Ir al contenido principal

‘El silencio de los fusiles’, el documental que se hizo pensando en el Cauca



(Natalia Orozco, directora del documental)


Por Juan Merchán

Natalia Orozco, la directora del documental que abrió la versión número 57 del Festival Internacional de Cine de Cartagena de Indias (Ficci), habló sobre su documental. Aunque nació en Medellín, su padre y su familia son de Popayán, por eso hay un lazo que aún la une a esta tierra.

Sus amigos veían su nuevo proyecto como un viaje a la utopía. Eran los inicios del proceso de paz entre el Gobierno Colombiano y las FARC, y, aún en terrenos fangosos y con el recuerdo todavía indeleble del intento anterior en el gobierno Pastrana, nadie se atrevía a augurar un desenlace quizá exitoso, o al menos esperanzador. Natalia Orozco para ese momento llevaba más de 10 años de experiencia periodística, había cubierto para medios nacionales y extranjeros la Guerra de Libia y el levantamiento popular en Egipto, tenía dos premios Simón Bolívar, acaba de iniciar su carrera como documentalista, y por esto a todas luces no se entendía este empeño incesante en narrar un proceso que acababa de nacer, y que muchos querían ver fenecer.
La persistencia de Natalia en narrar este nuevo intento de paz se evidencia fácilmente. Sin embargo, quizá no sea suficiente hablar de los 6 viajes infructuosos que hizo a La Habana para lograr una reunión de presentación con el comité de negociación de las FARC, ni de la labor de deconstrucción del halo de “periodista de medios privados” que Natalia parecía llevar siempre en esos viajes, y por el cual se le miraba con reticencia.

Es posible que su entereza y constancia sean mejor ilustradas al ver su documental y hacer posible observar cómo esta antioqueña supo sentar en la mesa a los miembros destacados de la negociación, el presidente incluido, y hacer las preguntas precisas, las necesarias, sin ese temor constante de algunos realizadores a que el personaje de su trabajo audiovisual se enoje al ser cuestionado. “Natalia, tienes el corazón oscuro a pensar que las FARC somos millonarias” afirma de forma desafiante Pastor Alape ante la pregunta necesaria de Orozco. Esta y otras muchas tensiones  presentes y ausentes en cámara resaltan el rol de esta realizadora no como simple foro de divulgación de lo que se vivía en La Habana, sino más bien como la linterna que buscaba en un brumoso espacio de información que los medios de comunicación preferían mantener en tal opacidad.

En el marco de la reciente 57va versión del Festival de Cine de Cartagena, El Silencio de Los Fusiles, la culminación de este esfuerzo creativo e investigativo, fue la obra audiovisual inaugural. Con la presencia del presidente Juan Manuel Santos, del Jefe Negociador del Gobierno Humberto de la Calle y de Pastor Alape, miembro negociador de las FARC, esta exhibición inicial marcó el enfoqué temático de esta versión del festival que, con otras obras, perfiló su mote de El Ficci del postconflicto.
El Nuevo Liberal habló con esta realizadora y periodista sobre su documental, su impacto y por qué los caucanos deben ir a verlo.


En una charla con el director brasilero João Moreira, él afirmaba en que el documental es el territorio de una experiencia y que el periodismo es el territorio de una información, ¿Cuál es tu posición frente a estos dos ejercicios, el documental y el periodismo?

Natalia Orozco: Me parece brillantemente definida esa línea que separa el documental y el periodismo sin dejar de decir que muchas herramientas del periodismo pueden ser utilizadas a la hora de construir un documental, sin necesariamente que eso lo contamine. De alguna manera la forma, la insistencia y la persistencia de perseguir los personajes que uno quiere que narren o que hilen la historia pueden salir del ejercicio periodístico, ahora la forma de acercar esas dos realidades que ellos te revelan, las formas de tratarla, narrarlas y sobre todo la intención es la que cambia radicalmente.

