Ir al contenido principal

Guillermo Arriaga por Sandro Romero Rey


Guillermo Arriaga, escritor mexicano, archiconocido en el mundo por ese rótulo que acompaña los carteles de películas basadas en sus trabajos: "del guionista de 21 gramos, Babel y Amores Perros" estuvo en Bogotá dictando un taller de guión de entrada gratuita, durante la celebración de los 50 años de la Cinemateca Distrital. En la revista Número, Sandro Romero Rey, director de teatro y escritor, organiza sus notas y una breve entrevista en la que orquesta todo de forma no lineal, con la técnica de Arriaga, en un estupendo reportaje. Dice Sandro Romero Rey:

—Hace algunos meses vino Robert McKee a Bogotá, Guillermo; .lo sabías?

—Si, alguien me lo dijo.

—Tu venida se ha considerado la respuesta ≪latinoamericana ≫ a un curso carísimo, que lleno el teatro Jorge Eliecer Gaitán con más de mil personas ansiosas por aprender el secreto para escribir grandes guiones. .Conoces a McKee?

—Si, lo conozco. Bob me cae muy bien.

—.Y qué opinas de sus celebres charlas maratónicas de ocho horas por día?

—McKee es un cartógrafo. Te ensena a establecer mapas para seguir caminos. Es muy interesante. Su libro Story es un clásico. Lástima que McKee no escriba guiones.

—McKee analizo películas con un rigor escalofriante. Analizo Casablanca casi plano por plano. .Tienes guionistas que te gusten especialmente?

—No sé. Me gusta Sam Shepard.

—.Y Billy Wilder?

—No especialmente. No me considero un cinéfilo. Me gusta más lo que la literatura le ha aportado al cine.

—Pero por algún lado te debió haber tocado Buñuel, .no?

—A Buñuel lo vi alguna vez. Nunca le hable, pero allí estaba.

—Esta mañana, en tu charla, reivindicaste la figura del guionista como la de un creador. Me gustaría saber qué piensas del cine de autor que tanto defendieron los realizadores franceses en los años sesenta.

—Bueno, ellos defendían el cine de autor porque no solo eran directores sino también escritores de sus películas.

—Pero defendían a nombres legendarios de la historia del cine, como Hitchcock, como Ford, como Howard Hawks, que no eran precisamente escritores de todos sus filmes…

—Si, es cierto. Tú escribes?

—Si, escribo. Me gusta mucho escribir y dirigir teatro. .Te interesa el teatro?

—Perdí sus códigos para siempre. Ya no me conecto cuando voy al teatro. Todo me parece falso. Aunque, cuando estaba en la secundaria, por fortuna, tenía un curso obligatorio de teatro y, a lo largo de mi adolescencia, participe como en veinte obras. Esa experiencia fue muy importante para mí.

—Y el cine mexicano de la Edad de Oro?, .te intereso en su momento?

—Si, aunque mi formación viene fundamentalmente de la literatura. Me interesan mucho mas Faulkner, Shakespeare, Pio Baroja. Y de Colombia, por supuesto García Márquez, Mutis, Hernando Téllez…

—El de ≪Espuma y nada mas≫?

—El mismo. Ese cuento es una absoluta obra maestra. Oye, disculpa por haber llegado tarde, pero me quede dormido. Nunca me pasa.

—No te preocupes, Guillermo. Hay cosas peores.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Buenos Aires en cinco poemas

Pablo Di Marco      Tantas veces me han pedido mi opinión sobre temas de los que no tengo la menor idea, tantas veces me han pedido que escriba artículos sobre cuestiones inverosímiles…  Hoy podré darle un respiro a mi inutilidad. ¿Por qué? Porque los amigos de Revista Corónica quieren saber cuáles son mis cinco poemas favoritos que giren en torno a Buenos Aires. No se me ocurre trabajo más sencillo y grato. Podría nombrar cincuenta. Buenos Aires transpira literatura. En cada esquina, farol y empedrado se esconde la huella de algún poema, cuento o novela. No nombraré a los mejores, nombraré a los más queridos, a esos que viajan siempre conmigo, esos que recito y tarareo sin siquiera pensarlo.   “Setenta balcones y ninguna flor” de Baldomero Fernández Moreno      Este poema eclipsó al resto de la obra de Baldomero Fernández. ¿Cuál es su secreto? Intuyo que una irresistible alquimia de encanto, inocencia y sencillez. A lo que debemos sumarle el eterno debate en

Programación del 1er Festival Internacional de Teatro de Autor "El Vuelo del Alcaraván" en Bogotá

Bogotá | Boletín de prensa Por Juan Sebastián Navarrete Aldana - Prensa Casa TEA. Bogotá 4 de octubre de 2023.  Bogotá está lista para el 1er Festival Internacional de Teatro de Autor “El Vuelo del Alcaraván” que se dará del 10 al 15 de octubre del 2023 en el Corredor Cultural Los Ángeles donde existen cinco grupos de teatrales locales como: Corporación Changua Teatro, Dantexco (Danza, Teatro Experimental de Colombia), Colombian Dream Teatro, El Galponcito Umbral y Correo de Voz Teatro y Casa TEA (Teatro Estudio Alcaraván) organizador del festival.  Este corredor vibrará con la magia del teatro cuando las cinco salas se llenen de espectáculos emocionantes. Estas compañías cercanas añadirán una riqueza adicional a la programación del festival, presentando una variedad de perspectivas artísticas y estilos teatrales que seguramente deleitarán al público.   El festival contará con un total de  19 grupos participantes , incluyendo dos invitados internacionales, que prometen enriquecer la d

John Reed por Paco Ignacio Taibo II (Los nuestros, documental)

   

Teatro en Bogotá: «La soledad de los nadies» en Casa TEA

Entrada libre obra de teatro  «La soledad de los nadies» en Casa TEA    Este 13,14 y 15 de julio el grupo de teatro abre el telón con una obra de teatro que ahonda en temas como la independencia, la identidad, la frustración y la dignidad humana a través de personajes condenados a la soledad.  Bogotá, 10 de julio de 2023.  Casa TEA (Teatro Estudio Alcaraván) este 13,14 y 15 de julio abre el telón con la obra de teatro «La soledad de los nadies», una creación colectiva bajo la dirección del maestro Álvaro Rodríguez y con la actuación de Paola Guarnizo, Lina Londoño y Tatiana Camargo. Esta obra da apertura al ciclo de «Los Alcaravanes» en donde se presentarán las obras realizadas por este grupo de teatro. “La obra ahonda en temas como la independencia, la identidad, la frustración y la dignidad humana a través de personajes condenados a la soledad y, por eso mismo, obligados a reivindicar su existencia por medio de la fantasía. Más allá de la moralidad o inmoralidad de los mundos inventa