Ir al contenido principal

Otra denuncia extremecedora para el Ministerio de Cultura de Colombia y la Ley de Cine

A raíz de la polémica decisión de la Ministra de Cultura de Colombia, Mariana Garcés, de demandar penalmente al poeta Harold Alvadaro y al cineasta Carlos Palau, varios sectores de la cultura y la prensa nacional han alzado la voz para solidarizarse con los artistas.
Lo curioso es que las reservas a la administración de la ministra y los manejos de recursos públicos siguen teniendo a todo el mundo inconforme.
Reproducimos una carta de adherencia del profesor y crítico cinematografico Juan Diego Caicedo, dirigida al poeta Tenorio en la cual señala que también las convocatorias públicas para los premios cinematográficos no son tan públicas como parece.
En el campo de la Danza y de la Literatura, los Premios Nacionales del Ministerio se han visto empañados por las denuncias ciudadanas que ha hecho Harold Alvarado sobre el despilfarro y adjudicación a dedo de los mismos. Denuncias que lo tienen a punto de una multa y prisión domiciliaria, aunque las respuestas del Ministerio a los señalamientos hayan sido insuficientes.

Sr. Harold Alvarado Tenorio,

A propósito de las innumerables y muy pertinentes preguntas que Usted ha tenido a bien formularle a la Ministra de Cultura, Mariana Garcés, y de la muy contundente exposición del arquitecto Germán Téllez acerca de lo que desde el campo del patrimonio arquitectónico puede objetársele a una gestión tan desafortunada, quiero expresar también algunas reflexiones y preguntas relativas al cine nacional, terreno en el cual esta Ministra se ha lucido, así como sus antecesoras (ojalá entendiéramos bien todos los interesados que estas políticas han sido las mismas del Estado colombiano de tiempo atrás, las de muchos gobiernos y no uno solo), de una manera semejante a todo lo que ustedes dos han afirmado tan categórica y oportunamente.

Desde la aprobación de la primera Ley del Cine (ahora hay dos recientes), en el año 2002, se han venido organizando unas mal llamadas "convocatorias" para la producción cinematográfica, en varias modalidades, por parte del Fondo para el Desarrollo Cinematográfico, constituido por dicha Ley para ser administrado por Proimágenes en Movimiento, engendro burocrático constituido por nuestro primer Ministro de Cultura, Ramiro Osorio, nombrado durante el muy dudoso éticamente gobierno de Ernesto Samper, buen amigo de la Ministra, como Usted se lo acaba de recordar al país, y el señor Felipe Aljure, entonces Director de Cinematografía de MinCultura, hoy al servicio del canal RCN como presunto "descubridor de talentos" y ganador en dos ocasiones en tales "convocatorias"; engendro constituido fundamentalmente para favorecer los intereses de una persona, la doctora Claudia Triana de Vargas, emparentada políticamente con otra de nuestra joyas de la política, el doctor Andrés Pastrana Arango, serio rival de Samper en lo referente a ética política.

Han abundado en  las "convocatorias", los casos de evidentes favoritismos, faltas de seriedad y, lo que es más grave, el apoyo a muchas películas de la peor calidad, inspiradas en la teoría de RCN y Caracol en el sentido de que "todos los colombianos somos narcotraficantes, somos así, y ¿qué?", o ladrones, contrabandistas y pícaros vivarachos; producciones del más ínfimo valor artístico y moral en las que más de una vez personas vinculadas a esos canales, no solamente el maestro Aljure, se han visto favorecidas con los estímulos económicos emanados de una Ley, siguiendo una teoría más, la de otro flamante maestro del cine, Harold Trompetero,  cuya evolución artística va de bodrio a mayor bodrio -por supuesto, persona que no pasa por ser indiferente a los jurados que dan los guiños en las "convocatorias"-, en el sentido de que el Estado debe impulsar solamente los proyectos así concebidos y el dinero para los que no lo son debe ser buscado por sus productores y realizadores en el exterior. Conviene añadir que el maestro Trompetero ha sido socio de un maestro más (para los funcionarios de la cultura, ellos dos y otras ilustres personalidades semejantes constituyen la pléyade de nuestros artistas del cine), Dagoberto García (no le digo Dago, porque por fortuna no soy su amigo y sólo a amigos o personas de confianza se les dirige la palabra con diminutivos), la persona que más películas ha hecho en Colombia durante los últimos años. Aun cuando él no ha obtenido los recursos solamente de las "convocatorias", representa claramente los intereses de Caracol, donde ha tenido o tiene todavía un cargo directivo, y Cine Colombia, las dos empresas pertenecientes al Grupo Valorem, antiguo Bavaria o Santodomingo, el mismo que según se dice (¿será fácil o difícil comprobarlo?) hizo sustanciales aportes a la campaña de Gustavo Petro para la Alcaldía de Bogotá, uno de cuyos más inmediatos colaboradores acaba de renunciar a su cargo de Jefe de Comunicaciones, el poeta Daniel Winograd, quien fuera por muchos años el alma de Caracol TV y quien también ha figurado en la planta administrativa y gerencial de El Espectador, propiedad del mismo grupo.