Efectivamente el documental para mí es el territorio, como dice él, de la experiencia, pero es sobre todo el territorio donde los juicios de valor deben abstraerse de toda lógica de la narración y donde prima antes que todo el sentimiento humano, la experiencia humana frente al otro. El deseo de buscar una chiva, una revelación, todo eso tiene que abstraerse como de la intención a la hora de acercarse a una realidad y sobre todo hay que hacer abstracción de los juicios de valor y de las ganas de juzgar que están muy presentes en el periodismo.

En el periodismo uno busca responder a preguntas fácticas, en el documental, yo lo que hago es abrir preguntas a temas que tienen que ver con la existencia y con la complejidad humana.

Hay una escena del documental donde antes de viajar para La Habana, tus amigos te dijeron que aquel viaje era un viaje a una utopía, la primera vez que viajaste. Después de todo lo que ha pasado, de lo que pasó el 2 de octubre, lo que ha pasado este año y lo que pasó en el Ficci, ¿Cómo rememoras ese primer viaje, se concretó esa utopía? ¿Qué significado le das en este momento?

NO: Ellos tenían en parte razón, el primer viaje que hice de manera formal a grabar el documental lo hice con mi mejor amigo, que es un gran documentalista: Alejandro Cock, quien partió al cabo de dos años, porque se lo llevó un cáncer, entonces es un viaje que yo recuerdo con muchísimo cariño y agradecimiento con él porque además él llevaba una de las jeringas de su quimioterapia para grabar y al mismo tiempo irse tratando.

También hable mucho con Alejo de ese tema y sí nos seguía pareciendo que era muy difícil que ellos fueran a revelar más de lo que estábamos viendo ahí, o sea que por lo menos la guerrilla aún se debía a un Ejército y tenía todavía muchas batallas que dar, que no eran batallas para las que se habían entrenado, sino que eran las batallas internas, con sus propios demonios, y quizás yo estaba siendo demasiado pretensiosa, y también en mi gran ignorancia frente a las Farc porque yo tengo que decir que para mí fue un descubrimiento pensar que esos hombres y mujeres que habían estado tantos años en la clandestinidad se iban a sentar frente a mi cámara a revelar sus más profundos e íntimos secretos o contradicciones.

No creo que nosotros hayamos desnudado el corazón, la mente o el alma de estas personas, yo creo que no lo logramos, creo que la historia más profunda de lo que fueron los últimos días de armas en la guerrilla se va a poder contar en una década, aún no es posible, aún es muy prematuro. Pero yo sí creo que tanto con la guerrilla como con los funcionarios del Gobierno, gracias al tiempo, gracias a la relación franca que se estableció logramos unos instantes de verdad, más allá de unas respuestas que dan los hombres políticos y los guerrilleros, que son llenas de lugares comunes, logramos  unas reacciones y unas respuestas que estaban cargadas sí de sus sentimientos más profundos y yo creo que eso es lo que le da un valor particular a la pieza documental que le entregamos al país.

Los que tuvimos la oportunidad de ver el documental en el Ficci, podemos decir que en varias partes de él se equipararon las versiones de los negociadores. Muchas versiones fueron contrarias y tu decisión fue hacer en el montaje una confrontación de ideas con hechos, hablando de narcotráfico, del dinero de las Farc y se ve la ambivalencia de las dos versiones. ¿Cómo reevalúas este ejercicio narrativo ya una vez expuesto el documental? ¿Has recibido comentarios por esta confrontación de ideas por parte de los protagonistas?

NO: Estoy muy sorprendida porque efectivamente yo sí confrontaba las versiones de los unos y de los otros teniendo presente que al principio del documental eran posiciones extremadamente alejadas. Por ejemplo la llegada a Oslo en la que las Farc decían que los únicos que debían de ir a los tribunales era el Estado, por los falsos positivos, por los crímenes de estado y pues finalmente el discurso final en el que ellos también aceptan su responsabilidades, pienso que fue para ellos un ejercicio de verdad y además a mí me pareció muy valiente porque yo les había dicho que la última palabra en la línea editorial era mía.

