Ir al contenido principal

Carlos Castillo Quintero, el hombre detrás de su pluma








Foto y texto: Jesús Daniel Ovallos


El escritor, que acaba de presentar su más reciente obra en la Feria Internacional del Libro de Bogotá, formará por segundo año consecutivo a los miembros del proyecto de Escuela Juvenil de Escritores, en Ocaña, Norte de Santander.


Carlos Castillo Quintero nació en Miraflores, Boyacá, en 1966. A la fecha ha publicado una extensa obra que abarca narrativa y poesía, muy fructífera en cuanto a premios y reconocimientos. Sus libros están llenos de píldoras de cultura pop, con ambientes kafkianos y personajes que parecen predestinados a la fatalidad, inmersos en la melancolía y la autorreflexión. Gente rara en el balcón, su última novela publicada, transporta al lector a lugares cotidianos que han sido transformados en ambientes lúgubres por su maestría lírica y enriquecidos por  referencias musicales y cinematográficas.

Vida temprana y desgracias afortunadas


Su infancia estuvo enmarcada en un contexto poético. Vivía con sus padres en una antigua casona de arquitectura colonial, sin luz eléctrica, de cinco niveles, desde cuyas ventanas se podía apreciar el Cementerio local. El padre de Carlos había tomado en arriendo esa casa en la que había habitaciones clausuradas (no incluidas en el contrato) que le daban un aura de misterio. El dueño de la vivienda falleció y ellos vivieron allí por más de quince años, hasta que apareció un heredero. En el pueblo se decía que esa casona estaba “embrujada”, hasta el punto de que ninguno de sus amigos quería visitarlo por los rumores de que allá las puertas se abrían solas, los niños aparecían con marcas negras en sus brazos, las escaleras chirriaban sin motivo alguno, se veían luces raras a medianoche... Para Carlos todo eso era normal, pensaba incluso que aquellas situaciones extrañas eran propias de cualquier hogar. Que el mundo era así. Este ambiente se abonaba cada noche con las historias de terror que su madre les narraba: El toro de Miralindo, El guando, La ciudad sumergida en la Laguna del Morro..., alumbrando las palabras con una vela. Todo aquello generó en el niño que después sería escritor una habituación a lo fantástico, elemento vital en sus obras.

Para comprender la vocación de escritor de Castillo Quintero, es necesario remontarse a su infancia. Hijo de un bicicletero de la antigua Provincia del Lengupá, pasó su niñez rodeado de bicicletas, viendo a su padre y a su hermano mayor competir en carreras locales. Era cuestión de tiempo para que se sintiera animado a recorrer los caminos en un caballito de acero. Disciplinado, se levantaba a las 4:00 de la mañana para entrenar tres horas diarias en un circuito improvisado en las calles de su pueblo natal. Puede decirse que su afición al ciclismo, y la fatalidad, fueron determinantes en su carrera como escritor. En un entrenamiento, sufrió un grave accidente por el cual terminó con una piedra incrustada en su rodilla; esa herida causó que se derramara el líquido sinovial durante casi una hora. Esta lesión, a los trece años, le impidió mover su pierna izquierda durante ocho meses, tiempo en el que no pudo ir al colegio, ni mucho menos practicar deportes. Su escapatoria a la inactividad fue la lectura, hasta el punto de agotar la literatura disponible en su natal Miraflores. No le bastaron los libros que había en su casa, sino que tomó prestados los de las casas de sus amigos, los de la Biblioteca María Morales, y los demás que pudo conseguir, sin distinguir entre cuentos de hadas, novelas de Eduardo Caballero Calderón, La metamorfosis de Kafka, novelas de Agatha Christie, cuentos de Tintín, la colección completa del Tesoro de la Juventud, etc. Cuando le sanó la rodilla Carlos ya se había convertido en un muchacho retraído, tímido, que vivía en un mundo de ficción.

