Ir al contenido principal

Carta abierta a William Ospina, Por Fernando Cruz Kronfly

Carta abierta del novelista Fernando Cruz Kronfly al novelista William Ospina tras la columna publicada en el diario El Espectador ("De dos males"), en la que el ensayista manifiesta públicamente su voto a favor de la extrema derecha, entre las dos derechas que disputan la presidencia de Colombia. Aquí la columna de Ospina.
Revista Corónica reproduce a continuación la carta abierta del escritor Fernando Cruz Kronfly:
 
"Cali, Junio 2, 2014
 Querido William:

Tú sabes la amistad y el afecto que nos une. Eso está claro y nada de esto se afectará. Pero, la publicidad de tu documento me obliga a hablarte en público. Entonces, debo decirte que tu decisión de preferir al Zorro sobre el Santo me ha llenado de estupor. No necesitabas explicarla de una manera tan aterradora. Lo de menos es tu voto anunciado, del que eres libre y soberano. Se trata de una decisión que, por supuesto, no comparto pero que respeto. Así es como suele decirse, con educación? Pero, lo que me llena de estupor es la fragilidad aterradora de tu argumentación, la falacia que ella encierra. Por favor, William, no argumentes de esta manera tan ligera y banal.
 Cuando era todavía casi un muchacho, y te hago esta confesión pública, voté por Turbay Ayala. A los ocho días tenía el dedo podrido, atacado de gangrena. Le agarré terror a votar. ¿Recuerdas el Estatuto de Seguridad y las Caballerizas? Pero, en la distancia del tiempo, Turbay viene a mi mente como una monjita regordeta corrompida de malas prácticas políticas clientelistas, rebosante de una cierta candidez, pero nunca alcanzó a ser la amenaza que hoy es Uribe y la extrema derecha que él lidera en llave con el Procurador. La lista de sus senadores y representantes recién elegidos infunde miedo.
 Aún así, William, puedes votar por quien quieras. Pero, por favor, no argumentes así. No necesitas armar semejante argumentación falsa para justificarte. Y, esto, William, es lo que me tiene aterrado. Y encima de aterrado, triste. Te desconozco, no eres ahora lo que has sido.
 Te he conocido argumentando en tus ensayos, que he leído con devoción. Pero lo que ahora has escrito en tema tan delicado, en términos argumentativos resulta francamente deplorable. Y es una puñalada en contra del proyecto de la “franja amarilla” que has alentado. Como algunos de tus amigos ya lo hicieron, debí leer más de tres veces tu texto publicado en El Espectador. Al principio pensé que se trataba de una impostura. Pero, no lo ha sido.
 No hay en tu lamentable argumentación, encaminada a justificarte, una sola mención a la ética de los medios en la política. Esto me deja arrasado. ¿Tú has entrado a formar  parte de ese medio país uribista para el que todo vale? ¿Has decidido cerrar los ojos para observar con aterrador desdén el tema ético?  
 Conozco tu vieja rabia contra la élite bogotana excluyente, que mira con desdén y que se cree designada por Dios para gobernar este país. Responsable de todos los males de nuestros últimos cien años, según dices. Y supones que, ante esto, la llegada del Zorro al palacio de los presidentes, significa una especie de “recambio y relevo” de esa élite. Sin embargo, te pregunto, si la clase política de la costa atlántica, que negocia con el agua de los barrios populares a cambio de votos, hace parte de la élite bogotana. O si los 40.000 niños fantasmas estudiantes de Buenaventura, fueron inventados por la élite bogotana que tanto odias, o que los que se robaron cinco veces el metro de Medellín, eran élite bogotana o los Nule o el nieto de Rojas Pinilla, etc. No, William, vas a tenerte que inventar otro argumento para justificarte. ¿Y, por qué no votas tranquilo, sin justificarte públicamente, si el voto es secreto?
 Esos odios que no puedes ocultar, y que te respeto porque son viscerales y son tuyos, son la base del argumento fracasado y falso que has construido para justificar tu decisión pública, que requería por tus características intelectuales un más convincente “tejido argumentativo”. Esto es lo que me duele: tu deplorable argumentación, en busca de una extraña originalidad. Aunque, también, en busca de una necesaria tranquilidad de conciencia.
 Me llena de estupor verte hundido en el pantano de unas razones insostenibles. Porque, si haces bien la cuenta ¿cuántos presidentes de Colombia en los últimos 100 años han salido de la élite bogotana que odias? La cuenta no te da la razón, William. Te ruego que releas tu documento y pienses seriamente en tus argumentos.  Vota por quien quieras, pero lo vas a hacer impulsado por el odio, como lo dices, y no por los argumentos. Y, en tu caso, uno esperaría que no fuese así.
 Deberías recular a tiempo, William, como ya lo hizo tu candidato el Zorro “menos malo”, que de alguna manera ya traicionó a sus votantes con lo de La Habana, antes de ser elegido en segunda vuelta, si es que lo consigue.  
Tu grandeza, William, y la amistad y el reconocimiento de tus amigos, podrían llevarte a repensar este asunto. Sería lo más noble en un intelectual humilde que atiende razones. Todavía estamos en tiempo. Pero, no para cambiar tu voto, del que eres libre y responsable, sino para ofrecernos una argumentación que te permita salir del pantano en que, sin necesidad, has caído. Que no te cubra la mierda amarilla con que este país suele sepultar a sus mejores mujeres y hombres. Escapa de la mierda amarilla, regresa a la franja amarilla. Tus amigos te esperan. "

