Ir al contenido principal

Carta abierta a William Ospina, Por Fernando Cruz Kronfly

Carta abierta del novelista Fernando Cruz Kronfly al novelista William Ospina tras la columna publicada en el diario El Espectador ("De dos males"), en la que el ensayista manifiesta públicamente su voto a favor de la extrema derecha, entre las dos derechas que disputan la presidencia de Colombia. Aquí la columna de Ospina.
Revista Corónica reproduce a continuación la carta abierta del escritor Fernando Cruz Kronfly:
 
"Cali, Junio 2, 2014
 Querido William:

Tú sabes la amistad y el afecto que nos une. Eso está claro y nada de esto se afectará. Pero, la publicidad de tu documento me obliga a hablarte en público. Entonces, debo decirte que tu decisión de preferir al Zorro sobre el Santo me ha llenado de estupor. No necesitabas explicarla de una manera tan aterradora. Lo de menos es tu voto anunciado, del que eres libre y soberano. Se trata de una decisión que, por supuesto, no comparto pero que respeto. Así es como suele decirse, con educación? Pero, lo que me llena de estupor es la fragilidad aterradora de tu argumentación, la falacia que ella encierra. Por favor, William, no argumentes de esta manera tan ligera y banal.
 Cuando era todavía casi un muchacho, y te hago esta confesión pública, voté por Turbay Ayala. A los ocho días tenía el dedo podrido, atacado de gangrena. Le agarré terror a votar. ¿Recuerdas el Estatuto de Seguridad y las Caballerizas? Pero, en la distancia del tiempo, Turbay viene a mi mente como una monjita regordeta corrompida de malas prácticas políticas clientelistas, rebosante de una cierta candidez, pero nunca alcanzó a ser la amenaza que hoy es Uribe y la extrema derecha que él lidera en llave con el Procurador. La lista de sus senadores y representantes recién elegidos infunde miedo.
 Aún así, William, puedes votar por quien quieras. Pero, por favor, no argumentes así. No necesitas armar semejante argumentación falsa para justificarte. Y, esto, William, es lo que me tiene aterrado. Y encima de aterrado, triste. Te desconozco, no eres ahora lo que has sido.
 Te he conocido argumentando en tus ensayos, que he leído con devoción. Pero lo que ahora has escrito en tema tan delicado, en términos argumentativos resulta francamente deplorable. Y es una puñalada en contra del proyecto de la “franja amarilla” que has alentado. Como algunos de tus amigos ya lo hicieron, debí leer más de tres veces tu texto publicado en El Espectador. Al principio pensé que se trataba de una impostura. Pero, no lo ha sido.
 No hay en tu lamentable argumentación, encaminada a justificarte, una sola mención a la ética de los medios en la política. Esto me deja arrasado. ¿Tú has entrado a formar  parte de ese medio país uribista para el que todo vale? ¿Has decidido cerrar los ojos para observar con aterrador desdén el tema ético?  
 Conozco tu vieja rabia contra la élite bogotana excluyente, que mira con desdén y que se cree designada por Dios para gobernar este país. Responsable de todos los males de nuestros últimos cien años, según dices. Y supones que, ante esto, la llegada del Zorro al palacio de los presidentes, significa una especie de “recambio y relevo” de esa élite. Sin embargo, te pregunto, si la clase política de la costa atlántica, que negocia con el agua de los barrios populares a cambio de votos, hace parte de la élite bogotana. O si los 40.000 niños fantasmas estudiantes de Buenaventura, fueron inventados por la élite bogotana que tanto odias, o que los que se robaron cinco veces el metro de Medellín, eran élite bogotana o los Nule o el nieto de Rojas Pinilla, etc. No, William, vas a tenerte que inventar otro argumento para justificarte. ¿Y, por qué no votas tranquilo, sin justificarte públicamente, si el voto es secreto?
 Esos odios que no puedes ocultar, y que te respeto porque son viscerales y son tuyos, son la base del argumento fracasado y falso que has construido para justificar tu decisión pública, que requería por tus características intelectuales un más convincente “tejido argumentativo”. Esto es lo que me duele: tu deplorable argumentación, en busca de una extraña originalidad. Aunque, también, en busca de una necesaria tranquilidad de conciencia.
 Me llena de estupor verte hundido en el pantano de unas razones insostenibles. Porque, si haces bien la cuenta ¿cuántos presidentes de Colombia en los últimos 100 años han salido de la élite bogotana que odias? La cuenta no te da la razón, William. Te ruego que releas tu documento y pienses seriamente en tus argumentos.  Vota por quien quieras, pero lo vas a hacer impulsado por el odio, como lo dices, y no por los argumentos. Y, en tu caso, uno esperaría que no fuese así.
 Deberías recular a tiempo, William, como ya lo hizo tu candidato el Zorro “menos malo”, que de alguna manera ya traicionó a sus votantes con lo de La Habana, antes de ser elegido en segunda vuelta, si es que lo consigue.  
Tu grandeza, William, y la amistad y el reconocimiento de tus amigos, podrían llevarte a repensar este asunto. Sería lo más noble en un intelectual humilde que atiende razones. Todavía estamos en tiempo. Pero, no para cambiar tu voto, del que eres libre y responsable, sino para ofrecernos una argumentación que te permita salir del pantano en que, sin necesidad, has caído. Que no te cubra la mierda amarilla con que este país suele sepultar a sus mejores mujeres y hombres. Escapa de la mierda amarilla, regresa a la franja amarilla. Tus amigos te esperan. "

