Ir al contenido principal

“El problema del subdesarrollo es que se premia y estimula la mediocridad”: Héctor Sánchez

Ángel Castaño Guzmán





(Nota introductoria: Héctor Sánchez nació en el Guamo, Tolima. Su carrera literaria, merecedora de premios y reconocimientos, se ha trazado lejos de los medios masivos de información. Muy poca gente recuerda, por ejemplo, que él fue el autor del libro que sirvió de base para la telenovela El faraón. Acá el diálogo con un novelista que no entrega las banderas, que sigue, con tesón y paciencia, enfrentándose a la página en blanco).

Las causas supremas fue escrita en México y obtuvo el premio de novela Esso de 1969. Ahora es incluida en la Colección Maestros Contemporáneos de la editorial Pijao. A la hora de releerla, ¿qué encontró en ella? ¿Qué diferencias y semejanzas hay entre el Héctor Sánchez de esas calendas y el de ahora?
Las causas supremas ha tenido tres ediciones. Ha sido corregida porque el deber de hacerlo está en la conciencia del escritor. De su primera edición a este momento mi posición crítica ante el trabajo que realizo es inflexible, pero estoy dispuesto a aceptar la crítica que esto pueda suscitar.
Uno siempre puede mejorar lo que escribe y ello explica que algunos narradores sientan menos afecto por alguno de sus libros.
Yo también padezco esas flaquezas, sobre todo, porque lo poco que he aprendido de este oficio lo he conseguido de una sola manera: escribiendo. La última edición de Pijao en su Colección Maestros Contemporáneos me sorprendió, porque no sabía que había redactado un relato surrealista. Mi visión del mundo no ha cambiado, tal vez se ha endurecido, pero de ello no tengo la culpa. 

La escritura de Entre ruinas, publicada en la España posfranquista, no recibió el respaldo de los libreros colombianos. ¿Por qué considera que es uno de sus mejores trabajos?

Entre ruinas, una novela editada por Barral en España, no salió de allá porque el catálogo de los libreros colombianos pasa por otros nombres. Pero la última palabra no la tienen ellos.
Unos años más tarde, ese libro fue finalista del premio Rómulo Gallegos, 1987. A través de comentarios orales y escritos, me atrevo a creer que es una muy aceptable novela. La verdad no me desvela el elogio ni el silencio porque pertenezco a una clase de escritores que aman su oficio por la propia grandeza de su gestación. Yo creo que, como alguna vez lo expresara Julio Cortázar, después que el escritor publica su libro, no puede correr a darle coletazos para que dé en el blanco.
La flecha ha sido disparada y si falla debe ser por algo. Los libros de buena factura padecen mucho la indiferencia pero la sobreviven. Los malos no, ellos tienen el dinero contante, pero también los días contados.
Crítica usted el ánimo publicitario de los escritores colombianos. ¿Considera que la publicidad y el mercadeo han suplantado a la calidad estética en el panorama narrativo actual?

Creo lícito que las publicaciones literarias tengan derecho a ser divulgadas y entiendo que muchos autores lo hagan con ahínco. Yo no aprendí a hacerlo y debo a mis amigos y contados comentaristas los primeros auxilios de mis libros. Desconfío mucho del alboroto reservado a la subcultura folclórica que pasa por los medios con rango de gran revelación.
El problema del subdesarrollo es que se premia y estimula la mediocridad, en todos los órdenes. Yo llegué a la literatura para ser mejor, para hacer de mi trabajo la diferencia y con no poco esfuerzo trato de ser coherente. Es extraño que habiendo publicado mis libros en las mejores editoriales de hispanoamérica, por el mérito exclusivo de sus calidades, pareciera que se trata de una ficción.
Yo lo repito siempre, debo a los medios informativos mi persistencia y devoción, porque gracias a su silencio mi fortaleza se multiplica y, la verdad, me importa poco su actitud. No pido disculpas por ser un escritor probado y con mucho mundo andado a la manera de San Quijote.
Con varios libros de cuento en su haber, ¿a qué conclusiones ha llegado? ¿Qué diferencia un buen cuento de uno malo?