Comentarios

  1. William sabe muy bien que los propósitos políticos de Zuluaga y Uribe no son distantes de los intereses de Santos y la "aristocracia" que ha gobernado al país en esos cien años que menciona. Lo que no pareciera diferenciar es que no es lo mismo un aristócrata que por defenderlos está dispuesto a negociar pacíficamente, y por ende a hacer concesiones, que unos peones tratando de defender los privilegios de sus amos a balazos.

    ResponderEliminar
  2. Fernando, gracias por esta misiva cargada de alma y amor. Recoges e interpretas el estupor y desubique en el que quedamos los amigos y lectores de William. Desconocía su inquina sobre la élite bogotana. Sin que tenga que cambiar su voto e inclinación política, que como bien dices no tenía que revelarnos y es respetable aunque dolorosa, confío en que William relee y piensa en tu trascendental reflexión. Gracias!

    ResponderEliminar
  3. Si bien, William puede votar por quien se le de la gana,debería tener en cuenta la responsabilidad que tiene frente a sus lectores.

    ResponderEliminar
  4. Alguna vez leí un documento de William, titulado la utilidad de la Guerra. Una crítica aguda que intuye la ganancia de un estado en Guerra. Tal vez no le entendí o, tal vez William ahora piensa diferente. Tal vez ahora sí ve alguna utilidad de ella, espero que vea una utilidad general y no un bien personal de la guerra, espero que aunque su visión sea equivocada, mane en la creencia de ser un bien común.

    ResponderEliminar
  5. Desconcertante, para decir lo menos, que quizás el hoy mejor y más esclarecido escritor vivo que tiene Colombia se haya descachado de tal manera. Pero todo es posible en esta "dimensión desconocida".

    Es que no es fácil vivir de hacerle el juego a la mafia de la gran industria editorial (una más entre las tantas mafias que conforman nuestra fementida democracia o mafiocracia: círculos de poder económico y político heredado entre sí por sus amigotes, familias, copartidarios y compinches) que suele legitimarse o ganar aprobación e ingresos de para arriba en coyunda con las Academias y los Mass Media y sus cánones y escolásticas, convirtiendo a los verdaderos creadores en auténticos idiotas útiles, atracciones de feria, aprendices mercenarios y amanuenses de ocasión para el lucro delegado o ajeno.

    Por eso mismo, tampoco es comprensible pasársela más de media vida durmiendo con el enemigo y justo allá "en la barriga del monstruo", donde los protocolos de la hipocresía y el qué dirán de las apariencias ha sido el día a día para que los mismos con las mismas, de generación en degeneración, lleven no 100 sino 200 años saqueando este país y aún no se lo acaben de robar por completo. ¡Y cómo será de rica Colombia que hasta quienes se la roban dicen que “pobrecita tanta gente pobre, carajo”! En fin.

    Ojalá esta oportuna y comedida reconvención del escritor y profesor Cruz Kronfly le haga caer en la cuenta a William Ospina que con la inquina y la sed de sangre de la fuerza bruta encarnada en capataces o mayordomos no se juega.