Comentarios

  1. William sabe muy bien que los propósitos políticos de Zuluaga y Uribe no son distantes de los intereses de Santos y la "aristocracia" que ha gobernado al país en esos cien años que menciona. Lo que no pareciera diferenciar es que no es lo mismo un aristócrata que por defenderlos está dispuesto a negociar pacíficamente, y por ende a hacer concesiones, que unos peones tratando de defender los privilegios de sus amos a balazos.

    ResponderEliminar
  2. Fernando, gracias por esta misiva cargada de alma y amor. Recoges e interpretas el estupor y desubique en el que quedamos los amigos y lectores de William. Desconocía su inquina sobre la élite bogotana. Sin que tenga que cambiar su voto e inclinación política, que como bien dices no tenía que revelarnos y es respetable aunque dolorosa, confío en que William relee y piensa en tu trascendental reflexión. Gracias!

    ResponderEliminar
  3. Si bien, William puede votar por quien se le de la gana,debería tener en cuenta la responsabilidad que tiene frente a sus lectores.

    ResponderEliminar
  4. Alguna vez leí un documento de William, titulado la utilidad de la Guerra. Una crítica aguda que intuye la ganancia de un estado en Guerra. Tal vez no le entendí o, tal vez William ahora piensa diferente. Tal vez ahora sí ve alguna utilidad de ella, espero que vea una utilidad general y no un bien personal de la guerra, espero que aunque su visión sea equivocada, mane en la creencia de ser un bien común.

    ResponderEliminar
  5. Desconcertante, para decir lo menos, que quizás el hoy mejor y más esclarecido escritor vivo que tiene Colombia se haya descachado de tal manera. Pero todo es posible en esta "dimensión desconocida".

    Es que no es fácil vivir de hacerle el juego a la mafia de la gran industria editorial (una más entre las tantas mafias que conforman nuestra fementida democracia o mafiocracia: círculos de poder económico y político heredado entre sí por sus amigotes, familias, copartidarios y compinches) que suele legitimarse o ganar aprobación e ingresos de para arriba en coyunda con las Academias y los Mass Media y sus cánones y escolásticas, convirtiendo a los verdaderos creadores en auténticos idiotas útiles, atracciones de feria, aprendices mercenarios y amanuenses de ocasión para el lucro delegado o ajeno.

    Por eso mismo, tampoco es comprensible pasársela más de media vida durmiendo con el enemigo y justo allá "en la barriga del monstruo", donde los protocolos de la hipocresía y el qué dirán de las apariencias ha sido el día a día para que los mismos con las mismas, de generación en degeneración, lleven no 100 sino 200 años saqueando este país y aún no se lo acaben de robar por completo. ¡Y cómo será de rica Colombia que hasta quienes se la roban dicen que “pobrecita tanta gente pobre, carajo”! En fin.

    Ojalá esta oportuna y comedida reconvención del escritor y profesor Cruz Kronfly le haga caer en la cuenta a William Ospina que con la inquina y la sed de sangre de la fuerza bruta encarnada en capataces o mayordomos no se juega.

