Ir al contenido principal

Die grosse Stille



¿Han oído hablar de la orden de los cartujos? Si hace unos meses me hubieran dicho la palabra cartujo me habría imaginado todo menos lo que es, habría pensado en una especie de Odradek o en un insulto. Por fortuna tuve la buena suerte de escogerla en la videotienda, venciendo eso sí la pereza que produce la palabra “documental” en la carátula. Recomiendo esta película aunque sé que el porcentaje de personas que moriría de aburrimiento y no soportaría más que los primeros diez minutos es dolorosamente alto. Para mí fue una experiencia que podría calificarse de iniciática. Para disfrutar el documental y verlo hasta el final hay que ser en cierto modo un iniciado, me refiero a haber vivido plenamente la soledad en un lugar alejado, concentrado en las labores propias y sin ningún compromiso con el mundo exterior, sin computador ni celular, por supuesto.

Es probable que sólo alguien que haya vivido esto pueda ver los placeres únicos que otorga esa vida que muchos llaman, no sin razón, una vida de “renuncia”, con todo lo desagradable y triste que implica la palabra, como si no se renunciara también a lo detestable para hallar lo valioso. Y es que los placeres de la soledad no son pocos: el invariable control sobre la vida, el olvido de la existencia del tiempo, la concentración diaria que permite una rutina de estudio, la contemplación de la naturaleza circundante, pero sobre todo, el silencio. La orden de los cartujos sí que sabe esto.

Es la orden más austera de la Iglesia católica y de las pocas que han permanecido en pobreza sin caer en los lujos. Los cartujos llevan una vida de contemplación y oración, lejos del mundo, enclaustrados en sus celdas. Practican y no predican.Me gusta pensar que no necesarimanete debe haber propósitos religiosos para vivir en ese estado. Creo que hablamos de lo mismo sólo que yo no lo llamo religión ni Dios.

Philip Gröning se sintió atraído por la forma de vida de esta orden, por lo que en 1984 los contactó y les pidió permiso para rodar, los cartujos le contestaron que era demasiado pronto, que necesitaban tiempo para pensarlo, que tal vez en diez o quince años. Dieciséis años después Gröning recibió una llamada, había llegado el momento. Tras dos años de preparativos, uno de  rodaje y uno de postproducción “Die Grosse Stille” se convirtió en una realidad, veintiún años después de que al director alemán se le ocurriera la idea.

El resultado es una obra de arte, cada imagen fue para mí un deleite, la luz, los colores, la sobriedad del monasterio, el tiempo suficiente para hallar lo genuino. Hay que tener paciencia sí, pero al final la sensación es grandiosa. Para disfrutar de la película hay que dejar el afán, concentrarse en la pantalla y entrar en el ritmo de los cartujos. Al final hay una parte muy buena en la que cada uno de los monjes dice unas palabras. La alternancia de música y silencio y en general toda la atmósfera del documental son fantásticas, el filme posee una belleza tan profunda como sólo el gran silencio puede brindar. Tal vez haga falta agregar que en el 2006 obtuvo el premio especial del jurado del  festival de Sundance.

Más sobre los cartujos aquí

Comentarios

Entradas populares de este blog

Buenos Aires en cinco poemas

Pablo Di Marco      Tantas veces me han pedido mi opinión sobre temas de los que no tengo la menor idea, tantas veces me han pedido que escriba artículos sobre cuestiones inverosímiles…  Hoy podré darle un respiro a mi inutilidad. ¿Por qué? Porque los amigos de Revista Corónica quieren saber cuáles son mis cinco poemas favoritos que giren en torno a Buenos Aires. No se me ocurre trabajo más sencillo y grato. Podría nombrar cincuenta. Buenos Aires transpira literatura. En cada esquina, farol y empedrado se esconde la huella de algún poema, cuento o novela. No nombraré a los mejores, nombraré a los más queridos, a esos que viajan siempre conmigo, esos que recito y tarareo sin siquiera pensarlo.   “Setenta balcones y ninguna flor” de Baldomero Fernández Moreno      Este poema eclipsó al resto de la obra de Baldomero Fernández. ¿Cuál es su secreto? Intuyo que una irresistible alquimia de encanto, inocencia y sencillez. A lo que debemos sumarle el eterno debate en

John Reed por Paco Ignacio Taibo II (Los nuestros, documental)

   

Se estrena el documental basado en la vida de Jacobo Grinberg

Reforma, sobre la desaparición de Jacobo Grinberg, 1995 | Fuente: El País Jacobo Grinber Zilberbaum fue un psicólogo mexicano dedicado al estudio de la conciencia. Escribió medio centenar de libros entre los que destacan una serie sobre el chamanismo mexicano (Chamanes de méxico, Pachita), libros de cuentos como La luz angelmática, su libro de memorias La conquista del templo, manuales de experimentos llevados a cabo en el Laboratorio del Instituto Nacional para el Estudio de la Conciencia, investigaciones financiadas por la UNAM y el gobierno mexicano. Desaparecido en extrañas circunstancias, aún indeterminadas, su figura y obra ha retomado un impulso para su internacionalización. Estucha Grinberg, hija y heredera, ha relanzado una plataforma digital con la totalidad de la obra de Grinberg digitalizada . Y en el festival de Cine de Málaga España 2020 se ha estrenado el documental El secreto del doctor Grinberg . Grinberg egresó de la Facultad de Ciencias de la UNAM, donde cursó la

Roberto Saviano, En la sombra de la muerte, un documental de Elisa Mantin

Roberto Saviano (Nápoles, 22 de septiembre de 1979) es un periodista, escritor y ensayista italiano.​ En sus escritos y artículos utiliza el reportaje y la literatura para contar la realidad económica, territorial y de empresa de la Camorra en Italia y del crimen organizado en general. Saviano saltó a la fama en 2006 con la publicación de su novela Gomorra, en el que describe los negocios de la Camorra, basándose en hechos reales. Amenazado de muerte, vive escoltado desde entonces. En la sombra de la muerte es un documental de Elisa Mantin.