El relato corto es un género apasionante. Reduce el gran mar narrativo de una historia a su síntesis. Su esencia es contar confidencialmente con los elementos precisos que utilizamos en la cocina para componer una buena comida.
Es indispensable que el espectáculo que vamos a desarrollar esté completo en la cabeza y que descubramos en el rostro esa sonrisa que precede a la acción. Si la sonrisa es de aburrimiento, lo mejor es no intentarlo. La parte más difícil es su técnica, evitar lo accesorio a la necesidad central del relato. A veces sucede que la anécdota sigue la rigidez de una fotografía y, entonces, no hay cuento porque cedemos la imaginación al facilismo de lo que mañosamente se llama la verdad.
Así sucedió y así lo cuento. Todo lo que escribimos exige liberación, para hacer bueno el ejercicio de la creación. A lector no le importa la verdad del cuento, él sólo busca creer en lo que lee así sea una gran invención y, entonces la tarea ha sido cumplida. La mayor exigencia del cuento es su lenguaje, su metabolismo para hacer creer que esas palabras son exactas a las corrientes y vulgares. He caído en la vanidad de la cátedra y yo soy esencialmente un aprendiz sin pretensiones de enseñar nada a nadie.
¿Cuáles son los proyectos literarios que hoy ocupan su agenda? ¿Qué podemos esperar de Héctor Sánchez?

Hace más de cuatro décadas, desde que publiqué mi primer libro en el 67, Cada vida en su ojo, solo tengo un mismo proyecto. Dedicar mi voluntad y mi esfuerzo a superarme mediante el bello y triste oficio de escribir. La memoria del mundo a través de los siglos está en los libros.
Ellos dentro de la gran cultura y la ciencia, son los únicos soportes verdaderos que han cambiado los tiempos añadidos de la barbarie, de las guerras, del inmovilismo. Pobre de los pueblos que niegan a sus artistas y prefieren tener héroes. Ay de las naciones que fundan su grandeza en la opulencia y aplastan con su indiferencia el derecho de los pueblos a educarse, a compartir la riqueza de sus reservas espirituales y estéticas.
El resultado son las miserias y desgracias que saludan a cada una de nuestras mañanas al despertar. Ayer andaba escribiendo una novela. Hoy estoy escribiendo otra. Mañana también.

Comentarios

  1. La nostalgia de las palabras que van construyendo encuentros y desencuentros en el laberinto minucioso de las palabras que hacen que la realidad sea expuesta dentro de la trama de un texto, es como la escritura de los notarios, los escritores que inmortalizan y paralizan el tiempo en su trabajo, maestro cada vez que me encuentro con el título de un libro es el reto de abrir esa puerta para saber que ocurre dentro del universo que el autor nos muestra. Ustedes dos Carlos Orlando Pardo Rodríguez y Héctor Sánchez , son faros que iluminan el camino para sacar a estas generaciones del oscurantismo de las letras fáciles que se confeccionan en los talleres para hacer que las masas compren y acrecienten la popularidad de los escritores de momento, con la certeza que hoy me corrobora el tiempo que los que compran libros de modas se contentan con el comentario de los publicitarios y jamás los leen porque el que lee un libro sea bueno sea malo no puede resistir su curiosidad a entrar en el mundo de nuevos textos.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Nos gustaría saber su opinión. Deje su comentario o envíe una carta al editor | RC

Entradas populares de este blog

Buenos Aires en cinco poemas

Pablo Di Marco      Tantas veces me han pedido mi opinión sobre temas de los que no tengo la menor idea, tantas veces me han pedido que escriba artículos sobre cuestiones inverosímiles…  Hoy podré darle un respiro a mi inutilidad. ¿Por qué? Porque los amigos de Revista Corónica quieren saber cuáles son mis cinco poemas favoritos que giren en torno a Buenos Aires. No se me ocurre trabajo más sencillo y grato. Podría nombrar cincuenta. Buenos Aires transpira literatura. En cada esquina, farol y empedrado se esconde la huella de algún poema, cuento o novela. No nombraré a los mejores, nombraré a los más queridos, a esos que viajan siempre conmigo, esos que recito y tarareo sin siquiera pensarlo.   “Setenta balcones y ninguna flor” de Baldomero Fernández Moreno      Este poema eclipsó al resto de la obra de Baldomero Fernández. ¿Cuál es su secreto? Intuyo que una irresistible alquimia de encanto, inocencia y sencillez. A lo que debemos sumarle el eterno debate en