    Anónimo Enésimo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. WILLIAM... Q PENA COMPLETAMENTE DESCONTEXTUALIZADO...ESO DIZQUE ES INTELECTUAL... MADRE MIA EN LO QUE ESTAMOS

      Eliminar
    2. Es una vergüenza la supuesta "Carta pública", porque señala a William Ospina por sus odios, que son legítimos para cualquiera y le imputa una débil argumentación y la carta de marras, tiene una argumentación aún mas débil que el artículo de Ospina. Y termina envuelto en el estiércol "exquisito" de los supuestos intelectuales progresistas, puros y justicieros. Aquellos que critica a Uribe pero justifican el narcotráfico de las FARC, los crímenes de la FARC y del ELN, los que se suponen poseedores de le verdad y sin embargo, estan plantados en el sectarismo, el historicismo y todos los ismos, es decir, en el abismo que tiene en jaque al país desde hace 60 años.

      Eliminar
  6. William, tu puedes ejercer el derecho de votar por quien tu quieras porque eso es la democracia, pero solo recuerda en ese momento que aquel grupo aún no ha rendido cuentas por los 4.212, falsos positivos del anterior gobierno; como mirar a la cara a aquellas madres que perdieron sus hijos en aquel genocidio demencial, como explicar a tantas esposas viudas que nosotros apoyamos a aquellos que comandaban las fuerzas militares responsables de estos hechos, a madres que perdieron sus hijos, a hijos que perdieron sus padres, como mirar a la cara a chicas que tal vez algún día soñaban con vivir al lado del hombre que amaban pero que el mismo estado se los arrebato, como explicarles que esos gobiernos absolutistas al final siempre nos hacen perder la poca esperanza que nos queda. Solo piensalo William.

    ResponderEliminar
  7. A William Ospina, René Higuita y Pambeléhay que pasarles todos sus desenfoques y hacerse el loco con ellos.

    ResponderEliminar
  8. Fernando y lectores de su Blog. Quiero compartirles una entrevista que realicé a William Ospina en marzo pasado pero que hasta hoy publico. Pensamientos y palabras plenos de posibilidades y horizontes. Habitados por el alma misma del poeta hecho humanidad. La encuentran en el siguiente link: http://somossentipensantes.blogspot.com/

    ResponderEliminar
  9. Mmm William me acabas de dar tred bofetadas. . Yo que creía en ti y en tu proyecto de la Franja Amarilla

    ResponderEliminar
  10. ¿Y donde está la franja amarilla?

    ResponderEliminar
  11. Leyendo ... leyendo... y leyendo los comentarios de todos Uds, mas reafirmo por quién votar aunque realmente voto por el menos peor, porque toda esta mermelada de la democracia y de lo sangrones que han resultado nuestros mandatarios que como decía novelista Fernando Cruz se le gangreno el dedo, pero a mi se me esta gangrenando hasta el alma por votar y botar por ejercer nuestro derecho a un mejor vivir para los que están, para los estamos y por los que vienen, ese gran Monstruo "Uribe" que por desgracia y mía culpa vote por él, cometer nuevamente ese error... digo horror jamás, es que no se necesita tener tres dedos de frente para darse cuenta de la clase de bandido que es, que esta moviendo la gran maquinaria sucia para que el Zorro suba, ni tampoco necesito ser Politóloga, Socióloga, ni Economista, ni cosa parecida... simplemente soy una mujer que trabajo independiente que alguna vez quise ser Psicóloga y me dedique en pleno a deleitar paladares y la hermosa labor de mamá que justamente mis hijos que ya son adultos y profesionales les toque a futuro este presente que aún podemos de alguna manera poner en conciencia a la gente culta y a la que no también, al profesional y al que no, a que elija, no vayan a botar su voto por favor y Ud. Sr. William Ospina si tiene un dedo mas en su frente relea su escrito aún esta a tiempo ... Amén.

    ResponderEliminar
  12. Sr. Fernando volvimos a la època de la inquisiciòn? donde los tribunales juzgaban y castigaban a las personas por pensar y actuar diferente?. Quienes somos para juzgar? unos simples seres humanos cambiantes no estàticos, afortunadamente libres en èste paìs para decidir por lo que creemos o pensamos. Santos dijo sòlo los imbèciles no cambian èl y Petro son la mejor muestra, entonces por que? tanto alboroto. Dejo constancia no tengo filiaciòn con ningùn grupo polìtico pero detesto que coloquen a las personas en la picota pùblica como si fueran criminales, que derecho tenemos?.