Yo les había advertido, ustedes tienen que saber que yo soy muy crítica con los vínculos que han tenido con el narcotráfico, con la forma como respondieron después de haber elecciones, esa oleada de violencia, que a mí me pareció innecesaria la masacre de los 11 soldados en Cauca, crítica con ambos lados y ellos se fueron a pecho descubierto a enfrentar esa batalla, para mí, un gran ejercicio de tolerancia y muestra de la libertad de expresión, porque cuando terminó la proyección, al igual que el Gobierno lo único que me dijeron fue gracias por hacer este ejercicio.

Entonces pienso que era necesario mostrar que eran dos visiones del mundo distintas, dos visiones del pasado y de la historia distintas, ellos tienen una apreciación diferente de lo que son las causas de esta guerra, pero habían unos puntos de convergencia que fuimos madurando con el transcurso de los años y fue los que hicieron posible la negociación, encontrar esos puntos en los cuales sí habían unas coincidencias, y de eso se trataba el documental, de mostrar que a pesar de que tenemos visiones del mundo distintas es posible decir vamos a solucionar nuestras diferencias con las palabras y no con las balas, entonces me parecía que ese ejercicio era necesario y de alguna manera fue la columna vertebral del documental.

Como parte de la realización del documental tú también relatas que en 2014 tuviste la oportunidad de estar en la casa donde permanecían los jefes negociadores en La Habana, tú has entrevistado a líderes mundiales, has estado en medio oriente, en África, ¿Hubo algo particular en tu estadía en La Habana, algo que te llamara la atención de la estadía de la guerrilla allá?

NO: Tuve unos períodos de indignación por la forma como la prensa nacional cubrió el tema de la negociación de paz, creo que algunos medios se enfrascaban en largos debates en temas muy banales y muy frívolos, entonces decían por ejemplo la cena en el velero donde se montaron las Farc, o cuando decían que allá estaban viviendo como reyes, y utilizaron eso y permearon la opinión pública e hicieron un gran daño, primero sin entender que esas personas de las dos delegaciones estaban bajo una presión indescriptible.

Por un lado el Gobierno tenía encima a la opinión pública vigilándolos con una oposición creciente, además jugándose que su visión de Estado no fuera a ser vulnerada, y la guerrilla se estaba jugando la vida de sus tropas y su propia vida y su posible o no extradición, obviamente dentro de las técnicas de negociación se sabía que había que sacarlos a que vieran el horizonte, porque muchos eran urbanos pero otros venían de la selva, había que generar los encuentros que tuvieron con su familia, todo eso estaba dentro de las técnicas de negociación y me impactó mucho.

Claro que ellos tenían casa, dormían en una cama y bajo techo porque es que en el día estaban sometidos a unas presiones muy grandes, y me parecía increíble la banalidad. La verdad es que estaba muy indignada de cómo los medios de alguna manera se dejaron utilizar por unas fuerzas de oposición que no necesariamente están pensando en el bien y en el sufrimiento que han tenido las capas más vulnerables y pobres de este país. Y segundo, que le hicieron eco muy irresponsablemente a afirmaciones que no construían una opinión sobre el proceso de paz sino que seguían alimentando unas imágenes creadas y contaminadas que hemos tenido de la guerra.

Hablemos de la visita a Bojayá, ¿Qué impacto genera para el documental esta visita y cuál fue tu reacción al acto de reparación de víctimas que hubo allá?

NO: Siento que las dos delegaciones y los negociadores del proceso están en una deuda con la construcción de la memoria porque ni a nosotros ni a ningún equipo de cine o televisión nos dejaron estar en el encuentro de las víctimas con los guerrilleros, que eso marca una vicisitud no solo en el proceso sino en la historia de Colombia.

Tampoco nos dejaron estar, porque nos dijeron que era la solicitud de la comunidad, las imágenes que ves ahí son las que grabó Naciones Unidas, todas las otras cámaras fueron decomisadas a la entrada y el material que nos dieron a nosotros de Bojayá lo metimos (aunque no tenía la factura técnica que nosotros hubiéramos querido), al igual que el encuentro de las víctimas con las Farc porque sí es un documento, un archivo histórico, el valor histórico de ese documento es increíble, y porque también en la narrativa en la construcción documental marcó un antes y un después en la actitud de ambos lados de la mesa.