Movido por su afán intelectual, tomó la decisión de abandonar su pueblo natal para buscar una mejor educación en la ciudad de Tunja. Se puede decir que la ayuda que recibió de sus padres en esa nueva empresa se limitó a una recomendación de su papá a un paisano para que le diera un trabajo. Así se convirtió en uno de los cobradores del peaje en la Terminal de Transportes de Tunja. El otro era Luis Ernesto Araque, con quien aún hoy son amigos, y quien por entonces tenía una novia a la que le escribía poemas. Carlos, en una temprana vocación de corrector de estilo, se encargaba de revisar y mejorar esos textos. A partir de ese ejercicio, que durante algunos meses se convirtió en rutina diaria, se demostró a sí mismo que era capaz de hacer poesía de calidad. Puede decirse que es allí, a los diecisiete años, cuando Carlos Castillo Quintero inicia su fructífera carrera literaria, llena de reconocimientos tanto en la poesía como en la prosa.


La madurez literaria

Durante su etapa universitaria, influenciado por los movimientos estudiantiles de tendencia izquierdista de la época, intentó hacer poesía con temática social. En ese entonces conoció a Víctor López Rache, un reconocido poeta del entorno universitario quien vivía en las residencias estudiantiles de la Universidad Pedagógica y Tecnológica de Colombia. Carlos le enseñó algunos de sus escritos a lo que Víctor respondió prestándole un ejemplar de “Poeta en Nueva York” libro de Federico García Lorca: “Si usted quiere hacer poesía con sentido social, léase primero esto y luego hablamos de su trabajo” le dijo. Esta obra de Lorca representa un cambio definitivo en la carrera de Carlos, siendo Federico García Lorca una de sus grandes influencias en esta primera etapa. A partir de “Poeta en Nueva York”, comienza a hacer una poesía auténtica, alejada de pretensiones sociales o políticas,  centrada en la calidad literaria.

En su periplo como escritor, ha sido ganador de diversos galardones, entre los que se destacan: Premio de Novela del Consejo Editorial de Autores Boyacenses CEAB (2015), Premio Bienal de Novela Corta de la Universidad Javeriana (2012) y, en dos ocasiones (2011 y 2012), el Premio Nacional de Cuento del Ministerio de Cultura, dirigido a los directores de la Red de escritura creativa “Relata”; en el campo de la poesía ha recibido reconocimientos como el Premio Libro de Poemas del CEAB (2007) y el Premio Nacional de Poesía Universidad Metropolitana de Barranquilla (2002). 

Comentarios

RECOMENDADO

Novela histórica a ritmo de acordeón

(Óscar Perdomo G)
Jaime Andrés Rivera Murillo

La canción de Rafael Escalona, famosa por la interpretación de Carlos Vives en la década de los noventa, reza: “Allá en la Guajira arriba, donde nace el contrabando, el Almirante Padilla llegó a Puerto López y lo dejó arruinado”. Escalona se refiere a la fragata de la Armada Nacional, que en los años cincuenta se convirtió en el terror de los contrabandistas en el Caribe colombiano, y que además participó en la infame Guerra de Corea. Esta anécdota que surge de la letra de la canción, da material al escritor colombiano Óscar Perdomo Gamboa (Ibagué, 1974) para componer una ambiciosa novela, que juega a tres bandas, cual si fuera un brillante jugador de billar. Pero vamos por partes.
Perdomo divide la novela en tres historias, bastante diferenciables entre sí. La primera es el ascenso y posterior caída en desgracia del prócer José Prudencio Padilla López, quien se conve…

Hilar insectos

Con esta nota, Revista Corónica principia una serie de reseñas sobre novedades editoriales y eventos de la Feria Internacional del Libro de Bogotá que comenzó ayer.




Liliana Guzmán
Para los lectores que transitamos la Feria del Libro entre estantes atiborrados de sagas distópicas y libros sin cocción, el “Cuaderno de Entomología” de Humberto Ballesteros Caspasso es, sin duda, un gran descubrimiento. Este libro, una apuesta acertada de la Editorial Animal Extinto, está compuesto por diez cuentos bellamente ilustrados por la artista Ana María Velásquez, que reafirman la indiscutible trayectoria como escritor del bogotano.
Cada cuento, juiciosamente escrito, está compuesto por imágenes fabricadas con precisión a través de un lenguaje sobrio, sin florituras ni exageraciones. Las imágenes de sus relatos son tan sutiles como cada insecto escogido para conformar esta “entomología”. Los cuentos son inquietantes y logran poner al lector en una posición incómoda al leer. Causan una ligera rasquiña…

