Ir al contenido principal

Correspondencia abierta




Hay escritores que las modas literarias no han podido sepultar en el olvido y que de pronto con el paso de los años resurgen dentro de nosotros venciendo los prejuicios lanzados sobre obra por  la mala crítica. La ideología política extrema nos prohibió ser sentimentales, nos impidió legitimar las lágrimas y esa fuente de conocimiento renovado que son siempre los pesares. Pero nunca he dejado de escuchar la voz de mamá llamándome  para  que,  a medida que crecía la desilusión sobre el mundo,  pudiera  contar con un espacio secreto  para  entregarme a mis ensoñaciones. Es lo que me sucedió cuando leí, William Saroyan, que usted había muerto y debí detenerme y recordar lo que para mí había significado leer sus historias asociadas a mi escenario de tapias de ladrillo, solares, al paso lento de los trenes cerca de mi casa, en lo que fue mi adolescencia, pero también la presencia de las calles citadinas, aquellos  inolvidables apostadores  a las carreras de caballo apostados en algún bar, aquellos estupefactos y gordos comerciantes y sobre todo las comunidades de niños y adolescentes que buscan una verdad esencial como aquella que Tobey descubre en“La comedia humana”: “Yo no supe que los niños tenían madres y padres hasta que empecé a ir a la escuela y oí al resto de niños hablar de ellos. Yo pensaba que todos estábamos solos en el mundo, como yo, y se empezaba la vida sin ayuda de nadie. Supongo que después de enterarme me sentí mal durante mucho tiempo”. De inmediato se podría pensar, por el título de la novela, en el vasto proyecto de Balzac pero el aire doméstico que usted le imprime lo impide  pues prefiere en esa voz baja propia de los grandes poetas recordarnos que también en las vidas sencillas  de las familias modestas se da la comedia de los humanos  pero discretamente, sin la histeria de  los grandes  burgueses  que deben  escenificar  sus odios, su avaricia. Lo terrible en este relato de la bondad y la ternura como desafío de lo humano es el papel decisivo que alcanza la dimensión, hondamente transparente,  de la vida cotidiana: la tarea de Homero de entregar telegramas a las familias que han perdido al padre, a un hijo o un familiar en la guerra –su hermano Marcus, presencia en la ausencia, está en la guerra– lo convierte en el emisario de la tragedia bajo aquella aplastante rutina donde parece que nada malo pudiera suceder. Cuando el automóvil  en el film de Scorsese “El soldado Ryan” se detiene ante una casa y descienden los oficiales,  la cámara muestra  desde arriba a la anciana que al recibir la noticia de la muerte en la guerra de sus dos hijos dobla las rodillas y cae conmocionada.

La modestia, recuerda Chesterton, nos permite mirar la realidad desde abajo y descubrir así, el panorama  que la mirada del soberbio no logra contemplar  al  mirar por encima de los hombros. Aquí no se da, como  en la llamada “gran novela”, ni  grandes acontecimientos ni  grandes caracteres y la Historia se limita a seguir esta rutina debajo de la cual palpitan sin embargo las preguntas esenciales. ¿No sucede algo parecido con los films de Frank Capra y sus modestos héroes caseros? El primer libro de cuentos de Álvaro Cepeda Samudio “Todos estábamos a la espera” con ilustraciones  de Cecilia Porras era un  homenaje a Saroyan  y a este discreto universo donde el desamparo crece con los años como una verdad  que debe llevarse con el pudor debido y donde afloran  los vacíos  lugares de estas constataciones  existenciales. ¿Hablo de aquello que al respecto de la obra Rossellini  se calificó como el “realismo interior”? ¿Es políticamente reaccionario el amor a la familia? Me refiero al lenguaje que se opone desde los sentimientos  del afecto a  las abstracciones  del realismo  social. Lector de los más intrascendentes sucesos de la vida diaria,  usted  Saroyan,  tiene la inefable  capacidad de recordarnos la obligación del regreso a casa, de recordarnos que tenemos una familia para aquel perdido muchacho que es descrito en su prodigioso cuento “Como un cuchillo, como una flor, como absolutamente nada en el mundo”. 