Yo siento que ahí sí hay un "breaking point" (punto de quiebre) en el que los actores tanto el Gobierno como de las Farc permiten que vayamos hacia preguntas más humanas, por ejemplo cuando yo le pregunto a Pablo Catatumbo ‘ustedes siempre dicen que hay errores o inconvenientes dentro de esa mesa, pero póngale nombre a los errores cometidos por las Farc, dígame de qué errores estamos hablando’. Entonces ver a las Farc hablar de las minas, de los secuestros, a Timoleón decir: ‘eso jamás debió haber sucedido’, yo creo que todo eso se genera en ese encuentro con las víctimas y en ese compromiso que ellos hacen, que yo siento de una manera sincera, de reparar de alguna manera, así sea con la verdad (que para mí no es suficiente sino un principio). Ojalá los paramilitares hubieran hecho lo mismo, ojalá...

Hubo un momento tenso en el documental o al menos para quienes lo observamos, el momento en el que Pastor Alape a tu pregunta sobre el dinero, él responde ásperamente y afirma que tú tienes un corazón oscuro al pensar en que los miembros de las Farc tienen un dinero oculto, que viven como ricos, ¿Recibiste una respuesta igual por parte de otros miembros de los negociadores o sólo fue él? y ¿Cómo evalúas esa reacción?

NO: Como Pastor, hubo varios, momentos que no alcanzan a quedar todos en el documental, pero yo creo que estaban enfrentándose, primero a unas preguntas muy directas y muy incisivas mías, la regla del juego era que no iba a haber concesiones y ellos sabían que iba a ser así hasta el último tiro; sin embargo ellos tenían un inconveniente y era el momento en que yo hacía las preguntas, ellos no podían revelar todo.

Por ejemplo ahora están entregando la lista de los niños que combatieron en sus filas, ahora ya van a entregar, en teoría, la lista de sus bienes, pero cuando yo les preguntaba en ese momento ellos no lo podían revelar, entonces sé que los ponía en una situación muy difícil pero eso no iba a evitar que yo lo hiciera porque yo quería en ese momento saberlo y la que tenía que tener de principio a fin el ‘sartén por el mango era yo’, entonces ahora por ejemplo si tú le preguntas a Patror Alape, seguro te va a responder distinto, pero ellos estuvieron enfrentados todo el tiempo a la dificultad de qué es decirme la verdad, pero en algunos momentos no poder revelar toda la respuesta.

También hubo momentos así con el Gobierno, con Sergio Jaramillo cuando le digo hábleme del Plan Colombia, él no quería hablar de ese tema, porque él sabía que frente a ese Plan yo iba a tener varios cuestionamientos, y también me responde y me trata de sacar por un volado, pero yo lo dejo que lo haga y luego le pregunto a los otros, simplemente para mostrar en el documental que las cosas no iban a suceder como ellos querían.

Siempre hubo respeto, hubo momentos muy tensos, hubo entrevistas que cuando concluían yo decía: esta es la última entrevista que le hago a esta persona, pero dejaba pasar uno y dos meses y volvía, ya los ánimos se habían calmado, había evolucionado en el discurso y en el proceso de la verdad, regresaba y encontraba a seres humanos dispuestos de tratar hacer este ejercicio. Hubo muchos momentos en los que yo pensaba que el proceso se iba a acabar o que el documental llegaba hasta ese día.


Tú has hablado de que el Hay Festival es un festival muy excluyente, sólo para algunos sectores de la sociedad, ¿Cuál es tu opinión del Ficci? y ¿Cómo viste que en esta versión 57 tu documental haya sido la obra inaugural?

NO: Hace muchos años vivo por fuera de Colombia y he tenido la oportunidad de ir a dos o tres festivales de cine, a mí me encanta, porque me parece que es un Festival donde cabe muchísima más variedad de público, me parece que el esfuerzo de hacer cine en los barrios es justo y necesario, pero la versión número 57 me pareció revolucionaria, tal y como debe ser la revolución que se debe hacer con las palabras, con las fuerzas nativas y con el arte.

