Ir al contenido principal

“Las editoriales tradicionales se han convertido en emporios económicos cuyo afán no es la literatura”.

Ángel Castaño Guzmán





(El narrador Benhur Sánchez Suárez fue invitado al Encuentro Nacional de Escritores Luis Vidales. Allá, en Calarcá, lo conocí, luego de intercambiar por algún tiempo mensajes con él. Acá algunos pasajes de una entrevista que le hice vía mail en 2014. Nota innecesaria).

El novelista y artista plástico Benhur Sánchez Suárez es un referente del arte en la región del Tolima. Su trabajo ha merecido varios laureles, entre ellos el prestigioso y desaparecido Premio Esso de Novela por su obra La noche de tu piel. Este año la editorial Pijao reeditó varios libros suyos.

Dice usted que la novela El cadáver la escribió con la creencia de que la literatura tenía el poder de transformar el mundo. A renglón seguido menciona que estaba equivocado. ¿Qué lo llevó a mudar de convicción?

El cadáver es una novela juvenil. La escribí cuando tenía diecinueve años —se publicó cuando me acercaba a los treinta— y entre otras curiosidades fue seleccionada en el premio Biblioteca Breve, en España, en 1970, año en que se declaró desierto por la ruptura de los dueños: Seix y Barral. Es una novela experimental en la cual mi afanes los vertí en el lenguaje y, por mi juventud, estaba convencido que con ella iba a transformar la manera de contar historias y por tanto, la literatura.
Cuando se publicó en Planeta, España, en 1975, aún soñaba con eso. Mi desencanto surgió cuando no tuvo la más mínima divulgación, los comentarios en Colombia fueron mezquinos y la anhelada influencia transformadora se tergiversó en la mirada desapacible de los comentaristas. Además, también aprendí que la literatura no se hace para transformar la sociedad o, por lo menos, no es su objetivo, sino por un reto estético, independiente del tema que trate.
También aprendí que en Colombia priman los rencores y las envidias, el ninguneo y la arrogancia y se prefiere sindicar una obra que estudiarla. Esos golpes tempranos maduraron mi trabajo y mi posición. Por eso ahora digo que estaba equivocado aunque mi preocupación artística sigue siendo la misma.

En las novelas Así es la vida amor mío, El frente inmóvil y Buen viaje, general, usted asume el reto de llevar acontecimientos históricos al campo literario. ¿Cómo enfrentó ese reto, cuáles son las ideas que la escritura de esos libros le dejó?
 Cada escritor tiene sus propios procesos interiores y sus intereses en la vida. En mi caso, no es que haya buscado el tema histórico para escribir novelas, sino que ellos vinieron a mí por diferentes caminos y circunstancias. Así es la vida amor mío y El frente inmóvil son recuerdos de infancia cuya riqueza en acciones y conductas llamó poderosamente mi atención.
Al recordarlos decidí escribir sobre esos personajes, Reynaldo Matiz y Cándido Leguízamo, respectivamente. Pero para no hacer novelones imaginativos y desvirtuar la vida y la obra de cada uno, tuve que investigar, leer antecedentes históricos y literarios, recuperar la vida de esos pueblos en circunstancias específicas y trasladarme a vivir, literalmente, a esa época. Solo cuando ya estuve completamente poseído por el tema procedí a novelar esas vidas.
Son recuerdos de infancia porque mi padre los había traído a mi presente con sus chistes e historias, que desde niño le escuchaba embelesado, y sembraron en mí la necesidad de buscar información para poder contar, con su misma naturalidad, esos acontecimientos.
La trilogía se completa con Tulio Varón, el personaje central de mi novela Buen viaje, general, cuya vida me encontré en la leyenda que me contó Camilo Pérez Salamanca, la cual me impresionó y me obsesionó hasta el punto de desear escribirla.
Con ellas aprendí que la historia regional, que es parte de la nacional, aún escindida e ignorada, es muy desconocida y merece la pena ser llevada a la literatura. Es delicioso porque los vacíos históricos los completa uno con imaginación y, además, hace creer al lector que todo es verdad.
Varios de sus libros han sido publicados por grandes editoriales. ¿Qué opinión tiene de la idea de que los autores regionales compiten en desventaja frente a los capitalinos?