Muchas Chicas Muertas

Hugo Aparicio Reyes
Dispuesto a redactar esta reseña, registro hechos casuales, coincidentes con su sentido y contenido. Primero, recibo la grata visita de una amiga a su regreso de la visita a familiares residentes en una región del altiplano central. Ella conoce mi gusto por relatos de viajes, y yo sé de su capacidad como observadora. Durante el diálogo, entre notas acerca del ambiente comarcal del lugar, de sus tradiciones, usos y costumbres, sin razón conectora con el tema, Graciela suelta una de sus agudezas: …Todo muy bien, la gente cordial, amable, trabajadora, sobre todo las mujeres…  además de su obligación doméstica en el pueblo, deben realizar labores del campo en fincas familiares: ordeño del ganado desde antes del alba, pequeños cultivos, aunque el manejo de los ingresos y las decisiones mayores son potestad de los hombres. Ellos se portan como patrones, llegan y salen a su antojo, se embriagan con frecuencia, y cuando les da la gana la emprenden contra ellas, las golpean.…

El visitante, de Andrés Elías Flórez Brum

John Jairo Zuluaga*
Andrés Elías Flórez Brum, El visitante, Bogotá, Caza de Libros-Pijao Editores, 2008. 76 P.

Un lector silvestre que recorra las páginas de la novela corta: El visitante puede encontrarse con una historia del montón. Una de tantas, en las que se ven inmersas, a menudo, personas de cualquier pueblo del trópico colombiano.
En cambio, un lector avisado encontrará en esa misma obra un refinamiento técnico que vale la pena mostrar.
La obra sigue la tradición de novelas construidas con marco de composición, tal como lo evidencian Las mil y una noches, El Decamerón y, en el caso colombiano, La vorágine, de José Eustasio Rivera. El marco de composición: “Se construye a la manera de un formato previo e independiente, que antecede y da paso a la historia central, y luego lo cierra. Ese formato introductorio que luego cierra al final, se parece al marco de un cuadro de pintura, porque desde afuera rodea la historia central”. (Isaías Peña, El universo de la creación narrativa). 
En …

La mirada fragmentada

Juliana Gómez Nieto
La sed del ojo es una novela histórica que reconstruye el auge de la fotografía erótica y pornográfica en el París de mitad del siglo diecinueve. Pablo Montoya narra la detención del fotógrafo Auguste Belloc, a quien le fueron incautadas en su estudio más de cuatro mil imágenes obscenas, y este hecho es el detonante de la trama. Fotografías que circulan clandestinamente por los despachos de hombres que disfrutan sus contenidos de forma privada pero que públicamente repudian por atentar contra  la moral burguesa.
Valiéndose de tres personajes –todos voyeristas– Montoya construye un relato, siempre desde un punto de vista masculino, en el que el fotógrafo Belloc, el detective Maledeine y el médico Chaussende, a pesar de sus miradas casi antagónicas, están emparentados por su sed de atrapar –como consumidores, o como productores de las imágenes- eso fugitivo donde se oculta la belleza, y cuyo símbolo es el cuerpo femenino; mejor dicho, su imagen fragmentada por el reco…

Hay un poema… (Fragmento)

Omar García Ramírez*
2
Encontraron un poema agonizando entre las líneas negras y los espacios blanco-hueso de papel de un periódico… Encontraron un poema en la última página: crónica de crímenes y elecciones. La crónica roja parecía tomar cierto brillo al lado de las caras de los maleantes de turno. El poema se derrumbaba sobre un charco de tinta                                                             /y agitaba sus brazos como dos metáforas lisiadas. Encontraron un poema pequeño: no alcanzaba a ser incluido en la antología de un funcionario de la academia. Se le debería llamar una larva de poema; un abortado en la calle de la lírica. Encontraron un poema envuelto entre los periódicos del día anterior. Estaba podrido ––ya se sabe, los poemas a veces, cuando no alcanzan a balbucear, perecen rápido;  es de anotar, que su olor es como de gorrión ligero––Un pájaro dando su frágil cuerpo a los gusanos de los anuncios publicitarios. Encontraron un poema. Una muchacha que pasaba por allí lo escuchó…

Festival Internacional de Poesía de Bogotá

Llega el 25 Festival Internacional de Poesía de Bogotá certamen apoyado por el Ministerio de Cultura y del Instituto Distrital de las Artes- IDARTES.