Personalmente pienso que lo que hicieron Lina, Pedro Adrián y Ana fue un acto de valentía, que yo creo que se va a escribir en la historia del cine colombiano, para ellos no era fácil elegir una película que sin duda es polémica, que toca tantas fibras tan profundas de los colombianos.

Terminé muy muy agotada de este ejercicio, y cuando entran Pedro Adrián, Diana y Lina con esta invitación, es como si me hubieran alivianado todo, fue maravilloso y sí marca un momento único en la historia del cine en el país, no mí documental sino la decisión del Ficci de haberlo llevado a la inauguración y haberlo proyectado en esa plataforma.

Finalmente, en tú opinión ¿Por qué el pueblo del Valle y del Cauca, de la región del suroccidente y en general de toda la Colombia rural debe ver el documental?

NO: Con el Valle del Cauca y con todo el Cauca tengo una relación muy profunda porque mi mamá es caleña y mi papá es payanés y mis abuelos eran casi que indígenas de Popayán, entonces casi que por reflejo miraba con más atención lo que sucedía en esa zona del país, que particularmente fue una de las zonas más golpeadas por la guerra, cilindros bomba tirados en El Tambo, en Toribío, yo lo tuve muy presente la primera vez que miré a Pablo Catatumbo y a algunos de los comandantes de esa zona.

Que lo vean allá para mí va a ser muy importante porque parte de mi visión del mundo, parte de mi visión de la guerra y mi deseo de que Colombia avance hacia la paz es inculcado por mi padre y de alguna manera mis padres son muy caucanos en su alma, mis tíos, mis abuelos, somos una familia muy unida y de alguna manera yo siento que hay una parte de esa fibra de hacer este documental se movió desde allá, yo sueño no que lo vean sino con yo ir y proyectarlo, hablar con los payaneses, con los caleños, con la Colombia profunda que está allá alrededor de Popayán sobre ese documental.



Comentarios

RECOMENDADO

Novela histórica a ritmo de acordeón

(Óscar Perdomo G)
Jaime Andrés Rivera Murillo

La canción de Rafael Escalona, famosa por la interpretación de Carlos Vives en la década de los noventa, reza: “Allá en la Guajira arriba, donde nace el contrabando, el Almirante Padilla llegó a Puerto López y lo dejó arruinado”. Escalona se refiere a la fragata de la Armada Nacional, que en los años cincuenta se convirtió en el terror de los contrabandistas en el Caribe colombiano, y que además participó en la infame Guerra de Corea. Esta anécdota que surge de la letra de la canción, da material al escritor colombiano Óscar Perdomo Gamboa (Ibagué, 1974) para componer una ambiciosa novela, que juega a tres bandas, cual si fuera un brillante jugador de billar. Pero vamos por partes.
Perdomo divide la novela en tres historias, bastante diferenciables entre sí. La primera es el ascenso y posterior caída en desgracia del prócer José Prudencio Padilla López, quien se conve…

Tres poemas inéditos

Lilián Zulima González



DIARIO DE UNA CORTESANA
Avecesmegusta,comocuandolleganconlaropareciénplanchada,ymedicenquemeparezcoasumadre. Tambiénmegustacuandolohacendespacio,meditando,comosimefueranapediralotrodíaquelosacompañeaunpaseoporelcampo. Ocuandonohacenruido,comositemieranromperelhechizo. Megustacuandoindaganmis pretensiones ypuedodecirunamentira. Y cuando dicen que me quieren y yo les digo que los quiero y me dejan unas llaves inútiles en el cenicero.
Me gusta cuando traen una pizza, optan por la luz prendida y, al preguntar por mi nombre,  respondo con una taza de café negro.
Y me gusta,  sobretodo, cuando hace frío afuera. Entonces ellos, con sus abrigos ensopados, golpean presurosos me abrazan con sutil afecto