    Anónimo Enésimo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. WILLIAM... Q PENA COMPLETAMENTE DESCONTEXTUALIZADO...ESO DIZQUE ES INTELECTUAL... MADRE MIA EN LO QUE ESTAMOS

      Eliminar
    2. Es una vergüenza la supuesta "Carta pública", porque señala a William Ospina por sus odios, que son legítimos para cualquiera y le imputa una débil argumentación y la carta de marras, tiene una argumentación aún mas débil que el artículo de Ospina. Y termina envuelto en el estiércol "exquisito" de los supuestos intelectuales progresistas, puros y justicieros. Aquellos que critica a Uribe pero justifican el narcotráfico de las FARC, los crímenes de la FARC y del ELN, los que se suponen poseedores de le verdad y sin embargo, estan plantados en el sectarismo, el historicismo y todos los ismos, es decir, en el abismo que tiene en jaque al país desde hace 60 años.

      Eliminar
  6. William, tu puedes ejercer el derecho de votar por quien tu quieras porque eso es la democracia, pero solo recuerda en ese momento que aquel grupo aún no ha rendido cuentas por los 4.212, falsos positivos del anterior gobierno; como mirar a la cara a aquellas madres que perdieron sus hijos en aquel genocidio demencial, como explicar a tantas esposas viudas que nosotros apoyamos a aquellos que comandaban las fuerzas militares responsables de estos hechos, a madres que perdieron sus hijos, a hijos que perdieron sus padres, como mirar a la cara a chicas que tal vez algún día soñaban con vivir al lado del hombre que amaban pero que el mismo estado se los arrebato, como explicarles que esos gobiernos absolutistas al final siempre nos hacen perder la poca esperanza que nos queda. Solo piensalo William.

    ResponderEliminar
  7. A William Ospina, René Higuita y Pambeléhay que pasarles todos sus desenfoques y hacerse el loco con ellos.

    ResponderEliminar
  8. Fernando y lectores de su Blog. Quiero compartirles una entrevista que realicé a William Ospina en marzo pasado pero que hasta hoy publico. Pensamientos y palabras plenos de posibilidades y horizontes. Habitados por el alma misma del poeta hecho humanidad. La encuentran en el siguiente link: http://somossentipensantes.blogspot.com/

    ResponderEliminar
  9. Mmm William me acabas de dar tred bofetadas. . Yo que creía en ti y en tu proyecto de la Franja Amarilla

    ResponderEliminar
  10. ¿Y donde está la franja amarilla?

    ResponderEliminar
  11. Leyendo ... leyendo... y leyendo los comentarios de todos Uds, mas reafirmo por quién votar aunque realmente voto por el menos peor, porque toda esta mermelada de la democracia y de lo sangrones que han resultado nuestros mandatarios que como decía novelista Fernando Cruz se le gangreno el dedo, pero a mi se me esta gangrenando hasta el alma por votar y botar por ejercer nuestro derecho a un mejor vivir para los que están, para los estamos y por los que vienen, ese gran Monstruo "Uribe" que por desgracia y mía culpa vote por él, cometer nuevamente ese error... digo horror jamás, es que no se necesita tener tres dedos de frente para darse cuenta de la clase de bandido que es, que esta moviendo la gran maquinaria sucia para que el Zorro suba, ni tampoco necesito ser Politóloga, Socióloga, ni Economista, ni cosa parecida... simplemente soy una mujer que trabajo independiente que alguna vez quise ser Psicóloga y me dedique en pleno a deleitar paladares y la hermosa labor de mamá que justamente mis hijos que ya son adultos y profesionales les toque a futuro este presente que aún podemos de alguna manera poner en conciencia a la gente culta y a la que no también, al profesional y al que no, a que elija, no vayan a botar su voto por favor y Ud. Sr. William Ospina si tiene un dedo mas en su frente relea su escrito aún esta a tiempo ... Amén.

    ResponderEliminar
  12. Sr. Fernando volvimos a la època de la inquisiciòn? donde los tribunales juzgaban y castigaban a las personas por pensar y actuar diferente?. Quienes somos para juzgar? unos simples seres humanos cambiantes no estàticos, afortunadamente libres en èste paìs para decidir por lo que creemos o pensamos. Santos dijo sòlo los imbèciles no cambian èl y Petro son la mejor muestra, entonces por que? tanto alboroto. Dejo constancia no tengo filiaciòn con ningùn grupo polìtico pero detesto que coloquen a las personas en la picota pùblica como si fueran criminales, que derecho tenemos?.