    ResponderEliminar
  13. Si bien es cierto que la producción literaria y periodística del maestro William Ospina ha marcado un ítem trascendental para la cultura de nuestro país; en este caso es indispensable presentar mi oposición a su postura política y a su discurso ideológico enfatizado en defender los supuestos postulados benefactores de la derecha colombiana. Zuluaga y Uribe no son candidatos de la paz ni de la democracia, son representantes de una oligarquía arolladora y centrada en principios neoliberales.

    ResponderEliminar
  14. Solo quiero agregar a lo ya dicho, que el texto fe W Ospina. No deja de reflejar cierta ingenuidad, ya que si bien gana Zuluaga, esa clase elitista no dejara de tener su cuota de poder, el que hará efectivo a fue conveniencia. Esperara, además su turno para retomar el poder, y en estos años preparará la maquinaria que se lo garantice Esto indica que debemos seguir consolidando la nueva izquierda para que el país tenga una oportunidad diferente. Y esto implica no dejar acentar la derecha, que de llegar al poder buscara eliminar los promotores de la izquierda, bajo el discurso de paz sin impunidad ni tregua al terrorismo, y aquieta los muertos pueden ser muchos y esto eso un general ético evitarlo.

    ResponderEliminar
  15. Lo que les puedo decir como venezolana es que deberian tener mucho miedo porque si dejan que las FARC tenga estatus de beligerancia les puede pasar como a nosostros, que los delincuentes tomen el poder en Colombia y reformen todas las leyes de modo que se puedan quedar gobernandopara siempre. El que visita venezuela puede ver com o esta destruida. Mas del 50% de la poblacion es buhonera. Ustedes son inocentes como lo fuimos nosotros cuando votamos por Chavez. Como queriamos salir de los gob. anteriores nos cegamos y nunca vimos que podia venir algo incluso peor!!! Yo si fuera colombiana no votaria por Santos ni loca porque se que lo que les viene va a ser candela. Santos va a permitir que las FARC quede impune y va a dejar que se puedan postular a elecciones y ya veran que con su discurso de inclusion enganan a la mayoria. uando toman el poder no lo sueltan mas nunca porque ademas el narcotrafico pasa a ser parte del gobierno.... me da lastima con ustedes porque ni se imaginan que va a pasar si las FARC toma el poder. Nosotros dejamos que Chavez y ahora Maduro lo tomara y los narcos y criminales son los que tienen los altos cargos..... Suerte...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. William, has dado en el clavo en cuanto los LECHUGUINOS son los autores intelectuales de esta podredumbre.

      Eliminar
  16. los invito a ver el documental INPUNITY
    http://www.youtube.com/watch?v=nYNryHyeF7M

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

RevistaCorónica se reserva el buen gusto de retirar del foro los mensajes que sean ofensivos

RECOMENDADO

Cien flores amarillas para Gabo (II)

Segunda entrega del homenaje de Revista Corónica a la vida y obra del fabulista de Macondo.

***
Daniel Ángel*
La obra de Gabriel García Márquez representa mi juventud: pasión, poesía, rupturas y la imagen de su mostacho. Y recuerdo la primera lectura que hice de Cien años de soledad arrojado en el silencio de un pasillo interminable del colegio de curas donde estudié y en las escalinatas de la Catedral primada de Bogotá hasta que me atrapaba la noche, y la lectura de El amor en los tiempos del cólera, regalo de mi madre para una navidad, que devoré de un solo zarpazo un 24 de diciembre de hace muchos años, y los cuentos de Ojos de perro azul y de la Triste historia de la cándida Eréndira en la dulce voz de mi profesora de noveno de bachillerato. Sin embargo, fue El otoño del patriarca el libro que me enamoró de su obra, tendría catorce años y al leerlo lo cantaba hasta quedarme sin aliento mientras soñaba con aquel palacio destruido y con las centellas y mundos inexplorados que el dic…

Cien flores amarillas para Gabo (I)

Revista Corónica invitó a un grupo de amigos a decir cuál de los libros del Nobel colombiano ocupa la cúspide de sus afectos. Esta es la primera entrega de dicho homenaje múltiple a García Marquéz.