Dos libros, una canción

Juan Felipe Gómez  Al final del décimo Congreso Nacional de Lectura, en mayo de 2011, ocurrió algo que los asistentes no esperábamos: después de la conferencia Erase una vez, del escritor argentino Alberto Manguel, unos señores de ruana y sombrero con instrumentos de cuerda se subieron al escenario del auditorio José Asunción Silva en Corferias para ofrecer un recital de clausura. Pronto supimos que se trataba de Jorge Velosa y los Carrangueros de Ráquira, y entre el desconcierto de algunos y el entusiasmo de otros nos dimos a disfrutar de la presentación que, aunque corta, nos puso en contacto, a la mayoría por primera vez, con el singular sonido de la carranga en vivo. Al recordar que aquel congreso tuvo como eje Los leguajes de la infancia, crecer entre relatos y juegos, pienso que no pudo haber un invitado más pertinente que Jorge Velosa para cerrar las jornadas académicas poniendo a los invitados (bibliotecarios, promotores de lectura, profesores y lectores de todo el país) a baila…

Hilar insectos

Con esta nota, Revista Corónica principia una serie de reseñas sobre novedades editoriales y eventos de la Feria Internacional del Libro de Bogotá que comenzó ayer.




Liliana Guzmán
Para los lectores que transitamos la Feria del Libro entre estantes atiborrados de sagas distópicas y libros sin cocción, el “Cuaderno de Entomología” de Humberto Ballesteros Caspasso es, sin duda, un gran descubrimiento. Este libro, una apuesta acertada de la Editorial Animal Extinto, está compuesto por diez cuentos bellamente ilustrados por la artista Ana María Velásquez, que reafirman la indiscutible trayectoria como escritor del bogotano.
Cada cuento, juiciosamente escrito, está compuesto por imágenes fabricadas con precisión a través de un lenguaje sobrio, sin florituras ni exageraciones. Las imágenes de sus relatos son tan sutiles como cada insecto escogido para conformar esta “entomología”. Los cuentos son inquietantes y logran poner al lector en una posición incómoda al leer. Causan una ligera rasquiña…

Lina Meruane y los viajes hacia la sangre

Por Yeni Zulena Millán
Lina Meruane, la pluma contundente detrás de Fruta podrida (2007) y Sangre en el ojo (2012), en Volverse palestina abre las puertas a un relato personal a manera de crónica de viaje; un ir hacia adentro, hacia la sangre y las raíces, un repaso de la vida y la historia familiar, una novela fragmentada. Dividida en tres pasajes (parajes resultaría más acertado) en “La agonía de las cosas” hace una radiografía del pasado a manera de mural en ruinas, perdido en el color de las generaciones trashumantes, de afectos sinceros y reticencias no confesas; “El llamado palestino” describe el inevitable camino que tienden las premoniciones, cómo el destino se revela a través de las conversaciones y las personas casuales, en apariencia; “Palestina en partes”, el meridiano cero, una oportunidad de salvar la deuda, repartir las preguntas y arriesgarse a encontrar el rostro deslavado de la realidad como única respuesta.

Una cita introductoria de Edwar Said resulta la llave idón…

“Soñamos que vendrían por el mar”

Juan Guillermo Caicedo


En la novela de Juan Diego Mejía se detecta melancolía y desencanto por los ideales que marcaron una generación. Esta obra detalla los movimientos estudiantiles de los años 70 en Colombia y a su vez la vida de los jóvenes que prefirieron la acción e irse al monte, que la laxitud de una vida redundante y morir de viejos. El protagonista es Pável ­–actor de teatro y un comprometido con la revolución– que defiende sus ideales y en medio de estas dos pasiones se juega su destino. Deambula por teatros y puestas en escena, a la vez que recorre parajes inhóspitos del caribe colombiano, mientras espera ese oscuro objeto de deseo que no llega aún por el mar.