    ResponderEliminar
  13. Si bien es cierto que la producción literaria y periodística del maestro William Ospina ha marcado un ítem trascendental para la cultura de nuestro país; en este caso es indispensable presentar mi oposición a su postura política y a su discurso ideológico enfatizado en defender los supuestos postulados benefactores de la derecha colombiana. Zuluaga y Uribe no son candidatos de la paz ni de la democracia, son representantes de una oligarquía arolladora y centrada en principios neoliberales.

    ResponderEliminar
  14. Solo quiero agregar a lo ya dicho, que el texto fe W Ospina. No deja de reflejar cierta ingenuidad, ya que si bien gana Zuluaga, esa clase elitista no dejara de tener su cuota de poder, el que hará efectivo a fue conveniencia. Esperara, además su turno para retomar el poder, y en estos años preparará la maquinaria que se lo garantice Esto indica que debemos seguir consolidando la nueva izquierda para que el país tenga una oportunidad diferente. Y esto implica no dejar acentar la derecha, que de llegar al poder buscara eliminar los promotores de la izquierda, bajo el discurso de paz sin impunidad ni tregua al terrorismo, y aquieta los muertos pueden ser muchos y esto eso un general ético evitarlo.

    ResponderEliminar
  15. Lo que les puedo decir como venezolana es que deberian tener mucho miedo porque si dejan que las FARC tenga estatus de beligerancia les puede pasar como a nosostros, que los delincuentes tomen el poder en Colombia y reformen todas las leyes de modo que se puedan quedar gobernandopara siempre. El que visita venezuela puede ver com o esta destruida. Mas del 50% de la poblacion es buhonera. Ustedes son inocentes como lo fuimos nosotros cuando votamos por Chavez. Como queriamos salir de los gob. anteriores nos cegamos y nunca vimos que podia venir algo incluso peor!!! Yo si fuera colombiana no votaria por Santos ni loca porque se que lo que les viene va a ser candela. Santos va a permitir que las FARC quede impune y va a dejar que se puedan postular a elecciones y ya veran que con su discurso de inclusion enganan a la mayoria. uando toman el poder no lo sueltan mas nunca porque ademas el narcotrafico pasa a ser parte del gobierno.... me da lastima con ustedes porque ni se imaginan que va a pasar si las FARC toma el poder. Nosotros dejamos que Chavez y ahora Maduro lo tomara y los narcos y criminales son los que tienen los altos cargos..... Suerte...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. William, has dado en el clavo en cuanto los LECHUGUINOS son los autores intelectuales de esta podredumbre.

      Eliminar
  16. los invito a ver el documental INPUNITY
    http://www.youtube.com/watch?v=nYNryHyeF7M

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

RevistaCorónica se reserva el buen gusto de retirar del foro los mensajes que sean ofensivos

RECOMENDADO

Novela histórica a ritmo de acordeón

(Óscar Perdomo G)
Jaime Andrés Rivera Murillo

La canción de Rafael Escalona, famosa por la interpretación de Carlos Vives en la década de los noventa, reza: “Allá en la Guajira arriba, donde nace el contrabando, el Almirante Padilla llegó a Puerto López y lo dejó arruinado”. Escalona se refiere a la fragata de la Armada Nacional, que en los años cincuenta se convirtió en el terror de los contrabandistas en el Caribe colombiano, y que además participó en la infame Guerra de Corea. Esta anécdota que surge de la letra de la canción, da material al escritor colombiano Óscar Perdomo Gamboa (Ibagué, 1974) para componer una ambiciosa novela, que juega a tres bandas, cual si fuera un brillante jugador de billar. Pero vamos por partes.
Perdomo divide la novela en tres historias, bastante diferenciables entre sí. La primera es el ascenso y posterior caída en desgracia del prócer José Prudencio Padilla López, quien se conve…

Tres poemas inéditos

Lilián Zulima González



DIARIO DE UNA CORTESANA
Avecesmegusta,comocuandolleganconlaropareciénplanchada,ymedicenquemeparezcoasumadre. Tambiénmegustacuandolohacendespacio,meditando,comosimefueranapediralotrodíaquelosacompañeaunpaseoporelcampo. Ocuandonohacenruido,comositemieranromperelhechizo. Megustacuandoindaganmis pretensiones ypuedodecirunamentira. Y cuando dicen que me quieren y yo les digo que los quiero y me dejan unas llaves inútiles en el cenicero.
Me gusta cuando traen una pizza, optan por la luz prendida y, al preguntar por mi nombre,  respondo con una taza de café negro.
Y me gusta,  sobretodo, cuando hace frío afuera. Entonces ellos, con sus abrigos ensopados, golpean presurosos me abrazan con sutil afecto