Eventos previos a la inauguración del certamen:

Lanzamiento de la Revista Ulrika No.58
2017-04-27 /6:30 p.m.
Sala Filbo C
»Presentación del 25 Festival Internacional de Poesía de Bogotá.
»Entrega al público del número 58 de Ulrika, el afiche y los plegables de programación.

Lectura de poemas
2017-05-03 /2:00 p.m.
»Universidad Jorge Tadeo Lozano
Maruja Vieira (Colombia), Liv Lundberg (Noruega) y José Ramón Ripoll (España)
2017-05-03 /4:00 p.m.
»Universidad Santo Tomás (Sede Aquinate)
Jotamario Arbeláez (Colombia), Iván Oñate (Ecuador) y Enrique Sánchez Hernani (Perú)

Lectura de poemas y conversatorio
2017-05-04 /2:30 p.m.
»Centro Educativo y Cultural Reyes Católicos
Liv Lundberg (Noruega), José Ramón Ripoll (España)

El 4 de mayo será la inauguración oficial en el marco de la Feria del Libro de Bogotá 2017 acompañada de lecturas de poetas …

Dos libros, una canción

Juan Felipe Gómez  Al final del décimo Congreso Nacional de Lectura, en mayo de 2011, ocurrió algo que los asistentes no esperábamos: después de la conferencia Erase una vez, del escritor argentino Alberto Manguel, unos señores de ruana y sombrero con instrumentos de cuerda se subieron al escenario del auditorio José Asunción Silva en Corferias para ofrecer un recital de clausura. Pronto supimos que se trataba de Jorge Velosa y los Carrangueros de Ráquira, y entre el desconcierto de algunos y el entusiasmo de otros nos dimos a disfrutar de la presentación que, aunque corta, nos puso en contacto, a la mayoría por primera vez, con el singular sonido de la carranga en vivo. Al recordar que aquel congreso tuvo como eje Los leguajes de la infancia, crecer entre relatos y juegos, pienso que no pudo haber un invitado más pertinente que Jorge Velosa para cerrar las jornadas académicas poniendo a los invitados (bibliotecarios, promotores de lectura, profesores y lectores de todo el país) a baila…

Tres poemas inéditos

Lilián Zulima González



DIARIO DE UNA CORTESANA
Avecesmegusta,comocuandolleganconlaropareciénplanchada,ymedicenquemeparezcoasumadre. Tambiénmegustacuandolohacendespacio,meditando,comosimefueranapediralotrodíaquelosacompañeaunpaseoporelcampo. Ocuandonohacenruido,comositemieranromperelhechizo. Megustacuandoindaganmis pretensiones ypuedodecirunamentira. Y cuando dicen que me quieren y yo les digo que los quiero y me dejan unas llaves inútiles en el cenicero.
Me gusta cuando traen una pizza, optan por la luz prendida y, al preguntar por mi nombre,  respondo con una taza de café negro.
Y me gusta,  sobretodo, cuando hace frío afuera. Entonces ellos, con sus abrigos ensopados, golpean presurosos me abrazan con sutil afecto

Carta abierta a William Ospina, Por Fernando Cruz Kronfly

Carta abierta del novelista Fernando Cruz Kronfly al novelista William Ospina tras la columna publicada en el diario El Espectador ("De dos males"), en la que el ensayista manifiesta públicamente su voto a favor de la extrema derecha, entre las dos derechas que disputan la presidencia de Colombia. Aquí la columna de Ospina.
Revista Corónica reproduce a continuación la carta abierta del escritorFernando Cruz Kronfly:

"Cali, Junio 2, 2014
 Querido William:

Tú sabes la amistad y el afecto que nos une. Eso está claro y nada de esto se afectará. Pero, la publicidad de tu documento me obliga a hablarte en público. Entonces, debo decirte que tu decisión de preferir al Zorro sobre el Santo me ha llenado de estupor. No necesitabas explicarla de una manera tan aterradora. Lo de menos es tu voto anunciado, del que eres libre y soberano. Se trata de una decisión que, por supuesto, no comparto pero que respeto. Así es como suele decirse, con educación? Pero, lo que me llena de estupo…