Con cariño,

Darío Ruiz Gómez

Comentarios

  1. El impacto en nuestras vidas de niños acercàndonos a la preadolescencia, el impacto de William Saroyan, una emociòn producto del primer encuentro con el escritor en el zaguàn de una casa que ya no existe pero que se sembrò inclaudicable en mi memoria. La carta de Darìo Ruìz Gòmez a Saroyan me ha devuelto a esa mañana en que me enredè en los textos del diario El Espectador guardados con celo por mi padre en el lugar màs fresco de la casa, lugar en el que resultaba delicioso leer sentado o parado sin percibir el paso de las horas. Saroyan estaba intocado en el magazin literario al lado de Clarice Lispector y se me develò bajo el tìtulo de "El increìble Saroyan", cotidiano y cercano a mis experiencias de niño, nitido tal cual lo devela el escritor Ruìz Gòmez. Las calles sin pavimentar torturando mis pies camino de la tienda a hacer los mandados mientras cruzaba bajo los acacios sumergido en mundos de ensueño no eran la vida de un solitario niño pues tenìan lazos con los "hijos" de Don William a quienes visitaba seguido para releerlos en el tabloide tres veces por semana. Su voz se quedò conmigo para siempre y no se fue nunca, reaparecìa en cada esquina, en la imposibilidad de tomarme una cerveza en las fuentes de soda de los dìas de mi adolescencia porque andaba sin cinco en el bolsillo, los personajes del ùnico cuento leido de Saroyan en esa època, estaban conmigo en los dìas de las discusiones polìticas cuando llevar el dùo de amigos a cantarle una serenata a la novia que no sabìa que yo era su novio fue condenado inmisericordemente por mis amigos de la izquierda, ellos consideraban con radicalidad que llevarle una rosa o serenata a la muchachita que amàbamos era medieval.
    La rebeldìa, el desasosiego, la incomodidad, la furia polìtican siguen hiervendo en mis venas, no hay calma, mientras el niño creciò pero no abandonò ni dejò perdido en algùn pliegue del pasado a Saroyàn, siempre ha estado ahì, y es delicioso entrar a una venta de libros de segunda y hallar en inglès, las Fresno Stories, una de las tantas publicaciones del añorado autor que ya no tienen en sus estantes las librerìas de moda en la ciudad. Gracias a ustedes por publicar la carta de Darìo Ruìz Gòmez, un bocado de placentera memoria.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Nos gustaría saber su opinión. Deje su comentario o envíe una carta al editor | RC

Entradas populares de este blog

Buenos Aires en cinco poemas

Pablo Di Marco      Tantas veces me han pedido mi opinión sobre temas de los que no tengo la menor idea, tantas veces me han pedido que escriba artículos sobre cuestiones inverosímiles…  Hoy podré darle un respiro a mi inutilidad. ¿Por qué? Porque los amigos de Revista Corónica quieren saber cuáles son mis cinco poemas favoritos que giren en torno a Buenos Aires. No se me ocurre trabajo más sencillo y grato. Podría nombrar cincuenta. Buenos Aires transpira literatura. En cada esquina, farol y empedrado se esconde la huella de algún poema, cuento o novela. No nombraré a los mejores, nombraré a los más queridos, a esos que viajan siempre conmigo, esos que recito y tarareo sin siquiera pensarlo.   “Setenta balcones y ninguna flor” de Baldomero Fernández Moreno      Este poema eclipsó al resto de la obra de Baldomero Fernández. ¿Cuál es su secreto? Intuyo que una irresistible alquimia de encanto, inocencia y sencillez. A lo que debemos sumarle el eterno debate en