***
Dulce María Ramos*
En realidad no tengo un libro favorito de Gabriel García Márquez, pero sí le profeso un cariño especial a tres obras que marcaron, de alguna manera, mi vida académica y  profesional entre  la literatura y el periodismo. El primero fue Relato de un náufrago, me lo mandaron a leer cuando estaba en el colegio, tendría doce años, en esa época no había biblioteca en mi casa y mucho menos libros, así que lo releí muchas veces, tanto que podía recitarlo de memoria.  Años después, cuando di clases junto a mis alumnos me volví a encontrar con Luis Alejandro Velasco. Ya en mis años universitarios en la escuela de Letras,  me topé con Pablo Escobar en la historia de Noticia de un secuestro, una de las lecturas obligatorias de un seminario sobre periodismo que daba el profesor Ít…

El ojo experto de Andrés Mauricio Muñoz

Javier Zamudio*

“The idea is to turn flesh and blood into literary caracters and literary caracters into flesh and blood” Philip Roth

Los que le han seguido la pista a Andrés Mauricio Muñoz, saben que leerlo resulta en una experiencia perturbadora. Esto se debe a su capacidad de crear personajes entrañables, seres que conocemos de toda la vida y llegan a ser tan tangibles que, en medio de la lectura, nos convertimos en cómplices de sus vidas: disfrutamos sus alegrías y sufrimos sus tragedias. El autor payanés consigue, parafraseando a Philip Roth, convertir carne y sangre en personajes literarios y transformar a los personajes en carne y sangre. En otras palabras, concentra las pulsiones del mundo en sus personajes, mientras sus personajes son núcleos de esa pulsión universal.
Su más reciente libro, El último donjuán, publicado por la editorial Seix Barral en el año 2016, es un bello ejemplo de esto. La novela, construida sobre un entramado de pulsiones humanas, nos cuenta diferentes his…

TALLERES DE ESCRITURA 2017 EN ARMENIA

SALA DE LECTURA ANTONIO VALENCIA GOBERNACIÓN DEL QUINDÍO




La Secretaría de Cultura y la Red de bibliotecas departamental del Quindío de la Gobernación del Quindío, convoca a escritores, estudiantes, docentes, periodistas y demás personas interesadas en la creación literaria, de 16 años en adelante, a participar en los Talleres de Escritura 2017, que se realizarán de julio a noviembre en diferentes ciclos. Serán 3 talleres, cada uno de ocho sesiones presenciales, todos gratuitos. Bajo el Plan Departamental de Lectura y Escritura, estos talleres buscan estimular la producción literaria de nuevos autores, transmitir instrumentos teóricos y prácticos para el desarrollo de procesos de escritura creativa, y explorar las claves de la escritura mediante lecturas, ejercicios de taller y confrontación con lectores calificados. Los talleres se realizarán en diferentes ciclos: 1.Taller de Novela: Inscripciones: 20 de junio al 4 de julio a través del correo: redbibliotecaspublicasquindio@gmail.co…

¿SIEMPRE SUENA QUEEN?

Vanessa Marulanda Cardona

I’m just a poor boy, I need no shympathy, because I’m easy come, easy go…[1]dice uno de los fragmentos de Bohemian rhapsody, la canción de Queen, que podría ser una descripción, entre muchas otras, de los protagonistas de la novela de Carlos Pardo Viña que lleva el mismo nombre que la confesión criminal escrita por Freddy Mercury en 1975.
Carlos Pardo Viña nace en 1970 algunos años después que Mercury, de allí que Queen, en la cima de su producción para el momento, sea la banda sonora de su elección en su segunda novela y posiblemente de su juventud, pero es solo especulación, lo que sí se puede afirmar es que nació en Ibagué, Tolima y que lleva sobre sí un cúmulo generacional de letras, libros y amor por la literatura. Escritor, dice. Periodista, dice, y luego una retahíla de nombres y libros y revistas e historias… (2015: 21)
Por su parte, la novela publicada en 2015 por Pijao Editores y Caza de libros y que recibe este año el Premio internacional de literatu…

Anotaciones sobre Juego de memoria, novela de Humberto Ballesteros

Juego de memoria, Humberto Ballesteros, Tusquets editores, colección andanzas (193 páginas)
Andrés Mauricio Muñoz*
En lo personal siempre me ha seducido el tema de la memoria, de los recuerdos con sus asperezas, arbitrariedades y aquellos intersticios en los cuales podemos extraviarnos por completo. Hace poco leí en una novela, de la que hablaré en otra reseña, sobre la idea según la cual nunca podremos recordar los hechos en su versión original, sino que cada vez que accedemos a un recuerdo lo hacemos a través de su última versión, aquella que recreamos en nuestra más reciente inmersión al suceso, lo cual propicia todo tipo de deformaciones que con el paso del tiempo reconocemos como si fueran genuinas. De tal manera que nuestra memoria, y esto lo he comprendido mucho más a raíz de la lectura de la novela de Ballesteros, obedece a una dinámica cuya lógica se nos escapa, a un proceso paulatino de construcción y deconstruccion mientras se transita entre la bruma, aferrados con devoción y…