Los proyectos de las "convocatorias" se han repartido muchas veces entre jurados de origen nacional ni idóneos ni habilitados éticamente: poetas, directores teatrales, diseñadores gráficos, periodistas, sociólogos,  reseñadores (otra cosa es hacer crítica); directores de cine, veteranos o jóvenes, que nunca han hecho una película medianamente decente, y hasta representantes de las casas distribuidoras o exhibidoras, quienes también tienen voz y voto en el flamante CNACC, consejo de bolsillo de la Ministra y doña Claudia, quien siendo dizque sólo la Secretaria Técnica del mismo,  propone las listas de jurados para que sean votadas por los demás miembros del CNACC y finalmente es quien le da el tono y los mecanismos a las "convocatorias" como su máxima autoridad, según he sabido por boca tanto de funcionarios de Mincultura como de algunos antiguos integrantes del CNACC.

A ellos se han sumado otros jurados internacionales, a veces incluso precedidos por una muy buena hoja de vida, pero que no leen ni tienen acceso a todos los proyectos, por cuanto la repartición de estos para su valoración se hace de manera arbitraria, conociendo parte de los jurados solamente unos proyectos y la otra parte los demás, viéndose privados así los concursantes de un verdadero procedimiento democrático en la selección y calificación. Esto quedó claro, por ejemplo, en testimonios escuchados durante las Jornadas de Cine Colombiano, cuya dinámica presidí hace dos años en un evento auspiciado por las universidades Nacional, Central y Javeriana.

La Ley en cuestión favorece ante todo los intereses de Cine Colombia y los exhibidores en general, quienes se ven beneficiados con una multimillonaria exención de impuestos, simplemente por el hecho de presentar cortometrajes nacionales en los que hay de todo menos calidad, los cuales adquieren ellos muchas veces sin ningún costo, evitando el pago a productores y realizadores, o producen ellos mismos según el mero acicate financiero de invertir lo mínimo para ganar lo máximo, aprovechando la Ley, cosa que viene sucediendo en el país desde los remotos años setenta, cuando se instituyó el llamado sobreprecio para "estimular" la industria cinematográfica.

La segunda Ley reciente del cine, la aprobada el año pasado en el Congreso, se ha destinado única y exclusivamente a eximir también de impuestos y otorgar estímulos en efectivo a productores extranjeros que vengan a disfrutar en filmaciones y grabaciones de las delicias del paisaje colombiano y la mano de obra barata de nuestro paraíso fiscal, privilegios no tan fáciles de encontrar en el mundo.

Todos estos procedimientos han sido reafirmados y promovidos por la Ministra Garcés. El Ministerio a su cargo no hace nada para fomentar la cultura en el caso del cine; han ido desapareciendo lentamente los cine clubes, muy odiados y perseguidos por ella y sus inmediatas colaboradoras, escenarios de gran importancia por lo que ha sido su aporte al pensamiento y la  actividad creativa en el quehacer fílmico a lo largo de los años, tanto en Colombia como en el exterior. El Ministerio ni tiene ningún criterio para la construcción de una cinematografía nacional ni permite la crítica o la reflexión al respecto: una muy reducida colaboración con  aquellas Jornadas se tradujo luego en la firme negativa a respaldarlas de algún modo, pues se quería hacerlas anualmente; en las primeras, las del 2011, la participación de los funcionarios del mismo se redujo a hablar sólo de taquilla, del porcentaje de recaudación comercial de las películas nacionales, la única preocupación de la señora Ministra en sus declaraciones al respecto.