Programación del 1er Festival Internacional de Teatro de Autor "El Vuelo del Alcaraván" en Bogotá

Bogotá | Boletín de prensa Por Juan Sebastián Navarrete Aldana - Prensa Casa TEA. Bogotá 4 de octubre de 2023.  Bogotá está lista para el 1er Festival Internacional de Teatro de Autor “El Vuelo del Alcaraván” que se dará del 10 al 15 de octubre del 2023 en el Corredor Cultural Los Ángeles donde existen cinco grupos de teatrales locales como: Corporación Changua Teatro, Dantexco (Danza, Teatro Experimental de Colombia), Colombian Dream Teatro, El Galponcito Umbral y Correo de Voz Teatro y Casa TEA (Teatro Estudio Alcaraván) organizador del festival.  Este corredor vibrará con la magia del teatro cuando las cinco salas se llenen de espectáculos emocionantes. Estas compañías cercanas añadirán una riqueza adicional a la programación del festival, presentando una variedad de perspectivas artísticas y estilos teatrales que seguramente deleitarán al público.   El festival contará con un total de  19 grupos participantes , incluyendo dos invitados internacionales, que prometen enriquecer la d

#TeatroenBogotá en Casa TEA || «Donde el viento hace buñuelos»

Por Juan Sebastián Navarrete Aldana | Prensa Casa TEA.  Bogotá 24 de noviembre de 2023. En Casa TEA (Teatro Estudio Alcaraván) se presentará este 30 de noviembre, 1 y 2 de diciembre el grupo Delirantes Teatro con su obra «Donde el viento hace buñuelos» escrita por Aristides Vargas, dirigida por Alveiro Tulcán y con la actuación de Sofía Herrera y Mercedes Mejía, una obra sobre el exilio y la amistad.  “Nosotros investigamos la corporalidad, la imagen poética, nos hemos interesado por la depuración y el detalle. En ese orden de ideas las personas van a ver mucha pulcritud y simbolismo, imágenes y acciones que están muy bien diseñadas desde la metáfora y la poética, pero sobre todo desde la verdad y la virtud de la dramaturgia de Aristides Vargas que nos empuja a mostrar el cuerpo con el objeto en sus límites” comentó Alveiro Tulcán, director de la obra. El grupo Delirantes Teatro nació en Ipiales, sur de Colombia, en el año 2012, después de participar en el Carnaval Multicolor de la Fro

«Casa Bukowski Internacional» en librería La valija de fuego

  Circular de prensa Editorial chilena «Casa Bukowski», arriba en el país publicando a tres poetas colombianos Bogotá, 11 de julio.  El próximo 14 de julio de 2023, la multiplataforma internacional de literatura, cine y artes «Casa Bukowski Internacional» presentarán las obras pertenecientes a la Colección Panhispánica 2023 en Librería  La Valija de Fuego , de Carmen Alicia Pérez (Cereté), Ringo Cruz Gamba (Bogotá) y Leidy Mantilla (Bucaramanga), junto al poeta, editor y fundador de la multiplataforma, Ivo Maldonado.  “Estos nuevos autores como Ringo Cruz, Carmen Alicia Pérez y Leidy Mantilla, aportan una   renovada mirada a la poesía actual. Ringo Cruz, desarrolla un trabajo experimental y rupturista, adelantando el tiempo con un arraigado origen andino. Carmen Alicia Pérez, una de las voces jóvenes más importantes, juega con la sed y el agua en un poemario absolutamente íntimo y personal. Leidy Mantilla finalmente, presenta un poemario que modula el amor y los desenlaces con un ojo e

Los cuentos de Juana, Álvaro Cepeda Samudio, editorial Uninorte

Presentación en Filbo 2024 de Los cuentos de Juana, Álvaro Cepeda Samudio, editorial Uninorte. Participan: Julio Olaciregui, Silvia Garavito, Elías Doria, Fabián Buelvas.