Programación del 1er Festival Internacional de Teatro de Autor "El Vuelo del Alcaraván" en Bogotá

Bogotá | Boletín de prensa Por Juan Sebastián Navarrete Aldana - Prensa Casa TEA. Bogotá 4 de octubre de 2023.  Bogotá está lista para el 1er Festival Internacional de Teatro de Autor “El Vuelo del Alcaraván” que se dará del 10 al 15 de octubre del 2023 en el Corredor Cultural Los Ángeles donde existen cinco grupos de teatrales locales como: Corporación Changua Teatro, Dantexco (Danza, Teatro Experimental de Colombia), Colombian Dream Teatro, El Galponcito Umbral y Correo de Voz Teatro y Casa TEA (Teatro Estudio Alcaraván) organizador del festival.  Este corredor vibrará con la magia del teatro cuando las cinco salas se llenen de espectáculos emocionantes. Estas compañías cercanas añadirán una riqueza adicional a la programación del festival, presentando una variedad de perspectivas artísticas y estilos teatrales que seguramente deleitarán al público.   El festival contará con un total de  19 grupos participantes , incluyendo dos invitados internacionales, que prometen enriquecer la d

Edición colombiana de la obra poética de Miguel Hernández

Circular de prensa || Ediciones Letra Dorada La edición, a cargo del escritor e investigador español Agustín Sánchez Vidal y corregida por el poeta colombiano Cristancho Duque , recupera la titulada Poesías completas publicada por Aguilar en 1979. Miguel Hernández es uno de los más grandes y singulares poetas del siglo XX, por su origen popular, su compleja síntesis de la literatura postvanguardista y un compromiso político durante la guerra civil española que le costaría la cárcel y la vida en 1942. Cuando en 1933 publicó su primer libro, Perito en lunas, acababa de cumplir los 23 y era un cabrero perdido en el anonimato provinciano. Pero ya en 1936 se había colocado en primera línea de la poesía española con El rayo que no cesa . Su siguiente obra, Viento del pueblo (1937) lo convirtió en el portavoz más cualificado del bando republicano durante la guerra civil. Y al acabar esta, preso y enfermo, aún fue capaz de ensayar nuevas tonalidades, depuradas e intimistas, que cantan al hi

Teatro en Bogotá: «La soledad de los nadies» en Casa TEA

Entrada libre obra de teatro  «La soledad de los nadies» en Casa TEA    Este 13,14 y 15 de julio el grupo de teatro abre el telón con una obra de teatro que ahonda en temas como la independencia, la identidad, la frustración y la dignidad humana a través de personajes condenados a la soledad.  Bogotá, 10 de julio de 2023.  Casa TEA (Teatro Estudio Alcaraván) este 13,14 y 15 de julio abre el telón con la obra de teatro «La soledad de los nadies», una creación colectiva bajo la dirección del maestro Álvaro Rodríguez y con la actuación de Paola Guarnizo, Lina Londoño y Tatiana Camargo. Esta obra da apertura al ciclo de «Los Alcaravanes» en donde se presentarán las obras realizadas por este grupo de teatro. “La obra ahonda en temas como la independencia, la identidad, la frustración y la dignidad humana a través de personajes condenados a la soledad y, por eso mismo, obligados a reivindicar su existencia por medio de la fantasía. Más allá de la moralidad o inmoralidad de los mundos inventa

Roberto Saviano, En la sombra de la muerte, un documental de Elisa Mantin

Roberto Saviano (Nápoles, 22 de septiembre de 1979) es un periodista, escritor y ensayista italiano.​ En sus escritos y artículos utiliza el reportaje y la literatura para contar la realidad económica, territorial y de empresa de la Camorra en Italia y del crimen organizado en general. Saviano saltó a la fama en 2006 con la publicación de su novela Gomorra, en el que describe los negocios de la Camorra, basándose en hechos reales. Amenazado de muerte, vive escoltado desde entonces. En la sombra de la muerte es un documental de Elisa Mantin.