Tampoco Marina Garcés ni sus antecesoras en el cargo le han pedido cuentas nunca a Proimágenes, cuya junta directiva han presidido y presiden. ¿Cuánto le cuestan a esta entidad, sostenida con dineros de la Ley,  los permanentes viajes de su directora al extranjero y en qué medida se beneficia realmente con estos el cine nacional? ¿Por qué esa persona, la doctora Claudia, lleva más de diez años en el cargo, impidiendo de manera totalmente antidemocrática un cambio de miras y políticas en ese sentido? ¿Cuánto cuesta en general la nómina de Proimágenes, en la que hay funcionarios que nada entienden de cine, pero sí obstaculizan y frenan cualquier posibilidad de cambio más allá de las meras consideraciones burocráticas? ¿Es cierto que Proimágenes ha firmado contratos con el señor Aljure y otros amigos de la citada doctora, cuyas contribuciones al cine resultarían bastante dudosas? ¿Qué pasó con los dineros de formación de públicos que se le entregaron hace unos años al doctor Jorge Mario Durán, director de la agrupación Kayman de "salas alternas", por recomendación de Fedesarrollo (¿?), y que nunca generaron informes claros y definidos sobre actividades concretas? ¿Por qué en el Ministerio y Proimágenes se cree más en el concepto de "sala de arte" de los exhibidores comerciales que en el de las personas realmente entendidas, como  ha quedado demostrado en diferentes ocasiones?

Finalmente, conviene hacerse unas preguntas un poco más abarcadoras y compendiadoras de las que tan certeramente expone el muy respetado por mí arquitecto Téllez, en torno al tan necesario debate acerca de la política cultural en el país. El Ministerio de Cultura tiene como prelación supuestamente el impulsar la producción cultural en las "regiones": ¿Esto significa en la práctica favorecer a los amigos y familiares de las ministras de turno en su respectiva región, nada más? Y, por otra parte, ¿no hay nada de cierta altura que unifique a la nación en términos culturales, siendo estas manifestaciones las menos tenidas en cuenta por el Ministerio, donde las preferencias se destinan a lo más mediocre, limitado e iletrado de las expresiones "regionales"?

Los grandes responsables de ello no son únicamente funcionarios públicos. ¿Por qué algunos columnistas de El Espectador, diario que alberga al parecer a una serie de eminencias de primer orden en la cultura colombiana, habitualmente tan críticos y "comprometidas socialmente" (¿?), jamás tocan los puntos álgidos de este debate que están generando tanto Usted como el arquitecto Téllez? ¿Es que les conviene la política cultural del Estado colombiano? ¿Por qué realizadores también "muy comprometidos socialmente" ganan fácilmente en las "convocatorias" del cine? ¿Cuáles son las raíces de esa demagogia y ese populismo de un Estado que, mientras le lame los pies a los representantes de los grandes conglomerados financieros, propugna dizque por una cultura popular, social e incluso aparentemente revolucionaria e "innovadora"? ¿Qué perversa y extraña alianza parece darse entre estos conglomerados y el Estado "social de derecho" para llevar la cultura de un país a la condición más baja, ruin y desastrosa que se haya visto nunca en la Historia? ¿Por qué nuestros intelectuales del cine y nuestros intelectuales en general son tan complacientes con tal estado de cosas, simulando ser muy críticos "socialmente" (hablan pestes, por ejemplo, del ex presidente Uribe, pasando por alto el hecho de que la política cultural de este paisa atrabiliario y bárbaro favoreció igualmente a los mismos a los que favorece ahora el combo Santos-Garcés-Cine Colombia-Caracol-"crítica social"), cuando con su silencio cómplice y su lagartería se ponen al servicio de oscuros intereses?

