Ir al contenido principal

Una ciudad llamada Twitter

La ciudad es más emocionante en la noche. Al parecer, la verdadera cara de estas calles de cemento, de grandes edificios se transforma a la hora en que cae el sol y la luna se posesiona en lo más alto del cielo. Es donde la vida toma un vuelo alto y las personas sufren una metamorfosis en la cual, dejan de ser grandes insectos de corbata y oficina para que Dionisio entre en sus cuerpos y se conviertan en humanos, demasiado humanos. Ya todos conocemos esa historia nocturna, ya hemos experimentado y reconocido la verdadera bestia que habita en esta gran capital. ¿Pero qué sucede cuando la ciudad es virtual?

Como en las grandes ciudades, a determinada hora twitter se transforma en una ciudad de ofertas sexuales, en un espacio en donde sale a flote la cara mala, en donde las ovejas dejan de ser ese tierno animal con piel suave para transformarse en lobos con ganas y ansiedad de provocar a todos los lectores. No son prostitutas ni mucho menos prepagos que después de unas cuantas copas ofrecen su cuerpo por un valor bastante alto. Se trata de una nueva comercialización del cuerpo, del sexo, de la sexualidad que juega con el erotismo, la pornografía y el deseo. Dulces jóvenes que exponen sus cuerpos a través de un lente de cámara y sus fotos, son el catálogo de un juego de seducción el cual sólo es visual.

Si bien es claro, las redes sociales tienen de todo menos un velo de maya, es más, las redes sociales son el lugar perfecto para ser lo que quizás, eres en verdad. Es un roll que está poniéndose de moda, pues muestras la cara verdadera detrás de una pantalla, de un monitor que no te juzga, que no te señala, es un juego perfecto sin miedos ni ataduras, es otra ciudad en donde sale a flote lo que en verdad eres.

Todas estas ventajas te las ofrece internet, la fascinación de jugar con el otro, de seducir al otro, de incitar y excitar al otro. Aunque todas las redes sociales se prestan para esto, tal vez sea twitter la que más lejos ha ido, pues gracias a su avatar y tuist de pocas palabras, deja que los seguidores vuelen su imaginación, que se emocionen cada vez con un nuevo comentario de las llamadas sextuiteras.

Esta ciudad llamada twitter te da la oportunidad de escribir poco y decir mucho, de exponer el cuerpo y toda su sensualidad y belleza que nace en la época de juventud; todo detrás de un monitor sin tener la necesidad de irse a los excesos de entregar el cuerpo u ofrecerlo a la vulgaridad real de un burdel. Y es que estas sextuiteras no son prostitutas ni mujerzuelas, solo mujeres que exponen sus deseos y fantasías en cada tuit buscando que los seguidores (que son miles) se sientan identificados y que se genere el placer sexual. Podemos decir que las sextuiteras son como un sex simbol de la cotidianidad, es decir, no es la típica modelo de catálogo sino una mujer del común que ha decidido jugar con las palabras y las imágenes generando provocación entre los seguidores.

Este tipo de mercado se ha abierto con gran apetito, si bien esto no es nuevo, en el último año ha tomado bastante fuerza por parte de mujeres y hombres que buscan un reconocimiento virtual y por qué no, personal. Quizás estas mujeres que andan por las calles como una joven universitaria más, sientan la presión o la obsesión de los seguidores cuando estas son reconocidas, y por qué no, vean de cerca una oferta vulgar o una situación intensa por parte de estos sujetos. Aunque muchas veces, han tenido que lidiar con esto pues son más los DM (mensajes directos) en sus cuestas por parte de hombres y mujeres que quieren una charla muy calurosa a cambio de un poco de dinero. Lo que sucede es que estas sextuiteras no son prostitutas cibernéticas, sencillamente ellas hace esto por un deseo o un gusto. Ahora, si en un momento dado una sextuitera acepta las condiciones de entablar una charla privada que tenga aspectos más personales, es posible que se esté cayendo en el juego de los acosadores cibernéticos que en pocas palabras, no sería esa chica divina que se ve en fotos sino, un hombre con deseos de jugar a ser mujer…

Para tener en cuenta, estas mujeres sólo juegan con un personaje que ellas han preparado para ese momento de tuist, es algo así como en el día soy una joven universitaria con una vida muy feliz y muy privada y en la noche, es un roll de sextuitera que motiva a todos los seguidores a jugar con su imaginación y cautivarse con sus fotos. Es entonces twitter una ciudad salvaje, en donde el día transcurre con su buena cara, pero en la noche, el monstruo que la habita sale a buscar sus presas que no tienen ningún reparo en ser atrapadas y destruidas. 

