Ir al contenido principal

Bogotá lee


Tomado de: El Espectador.

La lluvia tenue incómoda no dejaba caminar rápido y con agilidad entre las miles de personas que transitaban por las calles del centro de Bogotá. El parque Santander ya disponible para el público después de varios meses de estar en obras, es ahora, la pista de los skatersboard que intentan deslizarse por los bordes de una fuente que aún no está en funcionamiento. Los saltos con la tabla desde tres, cuatro y cinco escalones, resuenan con fuerza entre tanto ruido de estas calles desbordadas de personas que caminan, hablan, fuman, venden y bailan al son de una música navideña que siempre trae recuerdos de un pasado mejor.

Por la avenida quinta, ya veía a personas caminando con sus bolsas del Fondo de Cultura Económica, ya había pasado una hora y media desde que empezó la feria del libro en el Centro Cultural García Márquez ubicado en pleno corazón de la ciudad. Los carros que pasan lento por la avenida, las familias que toman jugo, devoran paletas, consumen comida de paquete; los niños que andan sueltos de la mano de las madres que se entretienen viendo las joyas en las vitrinas protegidas con el mejor blindaje que se pueda conseguir en la ciudad. Las cuadras de las joyas, esmeraldas y rubís, el mundo ideal de las mujeres amantes de estas piedras preciosas. Yo sigo mi camino directo a la librería, esquivando gentes que de un momento a otro, se detienen para contestar una llamada, para amarrarse los zapatos o sencillamente, para ubicarse, ¡qué incómodo!

La policía está en las esquinas, algunos uniformados miran el celular, comen algo práctico para pasar el día y otros, juegan con la cinta de prohibido el paso. En el centro Cultural G.G.M se encuentra la librería Fondo de Cultura Económica y es donde cada año, se hace la feria del libro con descuentos, autores conocidos recomendando libros, recomendando sus libros, gente de todas las edades que caminan y pasan el tiempo esperando los precios que van variando dependiendo de la hora. Esta actividad que inició a las cuatro de la tarde, terminó a la media noche, cuando Bogotá ya cambió su cara, cuando los ciudadanos después de salir de la librería, reciban el primer viento de media noche, quedarán contagiados de esa Bogotá misterio que nace siempre después de las siete de la noche.

Desde la entrada de la librería, varias mesas estaban abarrotadas de libros de todas las áreas, todos con el veinte por ciento de descuento, la gente se movía de un lado a otro, tomaban un libro, miraban la contraportada, leen con detenimiento, algunos dejan el libro en el mismo lugar, otros lo carga y suman libros, las manos ya no aguantan, deben dejar algunos por ahí y seguir viendo, no se sabe cuándo se encuentran una reliquia que vale la pena comprar.  Miré pero sin mucha atención los libros, literatura juvenil y libros de superación, cosas sin sentido. A un costado de la caja, cuatro mujeres empacan libros en papel regalo, se acerca navidad y no hay mejor regalo que un libro envuelto, con ese aroma a nuevo, a descuento, a Fondo de Cultura Económica.

Desde el umbral me golpeó una oleada de calor, la libraría estaba llena y las filas para pagar eran interminables. Entré con cautela pero mi corazón palpitaba a mil, mis manos temblaban y no podía controlar una ansiedad por querer tenerlo todo, por cogerlo todo, por leer y comprar todo. Caminé de un lado a otro, entre literatura universal, novedades, literatura hispana, colombiana, filosofía, antropología, comunicación y hasta los libros de cocina. Anduve despacio, meditando los movimientos, mirando la gente que cargaba más de diez libros y sus manos no daban abasto, tomaban y dejaban libros por ahí, un espacio para los niños, libros infantiles y las filas para cancelar aumentaban.

Saqué mi lista de libros y empecé a buscarlos con calma, no encontraba nada y más de tres veces me acerqué a una empleada de la tienda que muy amable, me guió por todos los libros que solicitaba. Después de cargar algunos libros en mis manos, mis brazos ya cansados me obligaron a dejar los libros por algunos minutos en las mesas de recomendaciones sobre cualquier cosa. Cambie de autores, dejé los más importantes y antes de empezar hacer la fila infernal, escuché a algunos autores recomendado libros, hablando de literatura, dialogando de un montón de cosas por veinte minutos. Hasta que tomé el valor y empecé hacer la fila. La gente que se cruza, habla, ríe, compara precios, hace cuentas. Yo miraba desde la fila la cantidad de gente que entraba y salía, los que buscaban textos afanados, lo que lograban encontrar los libros deseados y que ahora, custodiaban como fieles escoltas de primera dama.

Al ver la cantidad de gente entendí que en Bogotá sí se lee, que hay gente comprometida con la formación intelectual y social, con el cuidado de sí como lo expusieron los griegos y el afán por contribuir de alguna u otra forma, con esta sociedad que necesita cambios. Jóvenes no mayores de 22 años con cuatro y cinco libros, algunos de filosofía, literatura, sociología. Mujeres de 40-60-70 años con libros de feminismo, de diferentes ciencias que independientemente de sus objetivo intelectual, lo que buscan es formar al individuo y ayer, en la feria del libro, lo que se vio y se sintió fue el afán y el amor por leer, por creer, por invertir, pues no hay mejor inversión que los libros, una fuente de conocimiento inagotable que pueden consultarse en cinco, veinte o sesenta años, el mejor regalo que uno se puede dar o dar a los demás, es la formación lectora.