Poemas inéditos de Flóbert Zapata*

Del trabajo literario de los poetas colombianos nacidos en los años cincuenta, el del caldense Flóbert Zapata es uno de los más sólidos e interesantes. Acá, a modo de ejemplo, unos poemas inéditos de su libro Anfiteatro azul.
DE HOMBRES CANSADOS Sólo háblanos vida esta noche de hombres cansados. De aquellos que tanto murieron y están esperando. Plebeyos que mascan sin ansia la flor del cadalso. Visiones que imitan con huesos la estela de un barco. Sólo háblanos vida de noches en cuerpos humanos. Sólo háblanos vida esta noche
de cómo nos has engañado.
** SILENCIO EN TRAJE DE NOCHE Callaba porque quería seguir soñando y viviendo. Hoy, tarde, voy descubriendo

Un zoológico de dolores

Liliana Guzmán Z
Los parques de Bogotá, que son pocos y generalmente apestan a popó de perro y marihuana, constituyen el lugar en el que muchos niños de apartamento salen de su eterno secuestro por la lluvia, el frío y la falta de tiempo, para jugar algunas horas. Siempre llama mi atención la personalidad de los niños y cuidadores que pasan tardes enteras entre esos pequeños recortes de pasto sucio y juegos metálicos: madres o padres escapados de la oficina que empujan a sus hijos en un columpio, aprovechando el último rayo de sol de una tarde helada; empleadas domésticas que hablan por celular mientras los niños se descuelgan de los pasamanos a peligrosas alturas; abuelos o tíos inmutables, agotados con el simple hecho de ver correr a niños en desesperados círculos. He especulado tardes enteras sobre el contenido de las mentes de unos y otros, y ahora Gloria Susana Esquivel me dio la oportunidad de asomarme al pozo profundo de esa materia oscura de la que están henchidos los berrinche…

El visitante, de Andrés Elías Flórez Brum

John Jairo Zuluaga*
Andrés Elías Flórez Brum, El visitante, Bogotá, Caza de Libros-Pijao Editores, 2008. 76 P.

Un lector silvestre que recorra las páginas de la novela corta: El visitante puede encontrarse con una historia del montón. Una de tantas, en las que se ven inmersas, a menudo, personas de cualquier pueblo del trópico colombiano.
En cambio, un lector avisado encontrará en esa misma obra un refinamiento técnico que vale la pena mostrar.
La obra sigue la tradición de novelas construidas con marco de composición, tal como lo evidencian Las mil y una noches, El Decamerón y, en el caso colombiano, La vorágine, de José Eustasio Rivera. El marco de composición: “Se construye a la manera de un formato previo e independiente, que antecede y da paso a la historia central, y luego lo cierra. Ese formato introductorio que luego cierra al final, se parece al marco de un cuadro de pintura, porque desde afuera rodea la historia central”. (Isaías Peña, El universo de la creación narrativa). 
En …

La muerte sabe a “Umami”

Liliana Guzmán Z
En la cultura occidental la muerte ha sido desprovista de su riqueza. En Oriente, por ejemplo, es una celebración, el cambio de una vida a otra como quien cambia de disfraz, o incluso la preciosa posibilidad de alcanzar la iluminación. Aquí, entre nosotros, “ciudadanos del mundo”, obsesionados con valores pasajeros y frívolos como la juventud, el éxito y la belleza, la muerte tiene un solo tono, una sola emoción, y tiene también el sabor único de la tragedia. Sin embargo, la escritora mexicana Laia Jufresa logra renombrarla en tonos emotivos que van desde el humor hasta el tormento, y en sabores que no se limitan a los que comúnmente identificamos, sino que echa mano de uno nuevo, cuyo nombre titula su primera novela: “Umami”.
“Umami” cuenta el transcurso de la vida de los habitantes de una vivienda multifamiliar en Ciudad de México, antes y después de enfrentar dos muertes casi sucesivas. La primera, la innombrable, es la de Luz, una nilaz lectura.  msa la impresies l…