También es una historia en que la revolución se simplifica en unas cuantas amistades que se consolidan como la única brújula y flama para continuar la lucha. De igual forma, el amor resulta más indescifrable que la guerra y las mujeres que rodean a Pável lo abandonan o no siguen sus pasos porque “ (…) esas tan comprome…

Hay un poema… (Fragmento)

Omar García Ramírez*
2
Encontraron un poema agonizando entre las líneas negras y los espacios blanco-hueso de papel de un periódico… Encontraron un poema en la última página: crónica de crímenes y elecciones. La crónica roja parecía tomar cierto brillo al lado de las caras de los maleantes de turno. El poema se derrumbaba sobre un charco de tinta                                                             /y agitaba sus brazos como dos metáforas lisiadas. Encontraron un poema pequeño: no alcanzaba a ser incluido en la antología de un funcionario de la academia. Se le debería llamar una larva de poema; un abortado en la calle de la lírica. Encontraron un poema envuelto entre los periódicos del día anterior. Estaba podrido ––ya se sabe, los poemas a veces, cuando no alcanzan a balbucear, perecen rápido;  es de anotar, que su olor es como de gorrión ligero––Un pájaro dando su frágil cuerpo a los gusanos de los anuncios publicitarios. Encontraron un poema. Una muchacha que pasaba por allí lo escuchó…

El visitante, de Andrés Elías Flórez Brum

John Jairo Zuluaga*
Andrés Elías Flórez Brum, El visitante, Bogotá, Caza de Libros-Pijao Editores, 2008. 76 P.

Un lector silvestre que recorra las páginas de la novela corta: El visitante puede encontrarse con una historia del montón. Una de tantas, en las que se ven inmersas, a menudo, personas de cualquier pueblo del trópico colombiano.
En cambio, un lector avisado encontrará en esa misma obra un refinamiento técnico que vale la pena mostrar.
La obra sigue la tradición de novelas construidas con marco de composición, tal como lo evidencian Las mil y una noches, El Decamerón y, en el caso colombiano, La vorágine, de José Eustasio Rivera. El marco de composición: “Se construye a la manera de un formato previo e independiente, que antecede y da paso a la historia central, y luego lo cierra. Ese formato introductorio que luego cierra al final, se parece al marco de un cuadro de pintura, porque desde afuera rodea la historia central”. (Isaías Peña, El universo de la creación narrativa). 
En …

Cinco columnistas colombianos, una selección personal (I)

Édison Marulanda Peña *

Hubo un tiempo en el que infinidad de hombres compraban boletos para soñar que en sus brazos se estremecían beldades como Rita Hayworth, Marilyn Monroe, Brigitte Bardot, Sofía Loren y, más cercanas a mi generación, Nastassja Kinski o Mónica Bellucci. Realmente uno se queda corto al decir “para soñar”, porque algunos apelaban a la manogamia para menguar la ansiedad. En este campo prevalecía la doxa (opinión, a la que fustiga Platón) sobre la episteme (conocimiento fundado), que presume de poseer la crítica especializada.
También hubo un tiempo en este país de la desmesura, en que la doxa definía a los lectores que compraban un diario o revista para solazarse con la escritura de un columnista por su particular enfoque de los temas; la diatriba infaltable cuando la línea política a seguir la dictaba la prensa más que el directorio del partido; la denuncia documentada que se convertía en detonante del nuevo escándalo, o la premeditada frivolidad de los cultivadores …

Apuntes sobre El último donjuán

“A finales del año pasado, el sello Seix Barral, de editorial Planeta, publicó la novela El último donjuán, de Andrés Mauricio Muñoz. Desde entonces varias voces han celebrado la aparición de una obra que habla sobre el amor en tiempos de Internet, sobre la instauración de un nuevo orden para la construcción de los afectos a partir de la virtualidad y  la tecnología. Todo un sistema de hipervínculos y redes cibernéticas, pero aplicados al corazón humano. Ahora el escritor colombiano Gerardo Ferro Rojas, desde Canadá, nos da sus impresiones”.
Gerardo Ferro Rojas*
Desde hace algunos meses había escuchado buenos comentarios sobre la novela El último donjuán, del escritor colombiano Andrés Mauricio Muñoz, pero solo hasta ahora pude dedicarle el debido tiempo para leerla. Lo primero que debo decir es que me gustó mucho, que hay ahí una buena novela, bastante bien lograda. Cuando la terminé entendí que la clave está en la manera como logra penetrar la intimidad de un mundo vasto, vertiginoso …