Dos libros, una canción

Juan Felipe Gómez  Al final del décimo Congreso Nacional de Lectura, en mayo de 2011, ocurrió algo que los asistentes no esperábamos: después de la conferencia Erase una vez, del escritor argentino Alberto Manguel, unos señores de ruana y sombrero con instrumentos de cuerda se subieron al escenario del auditorio José Asunción Silva en Corferias para ofrecer un recital de clausura. Pronto supimos que se trataba de Jorge Velosa y los Carrangueros de Ráquira, y entre el desconcierto de algunos y el entusiasmo de otros nos dimos a disfrutar de la presentación que, aunque corta, nos puso en contacto, a la mayoría por primera vez, con el singular sonido de la carranga en vivo. Al recordar que aquel congreso tuvo como eje Los leguajes de la infancia, crecer entre relatos y juegos, pienso que no pudo haber un invitado más pertinente que Jorge Velosa para cerrar las jornadas académicas poniendo a los invitados (bibliotecarios, promotores de lectura, profesores y lectores de todo el país) a baila…

Hilar insectos

Con esta nota, Revista Corónica principia una serie de reseñas sobre novedades editoriales y eventos de la Feria Internacional del Libro de Bogotá que comenzó ayer.




Liliana Guzmán
Para los lectores que transitamos la Feria del Libro entre estantes atiborrados de sagas distópicas y libros sin cocción, el “Cuaderno de Entomología” de Humberto Ballesteros Caspasso es, sin duda, un gran descubrimiento. Este libro, una apuesta acertada de la Editorial Animal Extinto, está compuesto por diez cuentos bellamente ilustrados por la artista Ana María Velásquez, que reafirman la indiscutible trayectoria como escritor del bogotano.
Cada cuento, juiciosamente escrito, está compuesto por imágenes fabricadas con precisión a través de un lenguaje sobrio, sin florituras ni exageraciones. Las imágenes de sus relatos son tan sutiles como cada insecto escogido para conformar esta “entomología”. Los cuentos son inquietantes y logran poner al lector en una posición incómoda al leer. Causan una ligera rasquiña…

Lina Meruane y los viajes hacia la sangre

Por Yeni Zulena Millán
Lina Meruane, la pluma contundente detrás de Fruta podrida (2007) y Sangre en el ojo (2012), en Volverse palestina abre las puertas a un relato personal a manera de crónica de viaje; un ir hacia adentro, hacia la sangre y las raíces, un repaso de la vida y la historia familiar, una novela fragmentada. Dividida en tres pasajes (parajes resultaría más acertado) en “La agonía de las cosas” hace una radiografía del pasado a manera de mural en ruinas, perdido en el color de las generaciones trashumantes, de afectos sinceros y reticencias no confesas; “El llamado palestino” describe el inevitable camino que tienden las premoniciones, cómo el destino se revela a través de las conversaciones y las personas casuales, en apariencia; “Palestina en partes”, el meridiano cero, una oportunidad de salvar la deuda, repartir las preguntas y arriesgarse a encontrar el rostro deslavado de la realidad como única respuesta.

Una cita introductoria de Edwar Said resulta la llave idón…

“Soñamos que vendrían por el mar”

Juan Guillermo Caicedo


En la novela de Juan Diego Mejía se detecta melancolía y desencanto por los ideales que marcaron una generación. Esta obra detalla los movimientos estudiantiles de los años 70 en Colombia y a su vez la vida de los jóvenes que prefirieron la acción e irse al monte, que la laxitud de una vida redundante y morir de viejos. El protagonista es Pável ­–actor de teatro y un comprometido con la revolución– que defiende sus ideales y en medio de estas dos pasiones se juega su destino. Deambula por teatros y puestas en escena, a la vez que recorre parajes inhóspitos del caribe colombiano, mientras espera ese oscuro objeto de deseo que no llega aún por el mar.


