22.1.17

Poemas de Elmer Calderón Jaramillo





LA MAESTRA

La maestra informa...
que el niño por fin atiende más a las lecciones
que al aleteo incierto de los pájaros en el abrevadero;
que ya no salta los barrancos y las tapias
ni corretea mariposas en el patio.
La maestra informa…
que ya no se asoma a las ventanas,
que empieza a seguir las normas de la escuela,
que ya no se distrae con el canto de las aves
ni corre al encuentro del aguacero.
La maestra informa…
que si acaso volviera a sus andanzas
ya vendrá la orientadora;
ya está listo el plan de mejoramiento;
que pronto entenderá el sacrificio
y la importancia de la escuela.
La maestra informa…

EL SOL TIENE UNA MEJOR APUESTA

Cierro el libro,
el sol tiene una mejor apuesta.
Apago la radio,
el viento tiene una mejor canción.
Cierro mis oídos al sermón,
un baile de estrellas
me regalan una mayor enseñanza,
la vida tiene un mejor abrazo.
Cambio el papel por las hojas de la espesura,
tus bellas rejas por una caricia de viento.
Doy la espalda a los espejos,
me basta el reflejo del sol en los estanques.
A la seguridad de tus templos,
prefiero el peligro de la vida.

COMO VIEJOS VELEROS

Como ya lo sabes,
vamos marchando al naufragio
como viejos veleros
destinados al infortunio.
Pero entre tanto,
déjame beber este sorbo de primavera,
este ir y venir de vientos sin rumbo,
este brillo de sol jugando con tus ojos.
Dame la belleza de tu ser,
qué importa el naufragio
si tengo el perfume de tu existencia
y el  aliento de la vida que fluye .
Bien sabes que este abrazo no es para siempre
y que a esta risa le sucederá el llanto.
Como esta flor, bandera al viento
en el crepitar de la mañana,
será solo cenizas en la noche.
No te quedes en los sucesos,
solo hay esta leve brisa.
Llénate con la magia de esta luna
y olvídate del naufragio.

Elegía para ella

Ayer eras una cordillera infinita,
unos musgos negros y erizados de frío,
una campesina haciendo canastos;
unas manos germinales desgranadas de sol,
o una garza descansando en un potrero.

Ayer ibas en mi morral entre palmas de cera,
relucías conmigo bajo el sol de enero,
mientras caía la tarde polvorienta
desde un silencio glacial, en las alturas.

Ayer estabas entre mis manos 
mientras caminaba entre unos pinos,
eras una mariposa cenicienta sobre un tronco,
y llenabas el camino breve hasta mi casa.

Ayer quise traerte hacia mis rejas 
y te quedaste enredada en las breñas del follaje.
Pero andarás por ahí y eso me basta.
Que cerca siento tu alegría de canciones.

Elmer Calderón Jaramillo. 1962, Valle del Cauca Licenciado en biología y química en 1986. Especialista en educación ambiental de la universidad El Bosque. Docente de la institución educativa El Caimo. Ganador del III Concurso Regional de Poesía en Tiempos de Penuria.


1 comentarios:

  1. Tuve el privilegio de conocer a Elmer Calderón Jaramillo en un evento en Manizales, creo que en 2013; me encantó lo que le escuché y desde luego lo que le leí después. En mi novela "Otoños de Otras Épocas" en el capitulo 4, de la tercera parte puse como epigrafé una cita del que considero su más hermos y mejor logrado poema llamado "Quien Sino La Montaña". Que bueno leerlo ahora, ¡Felicitaciones!

    ResponderEliminar

RevistaCorónica se reserva el buen gusto de retirar del foro los mensajes que sean ofensivos