Que el debate continúe, poeta Alvarado, se haga cada vez más público e intenso. Se trata de una necesidad urgente e inaplazable para el presente y futuro del país. Y si hay que ir a la cárcel por decir la verdad, ya somos entonces varios los candidatos: Carlos Palau, la columnista Mera, el arquitecto Téllez, Usted y yo.

Puede reenviar esta carta a quien bien tenga.

Atentamente,

JUAN DIEGO CAICEDO GONZÁLEZ
juandcg@hotmail.com

Realizador Cinematográfico y Profesor Asociado de la Universidad Nacional de Colombia

Relacionadas:

http://www.las2orillas.co/la-ministra-de-cultura-demando-penalmente-harold-alvarado-carlos-palau/

http://www.caracol.com.co/audio_programas/archivo_de_audio/un-poeta-y-un-cineasta-enfrentados-a-la-ministra-de-cultura/20130926/oir/1980318.aspx

http://www.wradio.com.co/escucha/llevatelo/mariana-garces-se-refiere-a-polemica-con-harold-alvarado-tenorio-y-carlos-palau/20130410/llevar/1988537.aspx

http://www.cronicadelquindio.com/noticia-completa-titulo-_el_ministerio_de_cultura_es_la_cueva_de_ali_baba___harold_alvarado_tenorio-seccion-general-nota-53561.htm

http://julianchicaliteralia.blogspot.com/2013/10/harold-alvarado-y-carlos-palau-en-el.html

http://www.diatribasdeumbertocobo.com/sinisterra_y_garces.html

http://www.calicultural.net/polemica-sobre-la-bienal-de-danza/

http://www.elespectador.com/noticias/cultura/pelea-entre-el-mincultura-y-dos-artistas-articulo-450482

Comentarios

RECOMENDADO

Novela histórica a ritmo de acordeón

(Óscar Perdomo G)
Jaime Andrés Rivera Murillo

La canción de Rafael Escalona, famosa por la interpretación de Carlos Vives en la década de los noventa, reza: “Allá en la Guajira arriba, donde nace el contrabando, el Almirante Padilla llegó a Puerto López y lo dejó arruinado”. Escalona se refiere a la fragata de la Armada Nacional, que en los años cincuenta se convirtió en el terror de los contrabandistas en el Caribe colombiano, y que además participó en la infame Guerra de Corea. Esta anécdota que surge de la letra de la canción, da material al escritor colombiano Óscar Perdomo Gamboa (Ibagué, 1974) para componer una ambiciosa novela, que juega a tres bandas, cual si fuera un brillante jugador de billar. Pero vamos por partes.
Perdomo divide la novela en tres historias, bastante diferenciables entre sí. La primera es el ascenso y posterior caída en desgracia del prócer José Prudencio Padilla López, quien se conve…

Hilar insectos

Con esta nota, Revista Corónica principia una serie de reseñas sobre novedades editoriales y eventos de la Feria Internacional del Libro de Bogotá que comenzó ayer.




Liliana Guzmán
Para los lectores que transitamos la Feria del Libro entre estantes atiborrados de sagas distópicas y libros sin cocción, el “Cuaderno de Entomología” de Humberto Ballesteros Caspasso es, sin duda, un gran descubrimiento. Este libro, una apuesta acertada de la Editorial Animal Extinto, está compuesto por diez cuentos bellamente ilustrados por la artista Ana María Velásquez, que reafirman la indiscutible trayectoria como escritor del bogotano.
Cada cuento, juiciosamente escrito, está compuesto por imágenes fabricadas con precisión a través de un lenguaje sobrio, sin florituras ni exageraciones. Las imágenes de sus relatos son tan sutiles como cada insecto escogido para conformar esta “entomología”. Los cuentos son inquietantes y logran poner al lector en una posición incómoda al leer. Causan una ligera rasquiña…