También es una historia en que la revolución se simplifica en unas cuantas amistades que se consolidan como la única brújula y flama para continuar la lucha. De igual forma, el amor resulta más indescifrable que la guerra y las mujeres que rodean a Pável lo abandonan o no siguen sus pasos porque “ (…) esas tan comprome…

Hay un poema… (Fragmento)

Omar García Ramírez*
2
Encontraron un poema agonizando entre las líneas negras y los espacios blanco-hueso de papel de un periódico… Encontraron un poema en la última página: crónica de crímenes y elecciones. La crónica roja parecía tomar cierto brillo al lado de las caras de los maleantes de turno. El poema se derrumbaba sobre un charco de tinta                                                             /y agitaba sus brazos como dos metáforas lisiadas. Encontraron un poema pequeño: no alcanzaba a ser incluido en la antología de un funcionario de la academia. Se le debería llamar una larva de poema; un abortado en la calle de la lírica. Encontraron un poema envuelto entre los periódicos del día anterior. Estaba podrido ––ya se sabe, los poemas a veces, cuando no alcanzan a balbucear, perecen rápido;  es de anotar, que su olor es como de gorrión ligero––Un pájaro dando su frágil cuerpo a los gusanos de los anuncios publicitarios. Encontraron un poema. Una muchacha que pasaba por allí lo escuchó…

El visitante, de Andrés Elías Flórez Brum

John Jairo Zuluaga*
Andrés Elías Flórez Brum, El visitante, Bogotá, Caza de Libros-Pijao Editores, 2008. 76 P.

Un lector silvestre que recorra las páginas de la novela corta: El visitante puede encontrarse con una historia del montón. Una de tantas, en las que se ven inmersas, a menudo, personas de cualquier pueblo del trópico colombiano.
En cambio, un lector avisado encontrará en esa misma obra un refinamiento técnico que vale la pena mostrar.
La obra sigue la tradición de novelas construidas con marco de composición, tal como lo evidencian Las mil y una noches, El Decamerón y, en el caso colombiano, La vorágine, de José Eustasio Rivera. El marco de composición: “Se construye a la manera de un formato previo e independiente, que antecede y da paso a la historia central, y luego lo cierra. Ese formato introductorio que luego cierra al final, se parece al marco de un cuadro de pintura, porque desde afuera rodea la historia central”. (Isaías Peña, El universo de la creación narrativa). 
En …

Cinco columnistas colombianos, una selección personal (I)

Édison Marulanda Peña *

Hubo un tiempo en el que infinidad de hombres compraban boletos para soñar que en sus brazos se estremecían beldades como Rita Hayworth, Marilyn Monroe, Brigitte Bardot, Sofía Loren y, más cercanas a mi generación, Nastassja Kinski o Mónica Bellucci. Realmente uno se queda corto al decir “para soñar”, porque algunos apelaban a la manogamia para menguar la ansiedad. En este campo prevalecía la doxa (opinión, a la que fustiga Platón) sobre la episteme (conocimiento fundado), que presume de poseer la crítica especializada.
También hubo un tiempo en este país de la desmesura, en que la doxa definía a los lectores que compraban un diario o revista para solazarse con la escritura de un columnista por su particular enfoque de los temas; la diatriba infaltable cuando la línea política a seguir la dictaba la prensa más que el directorio del partido; la denuncia documentada que se convertía en detonante del nuevo escándalo, o la premeditada frivolidad de los cultivadores …

Apuntes sobre El último donjuán

“A finales del año pasado, el sello Seix Barral, de editorial Planeta, publicó la novela El último donjuán, de Andrés Mauricio Muñoz. Desde entonces varias voces han celebrado la aparición de una obra que habla sobre el amor en tiempos de Internet, sobre la instauración de un nuevo orden para la construcción de los afectos a partir de la virtualidad y  la tecnología. Todo un sistema de hipervínculos y redes cibernéticas, pero aplicados al corazón humano. Ahora el escritor colombiano Gerardo Ferro Rojas, desde Canadá, nos da sus impresiones”.
Gerardo Ferro Rojas*
Desde hace algunos meses había escuchado buenos comentarios sobre la novela El último donjuán, del escritor colombiano Andrés Mauricio Muñoz, pero solo hasta ahora pude dedicarle el debido tiempo para leerla. Lo primero que debo decir es que me gustó mucho, que hay ahí una buena novela, bastante bien lograda. Cuando la terminé entendí que la clave está en la manera como logra penetrar la intimidad de un mundo vasto, vertiginoso …