Comentarios

  1. Son brigadas de individualistas,estas y muchas otras colectividades que se están encontrando para construir quién sabe qué, es muy pronto para decirlo. Los seguidores por montón se convierten en un mercado llamado usuarios cuya única ganancia es una identificación con algo que viene de dentro y se manifiesta como se dice en el artículo en una forma de expresión, quizá inconsciente de algo que necesita claridad para fluir: la fuerza de la sexualidad que nos mueve a todos, que embriaga y nos ayuda a dar sentido ante incertidumbres mayores. Son tiempos de cambio principalmente en la profundidad de la mirada y esta parece se agudiza en la noche.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Nos gustaría saber su opinión. Deje su comentario o envíe una carta al editor | RC

Entradas populares de este blog

Buenos Aires en cinco poemas

Pablo Di Marco      Tantas veces me han pedido mi opinión sobre temas de los que no tengo la menor idea, tantas veces me han pedido que escriba artículos sobre cuestiones inverosímiles…  Hoy podré darle un respiro a mi inutilidad. ¿Por qué? Porque los amigos de Revista Corónica quieren saber cuáles son mis cinco poemas favoritos que giren en torno a Buenos Aires. No se me ocurre trabajo más sencillo y grato. Podría nombrar cincuenta. Buenos Aires transpira literatura. En cada esquina, farol y empedrado se esconde la huella de algún poema, cuento o novela. No nombraré a los mejores, nombraré a los más queridos, a esos que viajan siempre conmigo, esos que recito y tarareo sin siquiera pensarlo.   “Setenta balcones y ninguna flor” de Baldomero Fernández Moreno      Este poema eclipsó al resto de la obra de Baldomero Fernández. ¿Cuál es su secreto? Intuyo que una irresistible alquimia de encanto, inocencia y sencillez. A lo que debemos sumarle el eterno debate en

Se estrena el documental basado en la vida de Jacobo Grinberg

Reforma, sobre la desaparición de Jacobo Grinberg, 1995 | Fuente: El País Jacobo Grinber Zilberbaum fue un psicólogo mexicano dedicado al estudio de la conciencia. Escribió medio centenar de libros entre los que destacan una serie sobre el chamanismo mexicano (Chamanes de méxico, Pachita), libros de cuentos como La luz angelmática, su libro de memorias La conquista del templo, manuales de experimentos llevados a cabo en el Laboratorio del Instituto Nacional para el Estudio de la Conciencia, investigaciones financiadas por la UNAM y el gobierno mexicano. Desaparecido en extrañas circunstancias, aún indeterminadas, su figura y obra ha retomado un impulso para su internacionalización. Estucha Grinberg, hija y heredera, ha relanzado una plataforma digital con la totalidad de la obra de Grinberg digitalizada . Y en el festival de Cine de Málaga España 2020 se ha estrenado el documental El secreto del doctor Grinberg . Grinberg egresó de la Facultad de Ciencias de la UNAM, donde cursó la

Conversación con Paolo Sorrentino

Conversación con el director de cine italiano Paolo Sorrentino en 38ª MOSTRA DE VALÈNCIA - CINEMA DEL MEDITERRANI, 2023. 

El amor es hambre, de Ana Clavel

 Ana Clavel es una escritora e investigadora mexicana.  Diálogo sobre  la novela El amor es hambre y otras novelas del deseo con Margarita Díaz de León, en 41 Feria Nacional del Libro 2016, Universidad Autónoma de San Luis Potosí. 13 de Marzo de 2016.  

Conferencia sobre Franz Kafka, Carlos Mario Gonzalez

Conferencia: Kafka. El dolor de amar a las mujeres  Conferencista: Carlos Mario González  Organizaron: Laboratorio de Ciencias Sociales de la Universidad Nacional, Corporación Libertad y Democracia y Centro de Estudios Estanislao Zuleta, con el apoyo de la Biblioteca Pública Piloto de Medellín.  Año 2016.