Muchas Chicas Muertas

Hugo Aparicio Reyes
Dispuesto a redactar esta reseña, registro hechos casuales, coincidentes con su sentido y contenido. Primero, recibo la grata visita de una amiga a su regreso de la visita a familiares residentes en una región del altiplano central. Ella conoce mi gusto por relatos de viajes, y yo sé de su capacidad como observadora. Durante el diálogo, entre notas acerca del ambiente comarcal del lugar, de sus tradiciones, usos y costumbres, sin razón conectora con el tema, Graciela suelta una de sus agudezas: …Todo muy bien, la gente cordial, amable, trabajadora, sobre todo las mujeres…  además de su obligación doméstica en el pueblo, deben realizar labores del campo en fincas familiares: ordeño del ganado desde antes del alba, pequeños cultivos, aunque el manejo de los ingresos y las decisiones mayores son potestad de los hombres. Ellos se portan como patrones, llegan y salen a su antojo, se embriagan con frecuencia, y cuando les da la gana la emprenden contra ellas, las golpean.…

El visitante, de Andrés Elías Flórez Brum

John Jairo Zuluaga*
Andrés Elías Flórez Brum, El visitante, Bogotá, Caza de Libros-Pijao Editores, 2008. 76 P.

Un lector silvestre que recorra las páginas de la novela corta: El visitante puede encontrarse con una historia del montón. Una de tantas, en las que se ven inmersas, a menudo, personas de cualquier pueblo del trópico colombiano.
En cambio, un lector avisado encontrará en esa misma obra un refinamiento técnico que vale la pena mostrar.
La obra sigue la tradición de novelas construidas con marco de composición, tal como lo evidencian Las mil y una noches, El Decamerón y, en el caso colombiano, La vorágine, de José Eustasio Rivera. El marco de composición: “Se construye a la manera de un formato previo e independiente, que antecede y da paso a la historia central, y luego lo cierra. Ese formato introductorio que luego cierra al final, se parece al marco de un cuadro de pintura, porque desde afuera rodea la historia central”. (Isaías Peña, El universo de la creación narrativa). 
En …

La mirada fragmentada

Juliana Gómez Nieto
La sed del ojo es una novela histórica que reconstruye el auge de la fotografía erótica y pornográfica en el París de mitad del siglo diecinueve. Pablo Montoya narra la detención del fotógrafo Auguste Belloc, a quien le fueron incautadas en su estudio más de cuatro mil imágenes obscenas, y este hecho es el detonante de la trama. Fotografías que circulan clandestinamente por los despachos de hombres que disfrutan sus contenidos de forma privada pero que públicamente repudian por atentar contra  la moral burguesa.
Valiéndose de tres personajes –todos voyeristas– Montoya construye un relato, siempre desde un punto de vista masculino, en el que el fotógrafo Belloc, el detective Maledeine y el médico Chaussende, a pesar de sus miradas casi antagónicas, están emparentados por su sed de atrapar –como consumidores, o como productores de las imágenes- eso fugitivo donde se oculta la belleza, y cuyo símbolo es el cuerpo femenino; mejor dicho, su imagen fragmentada por el reco…

Hay un poema… (Fragmento)

Omar García Ramírez*
2
Encontraron un poema agonizando entre las líneas negras y los espacios blanco-hueso de papel de un periódico… Encontraron un poema en la última página: crónica de crímenes y elecciones. La crónica roja parecía tomar cierto brillo al lado de las caras de los maleantes de turno. El poema se derrumbaba sobre un charco de tinta                                                             /y agitaba sus brazos como dos metáforas lisiadas. Encontraron un poema pequeño: no alcanzaba a ser incluido en la antología de un funcionario de la academia. Se le debería llamar una larva de poema; un abortado en la calle de la lírica. Encontraron un poema envuelto entre los periódicos del día anterior. Estaba podrido ––ya se sabe, los poemas a veces, cuando no alcanzan a balbucear, perecen rápido;  es de anotar, que su olor es como de gorrión ligero––Un pájaro dando su frágil cuerpo a los gusanos de los anuncios publicitarios. Encontraron un poema. Una muchacha que pasaba por allí lo escuchó…

Festival Internacional de Poesía de Bogotá

Llega el 25 Festival Internacional de Poesía de Bogotá certamen apoyado por el Ministerio de Cultura y del Instituto Distrital de las Artes- IDARTES.


