Colombia sigue sumida en el analfabetismo funcional. Lo realizó la empresa de publicidad DDB.

POKER - LIBRO from periodismoCEPER on Vimeo.