 Claro que estamos en desventaja. Las editoriales tradicionales se han convertido en emporios económicos cuyo afán no es la literatura sino las ventas y un ingreso que mantenga solvente el imperio industrial. Entonces a ellas les interesa más los temas y los escritores que desarrollen libros de venta rápida, cuyo retorno de lo invertido sea lo más pronto posible.
Esto quiere decir que quienes escribimos con la mira en el arte y la literatura, con la artisticidad en el manejo del lenguaje y el mejor conocimiento en la arquitectura del edificio ficcional, primero no somos de escritura rápida y segundo somos de venta lenta, no aptos para los emporios industriales de la capital.
La respuesta más notable para la supervivencia del arte de escribir ha sido la aparición de las editoriales independientes, la mayoría de provincia, como Pijao Editores, que si bien compiten en desventaja, son el camino del escritor comprometido con la literatura para dar a conocer su obra y mantener vivo este oficio vapuleado por el espectáculo y la sociedad superficial. Ellas harán historia, estoy seguro de ello.
Las editoriales independientes también conforman sus nichos de lectores con éxito. Y son fundamentales para los escritores de provincia, porque casi siempre somos menospreciados aunque utilizados por los centralismos que crean tantas falsas figuras desde los oscuros pasillos de la burocracia central.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Buenos Aires en cinco poemas

Pablo Di Marco      Tantas veces me han pedido mi opinión sobre temas de los que no tengo la menor idea, tantas veces me han pedido que escriba artículos sobre cuestiones inverosímiles…  Hoy podré darle un respiro a mi inutilidad. ¿Por qué? Porque los amigos de Revista Corónica quieren saber cuáles son mis cinco poemas favoritos que giren en torno a Buenos Aires. No se me ocurre trabajo más sencillo y grato. Podría nombrar cincuenta. Buenos Aires transpira literatura. En cada esquina, farol y empedrado se esconde la huella de algún poema, cuento o novela. No nombraré a los mejores, nombraré a los más queridos, a esos que viajan siempre conmigo, esos que recito y tarareo sin siquiera pensarlo.   “Setenta balcones y ninguna flor” de Baldomero Fernández Moreno      Este poema eclipsó al resto de la obra de Baldomero Fernández. ¿Cuál es su secreto? Intuyo que una irresistible alquimia de encanto, inocencia y sencillez. A lo que debemos sumarle el eterno debate en

Se estrena el documental basado en la vida de Jacobo Grinberg

Reforma, sobre la desaparición de Jacobo Grinberg, 1995 | Fuente: El País Jacobo Grinber Zilberbaum fue un psicólogo mexicano dedicado al estudio de la conciencia. Escribió medio centenar de libros entre los que destacan una serie sobre el chamanismo mexicano (Chamanes de méxico, Pachita), libros de cuentos como La luz angelmática, su libro de memorias La conquista del templo, manuales de experimentos llevados a cabo en el Laboratorio del Instituto Nacional para el Estudio de la Conciencia, investigaciones financiadas por la UNAM y el gobierno mexicano. Desaparecido en extrañas circunstancias, aún indeterminadas, su figura y obra ha retomado un impulso para su internacionalización. Estucha Grinberg, hija y heredera, ha relanzado una plataforma digital con la totalidad de la obra de Grinberg digitalizada . Y en el festival de Cine de Málaga España 2020 se ha estrenado el documental El secreto del doctor Grinberg . Grinberg egresó de la Facultad de Ciencias de la UNAM, donde cursó la

Conversación con Paolo Sorrentino

Conversación con el director de cine italiano Paolo Sorrentino en 38ª MOSTRA DE VALÈNCIA - CINEMA DEL MEDITERRANI, 2023. 

Los cuentos de Juana, Álvaro Cepeda Samudio, editorial Uninorte

Presentación en Filbo 2024 de Los cuentos de Juana, Álvaro Cepeda Samudio, editorial Uninorte. Participan: Julio Olaciregui, Silvia Garavito, Elías Doria, Fabián Buelvas.