Eventos previos a la inauguración del certamen:

Lanzamiento de la Revista Ulrika No.58
2017-04-27 /6:30 p.m.
Sala Filbo C
»Presentación del 25 Festival Internacional de Poesía de Bogotá.
»Entrega al público del número 58 de Ulrika, el afiche y los plegables de programación.

Lectura de poemas
2017-05-03 /2:00 p.m.
»Universidad Jorge Tadeo Lozano
Maruja Vieira (Colombia), Liv Lundberg (Noruega) y José Ramón Ripoll (España)
2017-05-03 /4:00 p.m.
»Universidad Santo Tomás (Sede Aquinate)
Jotamario Arbeláez (Colombia), Iván Oñate (Ecuador) y Enrique Sánchez Hernani (Perú)

Lectura de poemas y conversatorio
2017-05-04 /2:30 p.m.
»Centro Educativo y Cultural Reyes Católicos
Liv Lundberg (Noruega), José Ramón Ripoll (España)

El 4 de mayo será la inauguración oficial en el marco de la Feria del Libro de Bogotá 2017 acompañada de lecturas de poetas …

Dos libros, una canción

Juan Felipe Gómez  Al final del décimo Congreso Nacional de Lectura, en mayo de 2011, ocurrió algo que los asistentes no esperábamos: después de la conferencia Erase una vez, del escritor argentino Alberto Manguel, unos señores de ruana y sombrero con instrumentos de cuerda se subieron al escenario del auditorio José Asunción Silva en Corferias para ofrecer un recital de clausura. Pronto supimos que se trataba de Jorge Velosa y los Carrangueros de Ráquira, y entre el desconcierto de algunos y el entusiasmo de otros nos dimos a disfrutar de la presentación que, aunque corta, nos puso en contacto, a la mayoría por primera vez, con el singular sonido de la carranga en vivo. Al recordar que aquel congreso tuvo como eje Los leguajes de la infancia, crecer entre relatos y juegos, pienso que no pudo haber un invitado más pertinente que Jorge Velosa para cerrar las jornadas académicas poniendo a los invitados (bibliotecarios, promotores de lectura, profesores y lectores de todo el país) a baila…

Tres poemas inéditos

Lilián Zulima González



DIARIO DE UNA CORTESANA
Avecesmegusta,comocuandolleganconlaropareciénplanchada,ymedicenquemeparezcoasumadre. Tambiénmegustacuandolohacendespacio,meditando,comosimefueranapediralotrodíaquelosacompañeaunpaseoporelcampo. Ocuandonohacenruido,comositemieranromperelhechizo. Megustacuandoindaganmis pretensiones ypuedodecirunamentira. Y cuando dicen que me quieren y yo les digo que los quiero y me dejan unas llaves inútiles en el cenicero.
Me gusta cuando traen una pizza, optan por la luz prendida y, al preguntar por mi nombre,  respondo con una taza de café negro.
Y me gusta,  sobretodo, cuando hace frío afuera. Entonces ellos, con sus abrigos ensopados, golpean presurosos me abrazan con sutil afecto

Carta abierta a William Ospina, Por Fernando Cruz Kronfly

Carta abierta del novelista Fernando Cruz Kronfly al novelista William Ospina tras la columna publicada en el diario El Espectador ("De dos males"), en la que el ensayista manifiesta públicamente su voto a favor de la extrema derecha, entre las dos derechas que disputan la presidencia de Colombia. Aquí la columna de Ospina.
Revista Corónica reproduce a continuación la carta abierta del escritorFernando Cruz Kronfly:

"Cali, Junio 2, 2014
 Querido William:

Tú sabes la amistad y el afecto que nos une. Eso está claro y nada de esto se afectará. Pero, la publicidad de tu documento me obliga a hablarte en público. Entonces, debo decirte que tu decisión de preferir al Zorro sobre el Santo me ha llenado de estupor. No necesitabas explicarla de una manera tan aterradora. Lo de menos es tu voto anunciado, del que eres libre y soberano. Se trata de una decisión que, por supuesto, no comparto pero que respeto. Así es como suele decirse, con educación? Pero, lo que me llena de estupo…