Vi niños que con sus libros infantiles, andaban por la librería con la felicidad que le puede brindar también un carro control remoto o, el play statión de última generación. Bogotá lee, pero necesita ferias como estas, con descuentos, pues la gente ama leer, pero los libros en nuestro país son muy costosos. Solo basta haber estado unas pocas horas, para sentir el placer por la lectura, por los descuentos y por una sociedad fuera de tanta banalidad.   

Comentarios

Entradas populares de este blog

Buenos Aires en cinco poemas

Pablo Di Marco      Tantas veces me han pedido mi opinión sobre temas de los que no tengo la menor idea, tantas veces me han pedido que escriba artículos sobre cuestiones inverosímiles…  Hoy podré darle un respiro a mi inutilidad. ¿Por qué? Porque los amigos de Revista Corónica quieren saber cuáles son mis cinco poemas favoritos que giren en torno a Buenos Aires. No se me ocurre trabajo más sencillo y grato. Podría nombrar cincuenta. Buenos Aires transpira literatura. En cada esquina, farol y empedrado se esconde la huella de algún poema, cuento o novela. No nombraré a los mejores, nombraré a los más queridos, a esos que viajan siempre conmigo, esos que recito y tarareo sin siquiera pensarlo.   “Setenta balcones y ninguna flor” de Baldomero Fernández Moreno      Este poema eclipsó al resto de la obra de Baldomero Fernández. ¿Cuál es su secreto? Intuyo que una irresistible alquimia de encanto, inocencia y sencillez. A lo que debemos sumarle el eterno debate en

Programación del 1er Festival Internacional de Teatro de Autor "El Vuelo del Alcaraván" en Bogotá

Bogotá | Boletín de prensa Por Juan Sebastián Navarrete Aldana - Prensa Casa TEA. Bogotá 4 de octubre de 2023.  Bogotá está lista para el 1er Festival Internacional de Teatro de Autor “El Vuelo del Alcaraván” que se dará del 10 al 15 de octubre del 2023 en el Corredor Cultural Los Ángeles donde existen cinco grupos de teatrales locales como: Corporación Changua Teatro, Dantexco (Danza, Teatro Experimental de Colombia), Colombian Dream Teatro, El Galponcito Umbral y Correo de Voz Teatro y Casa TEA (Teatro Estudio Alcaraván) organizador del festival.  Este corredor vibrará con la magia del teatro cuando las cinco salas se llenen de espectáculos emocionantes. Estas compañías cercanas añadirán una riqueza adicional a la programación del festival, presentando una variedad de perspectivas artísticas y estilos teatrales que seguramente deleitarán al público.   El festival contará con un total de  19 grupos participantes , incluyendo dos invitados internacionales, que prometen enriquecer la d

#TeatroenBogotá en Casa TEA || «Donde el viento hace buñuelos»

Por Juan Sebastián Navarrete Aldana | Prensa Casa TEA.  Bogotá 24 de noviembre de 2023. En Casa TEA (Teatro Estudio Alcaraván) se presentará este 30 de noviembre, 1 y 2 de diciembre el grupo Delirantes Teatro con su obra «Donde el viento hace buñuelos» escrita por Aristides Vargas, dirigida por Alveiro Tulcán y con la actuación de Sofía Herrera y Mercedes Mejía, una obra sobre el exilio y la amistad.  “Nosotros investigamos la corporalidad, la imagen poética, nos hemos interesado por la depuración y el detalle. En ese orden de ideas las personas van a ver mucha pulcritud y simbolismo, imágenes y acciones que están muy bien diseñadas desde la metáfora y la poética, pero sobre todo desde la verdad y la virtud de la dramaturgia de Aristides Vargas que nos empuja a mostrar el cuerpo con el objeto en sus límites” comentó Alveiro Tulcán, director de la obra. El grupo Delirantes Teatro nació en Ipiales, sur de Colombia, en el año 2012, después de participar en el Carnaval Multicolor de la Fro

Roberto Saviano, En la sombra de la muerte, un documental de Elisa Mantin

Roberto Saviano (Nápoles, 22 de septiembre de 1979) es un periodista, escritor y ensayista italiano.​ En sus escritos y artículos utiliza el reportaje y la literatura para contar la realidad económica, territorial y de empresa de la Camorra en Italia y del crimen organizado en general. Saviano saltó a la fama en 2006 con la publicación de su novela Gomorra, en el que describe los negocios de la Camorra, basándose en hechos reales. Amenazado de muerte, vive escoltado desde entonces. En la sombra de la muerte es un documental de Elisa Mantin.  

Los cuentos de Juana, Álvaro Cepeda Samudio, editorial Uninorte

Presentación en Filbo 2024 de Los cuentos de Juana, Álvaro Cepeda Samudio, editorial Uninorte. Participan: Julio Olaciregui, Silvia Garavito, Elías Doria, Fabián Buelvas.